Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

10 años de aquel 15-M

miércoles, 19 de mayo de 2021
No vale mentir. No estuve en las concentraciones callejeras del 15-V-2011. Estaba al norte del norte. En una costa que limita al norte con Inglaterra mar por medio. Había leído y recomendado aquel pequeño libreto: "Indignaos" de Stéphane Hessel. Un hombre con un amplio historial luchando por la libertad. Su último servicio a occidente. El "catecismo" para un intento de movilizar las conciencias ciudadanas ante la perversión de la democracia.

He leído en esta semana primaveral y de apertura libertaria, crónicas onomásticas de tal fecha. Para algunos era como aquel mayo en París, cuando se prohibía prohibir y debajo de los adoquines había arena de playas.

Para otros sus recuerdos se desplazan entre postureo esperanzado vivido desde sus domicilios capitalinos, y la definitiva calificación, actual, de cochambre para los acontecimientos en la Puerta del Sol. No puedo culparles. A la postre, cada uno es hijo de su tiempo, sus antecedentes en ciudad provinciana entre clérigos y soldados, ausente de asambleas universitarias que desprendían olor a multitud descontenta y pelín iniciados para con el rojerío.

Estos/as ciudadanos/as se la tenían guardada al 15-M. Nunca entendieron ni los gritos contra la partitocracia. Ni las reivindicaciones de justicia social. Ni la tolerancia por la autoridad competente para no disolverlos a mamporros.

Desgraciadamente, alguno que hizo su agosto en aquellas concentraciones, resultó oportunista y filibustero. Utilizó la espontaneidad indignada del personal con el sistema capturado por los poderes fácticos que se mueven con el mando a distancia de una élite desvergonzada, corrupta e insolidaria.
Pero me ha resultado significativo, a modo de TAC para el alma de los predicadores, que señalen a las chinches, pulgas, calimochos y chamizos como foto fija; es más, lo comparan en el mismo tono descalificador con aquel mayo francés del que no tienen n.p.i.

A buen seguro les habría gustado vivir o repetir aquellas escenas en San Petersburgo del 22 de enero de 1905, cuando la Guardia Imperial Rusa cargó con sus sables contra los doscientos mil famélicos parias que buscaban el amparo del Zar para su miseria.

Hay debates que se pierden en las tribunas parlamentarias pero se ganan en las calles. Hay movimientos sociales que se disuelven dando la impresión de no haber dejado más que restos para los equipos de limpieza municipal, pero de tales asambleas surgen líderes que pueden ser futuros libre pensadores, ideólogos y animadores para nuevas corrientes filosóficas. Siempre con la estigmatización de los conservadores, reaccionarios y burgueses inmovilistas. A los que siempre les ha ido bien. Y les seguirá favoreciendo el calendario.

Saben poner la langosta en el momento oportuno, en el plato oportuno, en la mesa oportuna...Ellos/as siempre ganan, nunca arriesgan, son aquellos personajes a los que tanto despreciaba Larra- "Es más fácil negar las cosas que enterarse de ellas".
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania