Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Ende y el Beato de Tábara o de Gerona

viernes, 15 de enero de 2021
Dentro de los Beatos de Liébana, está esta copia denominada Beato de Tábara o de Gerona realizado por Dominicus, y los miniaturistas Ende y Emeterius. En o Ende es la primera mujer pintora que conocemos su nombre y su obra en Occidente.

Con fecha del 06 de julio del 975 fue terminada, según inscripción al final, encargado por el Abad Domingo, y las miniaturas por el sacerdote y monje, Emeterio, y la "pintora y sierva de Dios", En o Ende.

Contiene 284 folios, tamaño del 400 por 260 mm., 568 páginas, 124 miniaturas y pudo haber sido realizado en el scriptorium del Monasterio de Tabara, Zamora, está como otros libros de su misma temática basada en el libro denominado Beato de Liébana, es un comentario al Apocalipsis realizado por un monje denominado Beato de Liébana (730-798), Beato es el masculino de Beatriz, que habitó la segunda parte de su vida, en el monasterio de Santo Toribio de Liébana, Cantabria, realizó una primera versión, en el 776 y una segunda en el 786. A lo largo de los siglos posteriores se fueron haciendo copias de dicho libro, algunas con ilustraciones o pinturas o miniadas, como la que estamos señalando

Este libro-códice es en sí una obra maestra del arte plástico, aúna en ella, diríamos, como la gran pintura, contenidos metafísicos y religiosos, pero también sociales-culturales-históricos, y, protofilosóficos o una cosmovisión del mundo. Estas obras medievales, Biblias moralizadas, Libros de Horas, Beatos y, otras temáticas, que no solo contienen texto escrito, sino diríamos "texto dibujado-pintado", eran obras de un gran coste económico y de grandes recursos humanos en su época, y por tanto, solo podrían ser encargados por la alta nobleza, el rey o reina por lo general, para su biblioteca particular o para donarlos a algún monasterio.

Cierto es, que al ser un libro-códice miniado al existir solo un ejemplar, han sido por un lado más frágiles, más fáciles de destruir que una catedral o iglesia, pero al mismo tiempo, más fáciles de conservar, por su menor tamaño. Por tanto, estas obras, de una gran calidad artística, sin entrar en los otros aspectos socioculturales, pueden estar al mismo nivel que la pintura-murales de su misma época, por ejemplo, tener la misma categoría estética que los murales de su tiempo, o posteriores, o incluso de los vitrales o vidrieras góticas, al menos, a nivel iconográfico o simbólico o sígnico o plástico. De alguna manera, este códice-libro es una pequeña Capilla Sixtina en libro del siglo diez, anterior a la gran pintura románica que se ha conservado, por ejemplo, la Capilla de San Isidoro en León.

Echo en falta, diríamos que los especialistas se reuniesen, en un congreso mundial, y, al menos, a los beatos, les diesen un nombre, de tal modo, que fuese más fácil, la denominación y catalogación, no para el erudito o especialista que no lo necesitan, pero si diríamos para la persona interesada, para el público en general, para el artista plástico, que no suele ser un gran conocedor de la historia medieval del arte, para los coleccionistas de facsímiles, ya que estas obras, se han realizado ediciones de este tipo, para encontrar información en el enorme mar de Internet. Propongo, que ya que algunos tienen varios nombres, pues, esos expertos, y ya para la humanidad, con sello y denominación internacional, pues para que nadie se ofenda tengan un título, o dos unidos o tres, como es el caso del beato de Morgan. En este caso, se podría denominar Beato de Tábara-Gerona, porque existe otro denominado de Tábara que está en el Archivo Histórico Nacional.

No es, al menos para mí, de poco valor, que aunque hayan existido muchas mujeres pintoras, que han quedado anónimas, y sus obras, también de hombres, perdidas y destruidas, es, hasta dónde tenemos documentación la primera mujer pintora de Europa que se conoce su nombre. Hay quién dice que en el Museo del Prado, de ocho mil obras existentes, solo seis son de mujeres. Esta característica, a mi modo de ver, tiene un gran valor, porque la sensibilidad del beato se nota, en sus pinturas, su perfección, dentro del estilo prerrománico-románico, con influencia carolingia o muzárabe, aunque sean términos confusos.

O, dicho de otro modo, la primera pintora que se conoce en Europa, con nombre, es una mujer de estos reinos hispánicos, de esta Piel de Toro tan antigua, y con tantos avatares sociopolíticos, a lo largo de las cicatrices-surcos de y en la historia e Historia...

A mi modo de ver, las autoridades administrativas y culturales, podrían intentar que los Beatos, que existen una treintena en el mundo, una veintena con miniaturas-pinturas-ilustraciones, cierto es, con distinto grado de conservación y cantidad, que están actualmente, en distintos lugares del mundo, y que fueron realizados en distintos scriptorium de Europa, pero la mayoría, quizás por las cuestiones sociopolíticas del momento, en reinos cristianos de Iberia-Celtiberia-Hispania, podrían ser considerados, estudiar, si merecen, yo creo que sí, como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

También, pienso, que los lugares donde se cree fueron hechos, y dónde están en estos momentos, podrían, crear una "ruta de los beatos", una ruta turística-cultural, por diversas geografías, dónde en los lugares actuales de conservación, pues al menos, se encontrase una sala con exposición en torno a este tema, y si el original, es un enorme peligro exponerlo al público, pues, una copia facsimilar, de las que se han realizado, de importantes empresas editoras que se ocupan de esta temática, que al final, son casi "copias exactas, algunos denominan clones".

Una pregunta que está en mi cabeza, es que diríamos hoy, existen, entre otros, "libros-códices ilustrados o pintados", realizados con los estilos de hoy, que de algunos también se han hecho copias facsimilares del original, entre otros, estarían la La Biblia de Wiedmann, La Biblia de Diether Gerschler, La Biblia de Graceland, La Biblia manuscrita de la Familia Varghese, La Biblia manuscrita de Sunil Joseph, La Biblia de Rejin Valson de Kerala, The Saint John´s Bible de Collegeville, The Bible Pepper, Apocalipsis de San Juan de Joseph Foret, La Biblia manuscrita de Burjassot, La Biblia del Monasterio de Silos o Códice de la Biblia de Cecilia o Códice Biblia BCH o Códice-Biblia Cecilia-Hilario, etc.

Estos libros, unos manuscritos a mano, otros, a mano con ilustraciones originales, otros solo pinturas originales, otros pinturas con textos pegados bíblicos, etc. Realizados diríamos en el siglo veinte y veintiuno, podría ser, diríamos "las adaptaciones actuales" de esos libros medievales. Bien harían, o al menos, pensarán los editores de esos códices medievales en hacer copias facsimilares de los actuales, aunque sea para amplificar su negocio y, para abrir un "nuevo nicho artístico y estético y cultural". De algunos se han hecho, que yo sepa, de la Biblia de Wiedmann y The Saint John´s Bible de Collegeville.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania