Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Sinergia de lo local y lo global en 2021

viernes, 19 de febrero de 2021
Hoy por hoy a interacción entre los derechos humanos, la democracia y la globalización económica se ha convertido en un ámbito sumatorio del desarrollo. Es así como dicha sinergia es considerada como un eje fundamental para el aseguramiento de las mayores "cotas de bienestar social".

La globalización nos invita a hacernos cargos de nuestra propia identidad, sentido de pertenencia y mirada de futuro, por ello, las naciones, las comunidades y los pueblos hoy están más interdependientes y ciertamente más vulnerables, el cisne negro 2020 que sembró temor y dolor en el mundo es un claro ejemplo, un ejercicio evidente de este fenómeno llamado globalización; solo en días el mundo freno de golpe su vertiginoso andar, para bien y para mal los seres humanos formamos parte de ella, somos parte de la cultura global, cultura del sincretismo, cultura de la fusión y de los procesos de aculturación que nos permean.

Es casi una paradoja que la propia globalización sea destruida por ella misma, y el mundo ponga una pausa de golpe, se detengan los viajes, el comercio y las relaciones humanas se redefinan.

El propio concepto de globalización es una palabra en evolución, así pues, el vocablo "Globalización" es una palabra hibrida para unir los conceptos de lo global y la idea de localización, con este término se intenta entender el actual proceso de transformación como un engarce entre aquello que consideramos local y global.

Así al entender la globalización como un proceso de interconexión financiera, económica, social, política y cultural, vemos como también en este andar el capitalismo de declara victorioso frente al socialismo, observamos la caída de los paradigmas y él surgimiento de un hombre nuevo, y hoy por hoy incluso ya se habla de un nuevo orden global o mundial.

Destacar entonces el papel de lo urbano, la modernidad, la proximidad de la relación campo y ciudad, el intercambio natural que suponen los procesos migratorios, y la definición de las políticas de desarrollo son asuntos que exigen derechos y claramente obligaciones. Así por ejemplo con la administración de vacunas y con las ayudas públicas, los países de ingresos altos avanzarán hacia la recuperación más rápidamente en la segunda mitad del 2021, según analistas. En cambio, las naciones de ingresos medios y particularmente los de ingresos bajos en África, Asia y América Latina, verán retrasada la recuperación, al menos así lo estiman agencias de Naciones Unidas.

Es claro que los gobiernos deben aumenten el apoyo público. Cualquier actividad del ámbito público o privado tiene notables repercusiones en la garantía de los derechos humanos fundamentales, ni hablar de aquellas emanadas de los poderes del estado y la capacidad de los gobiernos, sobre todo bajo las actuales circunstancias.

El BID ha destacado una relación directa entre desarrollo, la calidad de los procesos de gobierno y su relación directa con el ejercicio de los derechos humanos; sociales, económicos y culturales; relación la cual se identifica con la idea de la gobernabilidad democrática. En este proceso, la reforma del Estado en general pretende devolver al sector público su rol preponderante en el desarrollo, restituyéndole una serie de funciones consideradas básicas para que las cumpla de forma eficiente, eficaz y en equidad su deber de garantizar el desarrollo, la felicidad y la calidad de vida de los individuos. Ciertamente, la presente pandemia otro ejemplo evidente de esta demanda social de los tiempos actuales.

En la actualidad existe un claro consenso en torno a la idea de circularidad e interdependencia entre los regímenes democráticos, desarrollo económico y la vigencia de los derechos humanos, sin embargo, se considera que los primeros son condición para el ejercicio de los segundos y a su vez que éstos se encargan de fortalecer la estabilidad democrática. Sin embargo, la aparente obviedad de esta idea nos hace olvidar que esta relación siempre ha estado atravesada por tensiones y contradicciones, para ejemplos miremos el barrio llamado América Latina y el Caribe.

En la década de los 50, 1954 para ser preciso Marshall McLuhan acuña la concepción de aldea global, pronosticó un siglo XXI, con grandes transformaciones en la vida y en los medios de comunicación, anticipa un cambio en las conductas humanas sin precedentes, internet y robótica dos grandes hitos, quien hoy recuerda un número de teléfono (para que sí esta la memoria del celular). Creo necesario entonces no olvidarnos que hoy por hoy desde un simple computador o un teléfono inteligente cualquiera de nosotros irrumpe en la escena global para bien y para mal.

No olvidemos que nuestra vida diaria interactuamos unos y otros, cuando dos personas acuerdan voluntariamente realizar un intercambio, casi por definición ambos esperaran un mutuo beneficio. La cooperación es una necesidad humana, un mecanismo neurobiológico, la globalización y los derechos humanos dos elementos fundamentales de nuestra esencia, aunque no lo entiendan muchos, son pilares también del desarrollo.

Dr. Antonio Yelpi Aguilar es Presidente Fundación Global África Latina
Yelpi Aguilar, Antonio
Yelpi Aguilar, Antonio


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania