Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La gran obra del centenario Capitán Tom

lunes, 15 de marzo de 2021
Nota: Ahora, que llega el Día del Padre, San José, 19 marzo, honramos al gran padre, la gran persona, el centenario Capitán Tom y a otras personas, padres como él.

El capitán inglés, Thomas "Tom" Moore, conocido como el "Capitan Tom", que murió de coronavirus a punto de cumplir los 101 años, se hizo famoso, nacional e internacionalmente, por su excelente iniciativa, obra, acción, muy positiva, de colaborar con ONGs (Organizaciones No Gubernamentales) de la sanidad pública británica y para lo que propuso, en plena pandemia del coronavirus, recaudar, cuando iba a cumplir cien años, en abril 2020; recaudar mil libras para dichas ONGs. Para ello, dijo que daría cien vueltas, en su andador, al jardín de la casa de su hija. Pero, eso sí, siempre muy elegante. En este caso, a la elegancia por fuera, añadía la elegancia por dentro, en principios, valores, juego, competencia y cooperación limpios, etc. Lo que es y debe ser fundamental, absolutamente clave, prioritario, imprescindible.

A partir del filósofo español Antonio Escohotado: "La moderación es la elegancia. La elegancia es moderación, y esta palabra viene de elegir. Debemos de elegir muy bien los principios, valores, proyectos… que debemos aplicar, defender, representar y difundir para contribuir, siempre, de forma noble, honrada, positiva, elegante, rigurosa, al mejor desarrollo deontológico democrático, constitucional, legal, integrador, humano, eficiente, etc., a la verdad responsable, al bien, y, siempre que se pueda, si cuadra/se cadra, con buena poesía, música, alegría e ironía, con buen humor, arte, cante, baile…".

El capitán Tom había sufrido una rotura de cadera, un carcinoma en la calva, problemas en la próstata y el pulmón. El Capitán Tom era veterano de la Segunda Guerra Mundial. Era viudo, su esposa sufrió una demencia temprana y la cuidó hasta su muerte. Fue siempre un optimista, muy positivo, justo, muy humano y comprometido: "Siempre he pensado que las cosas van a mejor. Siempre hemos tenido problemas antes y los hemos superado. También superaremos esta epidemia" (del coronavirus).

Alcanzó su maravilloso desafío y, en lugar de las mil libras, con su acción humanitaria, solidaria, consiguió más de 32 millones de libras (mas de 36,48 millones de euros. 1 libra = 1,14 euros) y recibió 150.000 tarjetas de felicitación llegadas de todo el mundo. En el verano del 2020, la Reina de Inglaterra lo hizo "Caballero-Sir" por su gran iniciativa. Recibió otras importantes distinciones y reconocimientos por su maravillosa, ejemplar y muy positiva acción.

El Capitán Tom, como dijimos, murió de coronavirus, rodeado de su familia, el martes, 2 de febrero 2021, cuando le faltaban dos meses para cumplir 101 años.

NECESITAMOS PADRES, PERSONAS COMO EL CAPITÁN TOM

Necesitamos muchos padres como el Capitán Tom, muchas personas, muchos ciudadanos como el Capitán Tom, aquí y más allá, tan positivos, justos, comprometidos y profundamente humanos, humanitarios, solidarios.

Los responsable públicos, privados, eclesiales, creyentes y no creyentes, deben poner todo lo que este en su mano, de forma deontológica, honrada, humilde (sabiendo, siempre, debiendo saber, siempre, de forma deontológica, honrada y muy rigurosa, aprender de los errores, fallos y fracasos propios y ajenos en la lucha por el mejor desarrollo deontológico, honrado, constitucional, legal, de juego, competencia y cooperación limpios, integrador, eficiente, etc., en la lucha por la verdad responsable, por el bien) y muy rigurosa, dejarse de contaminaciones, lavado de cerebros, manipulaciones, corrupciones, juegos sucios, etc., de extremismos, radicalismos, demagogias, populismos y fundamentalismos, de politiquerías, partidismos, sindicalerismos, corporativismos, electoralismos, oportunismos y tajadismos, de narcisismos individuales y de grupo, de egocentrismos, grupocentrismos, auto-idolotrías, grupolatrías, de racismos supremacistas, superioristas, endiosados, divinistas, de la descalificación, deslegitimación y linchamiento de los adversarios, competidores y críticos, etc., y con el fin de hacer frente, de la mejor manera, con democracia, economía y justicia, etc. justas, a los principales problemas sociales, en este caso que estamos viviendo, sufriendo, sobre todo, a partir del año 2020, a la pandemia del coronavirus y sus muy graves consecuencias en el campo de la vida, la salud, sanitarias, asistenciales, económicas, empresariales, sociales, etc.

Los agentes sociales, los ciudadanos, las personas deben actuar, en la sociedad civil y a todos los niveles, en todos los medios, instancias, sectores y campos sociales, de forma deontológica, honrada, humilde, responsable y muy rigurosa, para tratar de solucionar, cuanto antes, de la mejor manera y en un proceso sin fin, los principales problemas sociales, como la pandemia del coronavirus y sus muy graves consecuencias. Es decir, los problemas, los graves problemas sociales que, en la vida, el mundo, en el más acá, mas allá…, una vez que se resuelven unos, dan paso a otros problemas sociales en un proceso sin fin y que debemos tratar de resolver, de la mejor manera, para mejorar, desde la deontología, la honradez, la humildad y el máximo rigor; para mejorar en la búsqueda del/lucha por el mejor desarrollo deontológico democrático constitucional, legal, integrador, humano, eficiente, etc., por la verdad responsable, por el bien; para mejorar individual, familiar, grupal, social, colectiva, local, regional, nacional, internacional, globalmente, etc. En este sentido, es fundamental que haya padres, promover personas, agentes sociales, ciudadanos ejemplares como el centenario Capitán Tom.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania