Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Un acceso a la Muralla inexplicablemente cerrado

martes, 26 de enero de 2021
El inexplicable plan de trabajo que hace que dejen para el final abrir un paso a la Muralla
Cuando tienes un negocio en casa aprendes la importancia de la constancia y el cumplimiento estricto de los horarios y los compromisos. A veces, si hablamos de un restaurante como era nuestro caso, había tardes de invierno en que era más rentable no abrir la puerta, porque te gastabas más en luz y calefacción que lo que ingresabas por los cuatro vinos que se vendían en ese día, pero lógicamente ni te planteabas cerrar esos días o pasar la llave antes de la hora. No podía ser, porque se transmitía una sensación de inestabilidad que era lo peor que podrías hacer.

Vemos que nuestros bienamados gestores públicos no tienen esa consideración, y que como a ellos les afecta lo que les afecta (es decir, más bien nada) no tienen reparo en mantener cerradas calles o accesos de forma totalmente gratuita e inexplicable. Todos recordarán la que liaron cuando convirtieron Quiroga Ballesteros en un callejón sin salida, una acción que sólo la presión de la protesta de los placeros hizo que se corrigiera con la intervención de la Alcaldesa, que dio un plazo para abrir la calle que se cumplió.

Pero vemos que ese tipo de situaciones, nacidas de una falta de atención terrible, se repiten constantemente. Por ejemplo, en la Plaza del Ferrol se están haciendo unas obras en parte de la acera que obligaron a cerrar el acceso a la Muralla que hay junto a la Puerta Falsa. Nada que decir sobre ese cierre, porque la obra afectaba a todo el entorno de la bajada y a lo mejor era muy desproporcionado poner una pasarela que salvase el problema... si bien tampoco parece tan descabellado.

El problema no es que haya un cierre temporal por una obra, eso lo comprendemos todos, el problema es cuando ese cierre se prolonga de forma arbitraria y fuera de toda lógica. En lugar de darse prisa para abrir ese paso, y terminar la obra por ese extremo para restablecer la circulación cuanto antes vemos que no, que hacen justo al revés y se afanan por terminar el lado opuesto donde no se interrumpe paso alguno porque hay alternativas para los peatones.

Con esto, porque faltan unas pocas piedras por cortar a medida para la base de la escalera de acceso a la Muralla, mantienen el paso cerrado a nuestro principal Monumento y no, no me vale que digan que "al lado está el ascensor" porque tienen cerrado también el paso hacia él y hay que ir por San Marcos para bajar a cogerlo, lo que para los de Lugo puede resultar razonable pero los escasos visitantes que tengamos no conocen la ciudad y tampoco se han molestado (nuevamente) en poner un cartel que les indique por dónde acceder.

Es sorprendente el poco cuidado que se tienen en estas cosas. Se nota que nunca han dependido de la seriedad para ganarse la vida.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania