Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Ojalá acierten con lo que van a hacer en la Ronda

lunes, 03 de mayo de 2021
Por poco menos de 600.000 euros de nada se va a hacer una acera en un tramo de 150 metros de la Ronda de la Muralla. Bueno, la inversión también incluye unos triángulos de césped y unos arbustos en la zona de la Puerta de Santiago, con lo que está más que justificado el gasto... ¡Un chollo!, dando por sentado además que la cifra incluye todo tipo de estudios y otros conceptos de compleja explicación pero que estoy totalmente seguro que los técnicos pueden avalar.

En las infografías vemos una remodelada entrada a la Puerta de Santiago que, estoy seguro, se va a repavimentar (cosa que hace mucha falta porque hace ya meses que se cambió el suelo en ese punto), y en la Ronda se transformarán los dos carriles actuales en uno, consolidando los atascos en la zona, una magnífica noticia para todos aquellos conductores que quieren disfrutar de las paradas obligatorias para así admirar nuestro principal monumento.

Lejos quedan aquellos tiempos oscuros en que se buscaba la fluidez del tráfico en las vías principales, esas que los planes de movilidad determinaban como básicas y que garantizaban la estabilidad de todo el sistema de circulación. Hemos llegado ahora a la conclusión de que es mejor entorpecer el paso y crear una especie de infarto viario para lograr que los vehículos abandonen ese trayecto y opten por otro en que dan más vuelta y, por lo tanto, invierten más tiempo y generan más contaminación. Plantamos árboles para compensarlo o hacemos edificios de madera y listo.

Hablando en serio, no dudo de las buenas intenciones de esta actuación, que viene de aquella reducción a un carril de la Ronda de la Muralla que generó tal conflicto de tráfico que hubo que dar marcha atrás... pero dejando este testimonio de "la mía por encima" a pesar de que se está demostrando que en determinadas horas la cola de vehículos llega hasta la gasolinera Martínez.

Una vez más hay que hablar de que las cosas no se deberían hacer así, pero se hacen. Peatonalizar es una gran cosa, y recuperar el espacio para las personas en detrimento de los vehículos es un fin noble que aplaudo y comparto, pero no creo que en esto se deba seguir la filosofía de Napoleón Bonaparte, autor de la frase "el fin justifica los medios", aunque todo el mundo piensa que es de Maquiavelo (yo mismo lo creía hasta hace poco).

Hay sitios en que la peatonalización podría generar algunos problemas menores pero que sí tendría resultados visibles y razonables. Por ejemplo, yo peatonalizaría Camiño Real, una calle que conectaría el casco histórico con la Milagrosa para los viandantes, en que prácticamente no hay garajes (se cuentan con los dedos de la mano) y que estoy seguro de que se convertiría en una zona comercial de primer orden porque es agradable para el paseo y hay muchos locales "vivos". Entiendo que la Ronda es más visible y que, como políticos que son los que toman las decisiones, "la foto" es más atractiva porque "se deja huella".

El problema es que si la reducción a un carril de la Ronda fue un fracaso y el estrechamiento que quedó en este punto es otra sonora metedura de pata, es peligroso el principio de "tira p’alante y que se acostumbren" a pesar de que en ocasiones funcione. Hay que estar muy seguro de lo que se hace y de tener razón, aunque no los veo tan convencidos porque aquí no han "preguntado al Pueblo" ni a los interesados como en Rafael de Vega en que presumían de demócratas. Aquí por no hacer no han hecho ni reuniones informativas.

Recordemos, por ejemplo, la peatonalización del tramo de la Ronda frente a las dependencias municipales del Seminario, una actuación de hace ya unos años y que debería haber generado "costumbre". No lo hizo. Es una zona que está prácticamente desierta en cualquier momento. Incluso en las grandes fiestas (cuando se podían hacer) como el Arde Lucus o el San Froilán se veía la calle Aguirre llena hasta la bandera y ese tramo prácticamente desierto. Casi nunca hay gente sentada en los bancos...

El motivo, probablemente, es que es una zona sombría, en que sopla un viento que te deja tieso y que es poco acogedora. Pues ahora la vamos a prolongar unos metros más por un precio totalmente disparatado...

En fin, ojalá acierten y yo esté equivocado. De verdad que lo deseo.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania