Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La hermosa lección del compañerismo

martes, 23 de febrero de 2021
Cuando se gestiona una asociación como Lugo Monumental, con escasos recursos por elección propia al no querer contar con subvenciones públicas, se asumen el trabajo y la gran limitación de las posibilidades que eso conlleva. A eso hay que unir los sinsabores de los proyectos que se proponen y no llegan a cristalizar o de las ideas que se elevan a la administración sin que ésta se moleste siquiera en responder, ninguneando a una entidad con más de cien empresas asociadas porque no conviene "dar alas" a quien no se controla a través de la financiación.

Pero hay días en que todo eso se compensa sobradamente, y el viernes ha sido uno de esos días. Bueno, en realidad los efectos aún duran así que no puedo decir que sólo haya sido un día. Es muy difícil transmitir la sensación de orgullo y de emoción con lo que ha pasado.

Verán, a la llamada que hicimos a los hosteleros para financiar la demanda contra la abusiva subida de tasas de terraza, han respondido decenas de locales comerciales que no tienen interés directo en este asunto, pero que quieren colaborar con sus compañeros.

Hosteleros jubilados, otros que no tienen terraza y que por tanto no se ven afectados por la subida y comerciantes de todo tipo de sectores ajenos a la hostelería de todo el municipio han reaccionado a la llamada de la Asociación haciendo aportaciones que desde la directiva de Lugo Monumental hemos limitado a un máximo de 25 euros por local porque no queríamos abusar de su generosidad. Esto nos ha permitido recaudar en menos de 24 horas bastante más de la mitad del dinero necesario para la demanda, que con las aportaciones de los locales interesados garantiza que la acción legal siga adelante. No hemos pedido su ayuda, ha sido algo espontáneo y natural que nos ha llegado a lo más hondo a todos y sobre todo a los vapuleados hosteleros que verán así aliviada la carga financiera de la demanda.

Ver cómo personas que no están pasando por un buen momento por la crisis sanitaria y económica que estamos sufriendo todos, dejan a un lado sus problemas y echan una mano a quienes lo están pasando aún peor, es emocionante. Que gente que no se ve afectada por la abusiva subida de tasas de terraza a sus vecinos hosteleros, quiera voluntariamente aportar para luchar juntos por lo que consideran una intolerable injusticia hace que a uno se le salten las lágrimas, literalmente hablando.

Los que ejercen responsabilidades públicas utilizando un dinero que no es de ellos, sino de todos nosotros, debería tomar nota de la solidaridad, el compromiso y el compañerismo de los particulares que usan sus propios recursos para ayudar a quienes se ven atropellados por una maquinaria administrativa injusta y abusiva, que sólo se quiere alimentar de disparatados aumentos de tasas basados en falsedades para financiar acciones innecesarias y que no atienden a razones.

Hoy han recibido una lección. Todos la hemos recibido, de hecho. La lección de la solidaridad entre compañeros.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania