Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Ocho años ya

lunes, 17 de mayo de 2021
¿Saben esa frase de "no sabíamos que éramos felices"? Pues aquí sí lo sabíamos.

Si en algo se nota que nos hacemos mayores es en lo rápido que vemos pasar el tiempo.

Cuando era niño los días de cole eran largos, los fines de semana no desaparecían con la celeridad de ahora y los meses de verano eran eternos. Pero eso se acabó. Ahora el tiempo se esfuma y la pandemia no ha ayudado, más bien a revés.

Hoy hace ocho años que vi por última vez a mi abuela. No lo sabía, claro. Comimos juntos un lunes, tomamos café el martes... y el miércoles 15 de mayo de 2013 falleció mientras dormía la siesta de forma repentina, plácida y sorprendente. Esto último puede parecer difícil de creer cuando hablamos de una señora de 96 años, pero sí, nos pilló desprevenidos. Creo que todos dábamos por sentado que superaría la centena con holgura.

Nos dejó un día de San Isidro, que coincide que es el nombre del lugar donde estaba la casa en que nació, en el vecino municipio de Guntín. Por si no llegase con el recordatorio de las fiestas madrileñas también relaciono su fallecimiento con el día de las letras gallegas, ya que todo fue la misma semana.

Han pasado ocho años y podría jurar que han sido seis meses. No me acostumbro a su ausencia y sigo echando de menos los cafés en la Plaza de España con ella y tantas otras cosas.

Supongo que la vida es así de difícil cuando empiezas a pensar en lo que vas perdiendo por el camino... pero lo que debería ser un sentimiento negativo también puede darnos una lección fundamental: aprovechemos el tiempo, porque no sólo no sabemos cuánto tenemos sino que ignoramos el que le queda a quienes queremos.

El dolor por la ausencia sigue ahí, más sordo, menos punzante, pero sigue. Se va sustituyendo por una añoranza quizá más bonita y llevadera, pero el proceso es más largo de lo que me hubiera gustado. Pensé que en ocho años la cosa ya sería de otra forma, pero también es verdad que hablamos de una persona única. Doña Emilia era mucha Doña Emilia.

Hoy me ha tocado escribir estas palabras, quizá demasiado melancólicas, pero oigan, esto no deja de ser un blog personal así que no debería ser tan extraño que hable de algo como esto.

Disfruten del tiempo, no lo "quemen" (siempre me ha repugnado la frase "matar el tiempo") y no lo desaprovechen. Corre demasiado rápido y se acelera cada vez más.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania