Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las ¿estúpidas? normas de la Xunta para las terrazas

jueves, 04 de marzo de 2021
La reducción de mesas en terraza decretada por la Xunta de Galicia es una bobada. Así, sin paliativos.

No me entiendan mal, es lógico que se tomen medidas para garantizar la seguridad del público y en eso estamos todos de acuerdo, bueno, menos los negacionistas a los que sería interesante contratar como enfermeros de alas COVID de hospitales sin que sea necesario proporcionarles equipos de protección contra algo que, según ellos, no existe. Pero una cosa es buscar esa protección y otra tomar decisiones ilógicas.

Verán, los aforos interiores de los locales están claramente delimitados por las normativas. Tomas la superficie del local destinada a clientela (salvo los aseos, que eso van por separado) y la divides por 1,5. Tiene cierta lógica, aunque si usas únicamente ese criterio es una chorrada porque dos personas que estén pegadas una a la otra cumplen el aforo pero no las medidas de seguridad.

Pero en las terrazas todo cambia. En la mayoría de las ciudades (en Galicia creo que en todas salvo Pontevedra) los permisos municipales se conceden para una superficie expresada en metros cuadrados. Esto hace que no se pueda determinar cuántas mesas tiene una terraza en basándonos en su licencia. Se puede interpretar que son "las que quepan" con una separación mínima de 1,5 metros entre ellas, pero es mucho interpretar porque según eso puedes apretujar mesas pequeñitas para que entren más unidades y aumentas el aforo enormemente.

Sin embargo, el problema no está ahí, sino en la práctica de la norma. Según la orden de la Xunta hay que montar la terraza entera, con las separaciones reglamentarias de 1,5 metros, y después anular con cinta o pegatinas una de cada dos mesas. Lo dice tal cual. No especifica, aunque el sentido común así lo indica, que sea una mesa sí y una no, para aumentar las separaciones, con lo que si yo anulo el 50% de las mesas, aunque las "superviventes" estén pegadas, cumplo la normativa pero no la lógica.

En todo caso no tiene sentido. Se basan en la concesión de espacios "pre ampliación" lo que anula cualquier intento de ayudar a la hostelería por parte de ayuntamientos como el de Lugo, que permitió coger espacios adicionales a quienes tuvieran esa posibilidad por su ubicación. Esto quiere decir que si yo tenía 10 mesas en 40 metros y el ayuntamiento me deja coger 80 no vale de nada, porque sigo teniendo que anular 5 mesas, lo que no tiene el menor sentido.

Sé que es una visión restrictiva de la norma, pero como no está nada clara y cualquiera se arriesga a una sanción...

Por si eso fuera poco la tontería de tener que montar la terraza entera para anular la mitad de las mesas es una ridiculez difícil de entender. Puede tener su lógica en las terrazas estables, las que no se retiran, pero para quien pone y quita todos los días los elementos, es un coñazo tener que cargar con todas sus mesas para poder aprovechar sólo la mitad.

Verán, estoy de acuerdo con la intensa campaña de vigilancia que, por fin, se ha organizado e incluso con las sanciones a quienes no cumplan, pero las normas han de tener sentido y estar pensadas para su sencillo cumplimento. ¿Tan difícil era establecer un espacio generoso entre mesas y ya? Si yo tengo las mesas a tres metros una de otra, ¿qué sentido tiene que tenga que anular la mitad?

Pues así es la normativa. Un absurdo. Bienintencionado si quieren, pero un absurdo.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania