Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

¿POR QUÉ NO APARECEN MÁS CASOS?

martes, 14 de mayo de 2002
Esta pregunta me ha hecho reflexionar, de nuevo, sobre un tema que ya creía zanjado.

Es increíble que, cuando va a cumplirse un año de la aparición del primer caso diagnosticado como positivo, volvamos a preguntarnos ¿por qué no aparecen más casos?

En mis meditaciones, soñando ilusiones que, quizás, sean utópicas, pero que me gustaría que no lo fuesen, ya no solo por mí, sino por la sociedad de la cual formo parte, y que, al fin y a la postre, es la que sufre las consecuencias que se derivan de tantas irracionalidades observadas de un tiempo a esta parte.

Me da la sensación de que se pretenden revivir neurosis colectivas, que muchas personas sufrieron en tiempos pasados; solamente de pensarlo, se me encoje el corazón.

¿Qué está sucediendo con los planteamientos que se vienen haciendo, nuevamente, con la ganadería y los productos derivados de la misma?

¿Por qué lo que se defendía a ultranza, hace unos meses, hoy se ataca de forma virulenta?

Me estoy refiriendo, claro está, a los comentarios que se están vertiendo, de nuevo, sobre la E. E. B. o enfermedad de las “vacas locas”.

Nos extrañamos de que no aparecen nuevos casos de vacas positivas a esta enfermedad y yo me pregunto ¿por qué tienen que aparecer?. Las previsiones que se hicieron no se han cumplido,pero, ¿acaso se tenían que cumplir?. Alguien se preguntó si esas previsiones eran correctas. Yo no tengo conocimiento de que así fuese y por eso creo que como previsiones que eran corrían el riesgo de fallar, de lo cual me alegro por nuestros ganaderos, principalmente, y por el resto de la sociedad.

Tengamos, pues, en cuenta, una serie de consideraciones que puedan ayudarnos a esclarecer el motivo por el que no se han cumplido las predicciones y que probablemente no han sido sopesadas por las personas que, sin otras consideraciones previas, estrapolaron los resultados ingleses a Galicia (como se ha venido haciendo siempre en éste y otros terrenos), con los resultados que, cotidianamente, pueden sentir aquellas personas que se preocupan por su terruño, tan poco fiables que estamos sufriendo permanentemente y que de manera machacona tanto nos perjudican.

En primer lugar, hemos de analizar que sucedió con los piensos compuestos. Este es el punto de donde parten algunos de los interrogantes.

Los piensos compuestos, solamente creaban riesgo, aquellos que adicionaban harinas de carnes contaminadas con priones. ¿Qué sucedió en Galicia?. Las fábricas de piensos que siempre han tenido una gran responsabilidad y han sabido trabajar con un alto grado de tecnología, al menos que yo sepa, no han empleado harinas procedentes de Gran Bretaña, en cantidades suficientemente grandes, para provocar de E. E. B. en la intensidad que se preveía. Ni tampoco todas las harinas de carne empleadas en muchas fábricas de piensos de Galicia, tenían esa procedencia; eran harinas, en su mayoría, de vacuno y de fábricas españolas.

A mayor abundamiento, tenemos que recordar que cuando se prohibió el uso de las harinas de carne en la fabricación de piensos compuestos, los fabricantes suprimieron automáticamente su inclusión en la fabricación de los mismos.

En segundo lugar, habría que tener en cuenta el ganado de importación, de Gran Bretaña, de Francia, etc., cito estos dos países por ser en donde más casos se han detectado, sobre todo y principalmente el primero, siendo este país, Gran Bretaña, de donde menos animales (por no decir ninguno) se han importado.

En tercer lugar, acogiéndose a los beneficios de la legislación, se sacrificaron un número considerable de vacas mayores de treinta meses, lo que conlleva reducir las posibilidades en la aparición de los casos.

Al interrogante que nos hemos planteado en el enunciado, he de contestar con otro ¿Y POR QUÉ TIENEN QUE APARECER?

Si suprimimos las harinas de carne que pudieran estar contaminadas. Si las importaciones que se hicieron, en su gran mayoría procedentes de Alemania, país con escaso número de animales positivos. Y si con los sacrificios realizados al amparo de la normativa, hemos reducido el número de animales posibles positivos, hemos de recapacitar y llegar a la conclusión de que si no aparecen animales bovinos positivos a E. E. B., cuando los análisis se siguen haciendo de forma continuada, (no hemos de olvidar que en estos momentos se llevan realizando más de ochenta mil), es porque la cabaña ganadera gallega está en unas condiciones sanitarias dignas de elógio.

Y para finalizar, decir que todas las opiniones, procedan de quien procedan, tienen siempre un valor relativo, y no tenemos por que alarmar si las PREDICCIONES NO SE HAN CUMPLIDO.
Vila, Pedro
Vila, Pedro


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania