Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Sobre el trabajo de C. Linneo

miércoles, 03 de marzo de 2021
Los nombres científicos no se dieron a voleo cuando se trató de designar a animales y plantas. Tales nombres pretendían describir, aunque de modo somero, al ser en cuestión así como indicarnos algunas de sus propiedades más sobresalientes.

Los nombres científicos se rigen por la nomenclatura binominal, establecida a finales del siglo XVIII por el botánico sueco Carlos Linneo. Este nombre comprende dos partes (de ahí, binominal), la primera se refiere al Género y representa las caracerísticas generales de todas las especies comprendidas en él, por ej. Drosophila, Euphorbia. El segundo nombre es el llamado específico y se refiere a peculiaridades de un grupo, de tamaño variable de individuos, que comparten caracteres morfológicos y de comportamiento que los diferencian del resto de individuos pertenecientes al mismo género.

El concepto de especie es difícil de definir y está en constante revisión. Su última definición comprendió caracteres morfológicos, ecológicos y genéticos. Me gusta que en biología no tengamos casi nada definido por completo y sin necesidad de revisión. Como es una ciencia viva, sus conceptos están en constante revisión. De no ser así, ¿Qué significado tendría el ser "una ciencia viva"?

Supongamos varios géneros diversos, pero en ellos hay algunas especies que son "oficinales", por ej. Parietaria oficinalis. El nombre de esta especie nos indica que tal vegetal fue utilizado en farmacia. Recordemos que aún hoy día los farmacéuticos llaman "oficina" a sus tiendas expendedoras de medicamentos. Hay géneros que tienen especies llamadas "edulis", ej, Cerastoderma edulis, (berberecho). Tal nombre indica que la especie en cuestión es comestible. Hay nombres de especies que nos hacen referencia al hábitat: Jasione "montana" es del monte, Calendula "arvensis" se refiere a frecuente en los campos, etc. En otras ocasiones, el nombre de la especie hace referencia al origen geográfico: Drosophila "mauriciana", de las Islas Mauricio, Daboecia "cantábrica", de nuestra cordillera. Hay veces en que la especie nos habla de cualidades de la planta, como "somnifera", que es la especie a la que pertenece el opio. Y un largo, e ilustrativo, etcétera.

Hay un helecho cuyo nombre me gusta mucho: Osmunda regalis. Traducido dice "boca limpia de los reyes". En latín, "os" es boca, "munda" es limpia, y "regalis", del rey. Este helecho lo utilizaban los emperadores para masticar después de las comidas y, de ese modo, limpiar sus bocas.

El fuego ha inspirado varios nombres de cuerpos naturales y científicos, también en biología ha dejado su impronta. Pensemos en la morfología de una llama. Una sola. En griego se llamaba pyros y tenemos un cuerpo geométrico al que llamamos pirámide. Hay un fruto que cuando cuelga del árbol recuerda mucho a una llama. Le llamamos "pera" y el nombre científico del género al que pertenece es "Pyrus". Siguiendo con el fuego, en el argot infantil de diversas zonas del país, al pene se le llama "Pirola" y siempre he visto en esta denominación una clara referencia al Pyrus, (fuego) Esta pervivencia del nombre en un reducto cerrado, es algo que ocurre con cierta frecuencia en otras circunstancias léxicas y evolutivas.

En cuanto a árboles hay dos especies diferentes, pero con hojas parecidas. Las características para distinguir árboles son el aspecto del tronco, la morfología de la hoja y del fruto. El arce y el plátano de sombra poseen unas hojas muy similares. Yo los distingo porque las hojas de arce tienen el pecíolo rojo y las del plátano, no. Pero son tan parecidas, que quien les asingó nombre jugueteó con ellos y les puso: Acer seudoplatanus y Platanus acerifolia, es decir, Arce falso plátano y Plátano con hoja de arce.

Una de las primeras plantas que determiné se llama Capsela bursa-pastoris, es decir, "Fruto en forma de zurrón de pastor" y realmente es acertado tal nombre, por lo descriptivo.

Este ha sido un pequeño recorrido por nombres científicos para indicar que no son consecuencia de un capricho. Más bien es el resultado de un estudio riguroso que pretendió compendiar en dos palabras la máxima información sobre una especie.
Valadé del Río, Emilio
Valadé del Río, Emilio


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania