Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Galaicos, Romanos y Vikingos

lunes, 14 de junio de 2021
Cuenta la historia que a este mi país lo invadieron primero los celtas. Pero mis antepasados los galaicos eran ya tan generosos antes como después de Cristo. Por eso les cedieron sus mejores castros, que ahí están sus huellas en más de cien excavados y siete mil por excavar.

Éramos ya muy hospitalarios, a pesar de que los celtas no llegaron aquí con muy buenas intenciones, según parece. Y lo éramos todos. Los de la muy noble dinastía oestrymnia -a la que pertenezco porque uso cuerno en el occipital- y también los pueblos vecinos: cigurros, nerios, zoelas, albiones, o egobarros, entre otros varios de menor fama.

A los celtas invasores les enseñamos los galaicos a tocar la gaita y a bailar la muiñeira, nuestro ritmo nacional, para el que también reclamo el derecho a ser Patrimonio cultural de la Humanidad, como el flamenco.

Y ASÍ NACIERON LAS ROMERÍAS
Sí, los celtas nos invadieron, pero nosotros bailamos con ellos en el Tecla hasta la modernidad; incluso pusimos su nombre a nuestro mejor equipo de futbol y nos fuimos a estudiar inglés a Dublín, para ayudarles a salir ya de su primera crisis.

Nos hicimos galaicosceltas hasta que los romanos nos romanizaron. Entonces, hace tres mil años, nos convertimos en galaicosceltasromanos.

En esa época Galicia era Gallaecia, pero bebíamos ya vino, nos bañábamos en agua caliente, Lugo tenía muralla y Coruña una Torre de Hércules que ya quisiera Alejandría.

¡Ah!, pero luego vinieron los vikingos que a esos sí, hubo que pararles los pies porque destruían todo y el Obispo Gelmírez les dio de comer en Catoira, al pie del Ulla, junto a las Torres D'Oeste, para que se calmaran y terminaron la batalla borrachos como cubas de albariño de Cambados.

Luego llegaron los vándalos y los alanos, los suevos, los piratas de Drake y hasta el Capitán Nemo... ¿Qué se creían? ¿Qué hasta Galicia solo había venido Santiago? Pues ya ven que aquí vino todo dios y de todos nos hicimos amigos. Fue como nacieron las romerías...

La Fiesta del Monte Tecla, donde las bandas marineras honran con sus tambores y gaitas a los celtas... La Festa do Esquecemento en Xinzo, en memoria de las legiones romanas que atravesaron el que creían era el río del Olvido y no era otro que el Limia... La Romería Vikinga de Catoira a la que invitamos a los vikingos escandinavos de ahora... Y muchas otras en las que suena la gaita, se bebe el mejor vino y se come como un Gelmírez.

Este verano solo nos falta la inmunidad de grupo para que rindamos homenaje a aquellos que vinieron como enemigos y terminaron siendo nuestros amigos.
Rodríguez, Xerardo
Rodríguez, Xerardo


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania