Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cristo y los que sufren

domingo, 21 de febrero de 2021
Paz y bien.

No sé si por opción o por necesidad, tal vez porque los años enseñan muchas cosas, tal vez porque la realidad ha perdido con el tiempo velos que ocultaban su crueldad, el hecho es que ya sólo me interesa hablar de Cristo y de los que sufren.

Los pobres son cuanto necesito para acercarme a la verdad del hombre; y Cristo es cuanto necesito para devolverle humanidad al hombre y para acercarme al misterio de Dios.

"En aquel tiempo el Espíritu empujó a Jesús al desierto": oigo la palabra del evangelio y se me estremecen las entrañas. En ese evangelio no hay lugar para divagaciones doctrinales sobre Dios; Dios no es alguien sobre quien se discute, sino que es Espíritu, es viento poderoso y libre que, si le dejas, te agarra, te empuja, te lleva.

"El Espíritu empujó a Jesús al desierto".

El primer sentido que le damos a la palabra "desierto" es el obvio: "tierra despoblada por carecer de condiciones habitables".

Pero la fe intuye que podemos dar a esa palabra otros significados

¡Lo confesamos cada vez que recitamos el Credo en nuestras celebraciones!: "Creemos en un solo Señor Jesucristo… que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre".
El Espíritu empujó al Hijo de Dios hasta nuestra condición humana, hasta nuestra pobreza, hasta nuestra vida, hasta nuestra muerte, ¡hasta nuestro desierto!

El Espíritu empujó a Jesús hasta el desierto donde se escondían los leprosos, donde yacían los enfermos, donde vagaban los endemoniados, donde se abrasaba la dignidad de ladrones, adúlteros y prostitutas.

Tú, Iglesia amada de Dios, conoces de cerca a este Jesús que va por la vida "empujado" como si tuviese prisa de amar.

El Espíritu lo empujó al desierto, lo llevó hasta la cruz, hasta la última donación, hasta su última tentación: "2Tú que destruyes el templo y lo reconstruyes en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz". "A otros ha salvado, y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos".

Tú, Iglesia santa y pecadora, contemplas a Jesús en el desierto, en su vida, en su muerte, y, para tu asombro y tu alegría, hallas que Jesús es la respuesta de Dios a tu oración.

Tú decías: "Enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas"; y el Señor puso delante de ti el camino que es Cristo.

Y mientras el salmista cantaba su plegaria: "Haz que camine con lealtad", tú contemplabas a Cristo, tu camino, al que es verdad y vida para leprosos, enfermos, endemoniados, ladrones, adúlteros y prostitutas, y aclamabas con la fuerza del canto y el gozo de la salvación recibida: "Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad para los que guardan tu alianza".

Las palabras del salmo se llenan de sentido nuevo para nosotros si las leemos a la luz del misterio de Cristo Jesús. Al ofrecernos en Cristo la salvación, al mostrarnos en su Hijo el camino de la vida, Dios nos ha manifestado su misericordia, su lealtad, su rectitud y su bondad.

Un sentido nuevo adquieren también las palabras del libro del Génesis proclamadas en nuestra celebración: "Dios dijo a Noé y a sus hijos: Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes… Y añadió: Ésta es la señal del pacto que hago con vosotros… Pondré mi arco en las nubes".

En aquel arco los creyentes reconocemos una figura de Cristo, el Hijo del Hombre enaltecido por Dios sobre las nubes del cielo, memoria verdadera de la alianza nueva y eterna que Dios ha sellado con la humanidad.

También adquieren hoy significado nuevo para nosotros las palabras que oímos cada domingo al acercarnos a comulgar. El sacerdote te dirá: "El cuerpo de Cristo"; y tú, con sabiduría espiritual, entenderás: Éste es el arco de Dios en las nubes, la señal de la alianza eterna de Dios con su pueblo, el sacramento del amor que Dios nos tiene, la memoria de su ternura y su misericordia.
No olvides, Iglesia santa y pecadora, que estás siempre al principio de tu camino hacia Cristo, hacia la Pascua de Cristo, y que, si quieres llegar hasta él, has de mantener los ojos fijos en él: en la belleza del arco iris, en la serenidad de la eucaristía, en la noche del Calvario, en el sufrimiento de los pobres. No apartes de Cristo tus ojos ¡y llegarás a la Pascua con él!

Feliz domingo.

(Fr. Santiago Agrelo es Arzobispo emérito de Tánger)
Agrelo, Santiago
Agrelo, Santiago


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania