Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Democracia intermitente: 'Consulta vecinal' en Rafael de Vega y oscurantismo en la Plaza de Abastos

jueves, 21 de enero de 2021
Creer en la democracia supone mucho más que "consentir" que la población vote cada cuatro años. Sin embargo, tampoco se trata de implantar un sistema asambleario como si esto fuera la Grecia clásica entre otras cosas porque somos muchos y es más complicado reunirnos para decidir cualquier asunto. Pero hay términos medios, actitudes dialogantes y formas de participación que no suponen paralizar la toma de decisiones.

Lo que resulta chocante es que se celebren consultas según el humor con que se levanten nuestros mandamases. En Lugo tenemos dos ejemplos recientes: la "consulta" para peatonalizar la calle Rafael de Vega y la reciente reunión para hablar de la reforma a realizar en la planta inferior de la Plaza de Abastos, a la que los concejales sólo invitaron a los técnicos municipales y la empresa que hará las obras, es decir, a quienes harán lo que se les mande porque es su función.

¿Por qué motivo se aplican diferentes criterios? Vayan ustedes a saber, pero desde fuera yo diría que en el primer caso tenían "controlado" el asunto y en el segundo les preocupaba escuchar las demandas reales de los placeros, que contentos, lo que se dice contentos, no están con este tema.

Tampoco se consultó en su día a los vecinos de Quiroga Ballesteros para peatonalizar su calle, ni a ninguna otra zona que yo sepa. No me entiendan mal, soy un férreo defensor de la peatonalización y creo que es el futuro de muchísimas más calles de las que puedan imaginar a día de hoy, pero no hablamos del fondo del asunto sino de cómo se ha llegado a tomar la decisión. Es más, ni siquiera creo que sea razonable someter esa decisión a los vecinos de cada calle porque la resistencia habitual a la peatonalización se convierte después en un "¡ah, pues qué bien ha quedado!" y si se elige a un gobierno es para gobernar. Lo malo es cuando a ellos mismos les conviene el resultado de una votación y la elevan a los altares sagrados de la Democracia.

Estoy totalmente convencido de que si ese 54% favorable (tampoco es que ese 4% de margen a favor sea como para tirar cohetes) de la selección de vecinos que participó en la votación (ha habido protestas de muchos que afirman que nadie les convocó a referéndum alguno) fuera en sentido contrario el Ayuntamiento habría ignorado la consulta achacándole la más que obvia falta de garantías. Ni siquiera estamos seguros de quién convocó la votación, porque a unos les dicen que fueron los propios vecinos pero a otros que fue el Gobierno Municipal de Lugo.

Y así están las cosas. Los placeros asisten como convidados de piedra a una serie de reformas que llevan muchos años de retraso y que se harán al margen de su más que fundamentada opinión. Siguen esperando que se complete un tema que viene desde la época de Orozco (que les recuerdo que dejó de ser alcalde hace más de un lustro) y ven cómo se han cometido errores imperdonables que van desde los problemas de climatización a la eliminación de un ascensor comodísimo y bien situado por uno escondido en un rincón, algo que se hizo porque se iban a instalar unas escaleras mecánicas que nunca llegaron.

¿Democracia intermitente? ¿Urnas de quita y pon? ¿Consultas a medida del resultado deseado? Pues parece que van por ahí los tiros.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania