Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Hospital de Peregrinos de Santa Catalina de Fonfría, Pedrafita do Cebreiro (II)

lunes, 02 de diciembre de 2002
PROPIEDADES Y RENTAS DE ESTE HOSPITAL

Dicha fundación tenía una serie de rentas provenientes de los vecinos de los pueblos cercanos y a veces no tan cercano, percibía varias fanegas de centeno, trigo, habas, algunos quesos y otros rentas de los vecinos de Fonfría, algunos de Louzarala y otros pueblos que se citan en el documento de la venta de las rentas de esta obra pía que se realizó en la ciudad de Lugo el día seis de diciembre de 1807 ante el escribano de Neira de Jusá D. Jacobo José de la Fuente. Con respecto a las propiedades que tenía en Fonfría, todo ello, según recoge el “Libro Real de Eclesiásticos de la Real y Única Contribución “, más bien conocida por Catastro de Ensenada (a. 1753), eran los siguientes: cuatro ferrados de prado de secano de segunda calidad en el sito “da Fonte”; dos ferrados de sembrado de cortiña (huerta) de primera calidad en el mismo sitio de “a Cortiña”; una octava parte de un ferrado de hortaliza de primera calidad en donde llaman “Hospital”; medio ferrado de sembrado de cortiña de primera calidad en el sitio de “Cortiña Redonda”; dos ferrados de sembrado de cortiña de primera calidad en “ o Corgín”; dos ferrados de sembrado de segunda calidad en “Queixeiro de Abaixo”; medio ferrado de sembrado de tercera calidad en “Portaleiro”. Como de todos es sabido en aplicación de las leyes desamortizadoras estos vienes fueron vendidos al mejor postor y en la actualidad son propiedades de los vecinos del lugar.
Actualmente del hospital no queda resto alguno, es decir edificación, pero son abundantes las referencias documentales del mismo que principalmente las que están en los libros 1º y 2º de Fábrica de la parroquial de Fonfría, así mismo en los Mazos documentales 1º y 2º del arciprestazgo de Triacastela, que actualmente son custodiados en el Archivo Central y parroquial del palacio episcopal de Lugo.
De las piezas de orfebrería que tuvo solamente tenemos conocimiento de un cáliz de plata sobredora que se conserva en la iglesia de san Pedro de Melide, el mismo tiene en el pie la siguiente inscripción: Soi dl Hospital d. Fonfria, también es de suponer que dicho edificio y su capilla tuviese algún escudo heráldico con las divisas del fundador y algún otro “blasón” con alusión a la advocación a su patrona Sta. Catalina, pero todo ello se queda en la mera especulación.
Lo que es cierto que en la capilla de dicho hospital se daba sepultura a los romeros e incluso otros transeúntes que fallecían en dicho lugar, de ello nos dan fe unas cuantas actas sacramentales recogidas en el Libro primero de Defunciones de San Juan de Fonfría, como son las siguientes: “en 20 de junio de 1781 murió Ysidro González, en este lugar y Fª de S. Juan de Fuenfria. Natural de la villa de Arebalo, no recibio los sacramentos por no haber lugar; y al dia siguiente se le dio sepultura en la capilla de Sta. Catherina. No hizo testamento, por ser un pobre vago que iba desterrado al Ferrol” .
El diez de diciembre de 1797 se dio sepultura dentro de la Capilla del Hospital de Santa Catalina, Fª. de San Juan de Fonfría, donde soy cura, a un hombre que murió en dicho Hospital el dia ocho de dicho mes. Llamabase (según ha dicho el Hospitalero de dicho Hospital de Santa Catalina) Antonio del Monte, venia de los trabajos de Castilla, era circunvecino de la puente de Neyra, arriva de Portomarin dos leguas, era soltero, y avia servido de criado en Santa Marta. No recivió los Santos Sacramentos. Hallosele una montera y un costal que se vendieron en veinte reales y medio y se emplearon en sufragio por su Alma, y para que consté como cura lo firmo en dicho dia, Pedro Caxide de la Torre”.
“En veinte y dos de Agosto año de mil ochocientos y tres murió en el Hospital de Santa Catalina de Fonfria un hombre alto blanco de cara de edad de cómo de sesenta años; dijo al llegar a dicho hospital que era de Pontevedra tenia muger e hijos e iva a Madrid a pedir limosna a los cumplidores del exmo. Sr. Figueroa Camisario General que ha sido de la Cruzada; no se save su nombre, ni se le halló pasaporte papel escritura ni dinero alguno. No hizo testamento ni recivió los Santos Sacramentos, enterrose al dia siguiente en la Capilla de dicho Hospital de Peregrinos”.
También dentro de la iglesia parroquial de san Juan de Fonfría se daba sepultura a las personas forasteras que fallecían en dicho lugar, como así lo demuestran algunas partidas de defunciones, por ejemplo éstas: “ En veinte y seis de Agosto año de 1804 he dado sepultura dentro de la Yglesia de San Juan de Fonfria al cadaver de un hombre que murió en la Fonfria en este dia o en la noche antecedente y avia llegado al lugar un dia antes. Fue registrado en presencia mia, del Juez y pueblo que estaba para oir Misa, no se le halló dinero pasaporte ni alhaja alguna. Parecia en el trage ser de mas avajo de Santiago, y venir de las siegas de Castilla. Era como de treinta y seis años. No recivió los Santos Sacramentos ni hizo disposición alguna. No se save su nombre ”.
“En 18 de abril de 1795, falleció en Fonfría de accidente Dª Margarita Chico, viuda, natural de Cádiz; por parte del escribano de Torés José Narciso López, vecino de Triacastela, se hizo inventario de sus vienes”.
“En 16 de agosto de 1830, sé dio sepultura eclesiástica al cadáver de Domingo Pérez, joven de dieciséis años, según relato su primo Luis Pérez, el que falleció el día catorce de dicho mes, murrio a poco tiempo de que llegó a Fonfría, viniendo de las siegas de Castilla, estaba soltero y era vecino del lugar da Parrocha en la feligresía de Cortes; hijo de Antonio Pérez y Juana Díaz, de dicha vecindad, todo ello según declaración de Luis Pérez, que dio treinta reales para cantarle una función de entierro, fue sepultado en la iglesia de la referida parroquia debajo de la puerta trasera ”.
“En día diez de agosto de 1826, Dn. Juan Buide, cura párroco de san Juan de Fonfría di sepultura eclesiástica junto a la puerta trabiesa de dicha iglesia parroquial al cadáver de Manuel Carballo Joven soltero que desgraciadamente murió de una chispa, sin poder ser auxiliado de los santos sacramentos, el día antecedente en el monte llamado Panisco, era hijo de legitimo de Benito Carballo y Josefa Gómez no se le hicieronse sus funerales, todos vecinos del lugar de Louzarela, parroquia la arriba dicha”.
“En 15 de agosto de 1861 falleció en Fonfría a la edad de 24 años José Freire, castrador de verutas de una patada de un macho y al día siguiente se le dio sepultura a su cadáver en el cementerio de la iglesia parroquial de S. Juan de Fonfría, era hijo natural de María Freire, naturales y vecinos de Sto.Salvador de Figueiran, ayuntamiento de Sober, partido de Monforte, hizo testamento verbal ”.
Dando cumplimiento el Real Decreto del 19 de septiembre de 1798 y otras disposiciones posteriores encaminadas a vender en pública subasta los vienes de hospitales y demás establecimientos piadosos, fueron en 1807 vendidas numerosas rentas de los hospitales de Fonfría, Castroverde, Vilalba, el edificio y vienes del de Triacastela, además de rentas de capellanías y otras fundaciones.
Cuya escritura de venta de las rentas del Hospital de Santa Catalina de Fonfría figura en estos términos:
“ En la ciudad de Lugo a seis días del mes de diciembre año de mil ochocientos siete. Ante mi el escribano de S. M. y testigos constituido personalmente D. Francisco Sánchez Vaamonde, Juez comisionado por el Sr. D. Manuel Machón Intendente General del ejercito en el Reino para la averiguación y venta de vienes de establecimientos piadosos en esta capital y otros pueblos de la provincia que comprende por quien se ha formado expediente para la de los correspondientes el Hospital de Peregrinos que existe en el lugar y coto de san Juan de Fuenfria a cercanías del Cebrero cuyo origen o fundación no consta por su antigüedad del que es representante actualmente en calidad de administrador el Padre Ministro y religiosos del convento de Santi Espíritus de la villa de Mellid, y con su citación fueron tasados por Manuel de Samos da Calle, perito nombrado conforme al Real Instrucción en quien se ha conformado aquel y de la declaración jurada que ha dado en los veintiséis de julio próximo pasado resulta haber abaludado las partidas que siguen en esta conformidad”.
1. Vecinos del coto de Fonfría: Matías Pérez, por vienes que posee del dominio del Hospital, pagaba un ferrado de centeno de renta anual; Domingo Pérez, otro ferrado; Pedro de la Iglesia, pagaba anualmente por vienes que posee cuatro ferrados de centeno, además el mismo pagaba por el prado “ Riguiera”, treinta y tres reales; Pedro Carballo por D. Manuel Pérez, pagaba anualmente cincuenta reales, además de dos ferrados de centeno; los herederos de Juan Silvestre de Aira, pagaban anualmente por arriendo de una casa un ferrado de centeno; José Armesto, pagaba anualmente por vienes que posee cinco ferrados de centeno; Juan Macía, tres ferrados de centeno; Juan de Aira, ferrado y medio de centeno además de libra y media de manteca; Juan Pérez, ferrado y medio de centeno y libre y media de manteca; Pedro Carballo, seis ferrados de centeno.
2. Vecinos del pueblo de Louzarela: José de Aira, de Louzarela pagaba por igual razón cuatro ferrados de centeno.
3. Vecinos de San Cosme de Núllan, jurisdicción de Doncos: Juan Fernández, dos ferrados de centeno; Ángel Río, pagaban cada año por vienes que posee tres ferrados de centeno; Pedro do Río, por vienes pagaba tres ferrados de centeno; D. Antonio Valcarce, pagaba cuatro ferrados de centeno y dos cuartos de lo mismo; Froilan Nuñez, de la misma vecindad pagaba tres ferrados de centeno
4. Vecinos de la Feligresía de San Pedro de Quintá, jurisdicción de Torés: lugar de Vilela, Luis de Villapún, pagaba anualmente por vienes que posee dos ferrados de centeno; D. Francisco Trobo, tres ferrados de centeno y tres de trigo; Francisco González, seis ferrados de centeno y cinco de Trigo, además estos tres pagaban anualmente una gallina.
5. Vecinos de la feligresía Villadicente, de la misma jurisdicción: Manuel do Val, pagaba por vienes que posee tres ferrados de centeno; José Pérez, por igual razón cuatro ferrados de centeno.
6. Vecinos de Nogales, de la propia jurisdicción: D. Pedro Vázquez pagaba anualmente tres ferrados y medio de centeno.
7. Vecinos de Villaveje, en la misma jurisdicción: D. Pedro Valcarce, pagaba anualmente tres ferrados y medio de centeno.
8. Vecinos de san Pedro de Tortes, de la misma jurisdicción: lugar de Herbón D. José Herbón pagaba anualmente ocho ferrados de centeno; José Díaz, pagaba dos ferrados de centeno.
9. Vecinos de san Juan de Torés, término de la propia jurisdicción, lugar de Medeo, los herederos de Benito da Carreira y consorte pagaban anualmente un ferrado de habas o de trigo temprano y diecisiete maravedis en dinero.
10. Vecinos de Filloval de Torés, de la misma jurisdicción, la casa del Teso y sus herederos pagaba anualmente ocho ferrados y medio de centeno por vienes que poseen y además tres reales en dinero; Francisco Vilarino y su hijo pagaban ferrado y medio de centeno.
11. Vecinos del lugar de A Lence, de la misma jurisdicción: Domingo da Torre por vienes que lleva, tres ferrados de centeno y una gallina anualmente; Sebastián de Moeda, por la misma razón pagaba ferrado y medio de Trigo y un real en dinero; Domingo García y consortes, pagaban un ferrado y medio de trigo y un real en dinero; Domingo da Laxe, pagaba anualmente por vienes que lleva seis cuartas de trigo de ocho un ferrado.
12. Vecinos del lugar de Pando, de la misma jurisdicción: Manuel de Laxe por sí y Domingo Gallardo, pagaban anualmente por vienes que poseen seis ferrados de trigo, dos de centeno y tres cuartillos de manteca; Pedro Núñez de abajo, pagaba anualmente por igual razón seis ferrados de centeno y ferrado y medio de trigo; Matías Rubio, también pagaba anualmente ocho ferrados; Domingo y Pedro Fontal, pagaban anualmente por vienes que también poseen dos ferrados y dieciséis cuartillos de centeno y diecinueve cuartillos de trigo; Bartolomé Fontal y Pedro Núñez de Arriba pagaban anualmente por la propia razón tres ferrados y cuatro cuartillos de centeno y diecinueve cuartillos de Trigo; Pablo Fontal y José de Laje, pagaban anualmente diez cuartillos de trigo, además estos ocho pagaban anualmente cuatro cuartillos de manteca.
13. Vecinos de Piedrafita y Paderne, en la jurisdicción del Courel, José Locayo pagaba anualmente ocho ferrados y medio de centeno y un cuarteron de cera.
Cuyas partidas según precios de la fecha importaban un total de 30. 235 reales de vellón, y conforme a la Real Instrucción y en el día, hora y sitio señalado para el remate ha tenido efecto el dictado a favor de D. Francisco Osorio Sarmiento, vecino de la villa de Doncos, quien adquirió dichas rentas por la cantidad de 20. 184 reales de vellón a pagar en metálico y además de los gastos procesales y habiéndose publicado por el término de treinta días que señaló el señor Intendente para la mejora del cuarto, como transcurriesen sin que hubiese quien la proteste finalizados se confirmó dicho remate a favor del dicho D. Francisco Osorio Sarmiento, dándosele carta de pago con arreglo a lo dispuesto en el capítulo primero, parrafo veintisiete de la dicción a la instrucción de veintinueve de enero de 1799, otorgándose a su favor la correspondiente escritura de venta y demás documentos relacionados con dichas rentas que por ahora se reducen a esta escritura. Usando de la jurisdicción conferida por virtud de su comisión y de las ordenes e instrucciones que rigen en la materia desde luego y en la forma que mejor lugar haya en derecho, vende y da en venta real, enajenación perpetua para todo el tiempo de siempre jamás al D. Francisco Osorio Sarmiento y a los suyos los enunciados vienes y rentas, según y en la conformidad que se contienen en la tasa y carta de pago, (Escribano Jacobo de la Fuente).
Referente a este hospital, tampoco el libro Tumbo del convento de Sancti Spiritus de Melide aporta grandes cosas, más bien son escasas las referencias a dicha obra pía, así en el folio 206 del mencionado libro Becerro dice: no se halla en el convento la fundación del hospital de Fonfría, solo en el año 1567 a pedimento del fiscal de la Audiencia Real de este reino, que presentó petición diciendo que este convento se reducía a la observancia de los padres menores; y que Nuño de Balboa, lo había fundado, y dejara por administrador del mismo de este convento, y atento que se reducía el convento a otra orden que la hacienda se perdería, que los señores oidores mandasen hacer apeo, y averiguación de la hacienda y nombra administrador, esta el apeo; en el archivo, con una cubierta de cordobán negro, y después en el año de 1610, nuestro padre comisario fray Alonso Álvarez siendo ministro, manda hacer nuevo apeo y muchos fueros, con Juan Salgado receptor de la hacienda, y con provisión que saco de ella esta el apeo y fueron en el marco de los papeles de Fonfría.
También en el segundo libro folio 56, está un arriendo que hizo fray Domingo Doporto siendo general y ministro de este convento, en que arrendó la renta de este hospital y dice que el ministro de este convento es patron insolidum del Hospital de Fonfría, fue año de 1563 poco más o menos cuando se perdió la provincia por causa de su pª.
En el marco de los papeles de Fonfría, folio 166 está una información que se hizo en el año de 1618, con provisión de la audiencia para ejecutar a un rentero que alego que no era este convento administrador y patron insolidum del Hospital, de inmemorial tiempo y de siempre.
En el folio 206 vuelto otra amplia nota dice: siempre estuviera en tal recogimiento y en posesión de arrendar la hacienda de él y pedir cuenta al arrendatario, y poner de su mano, administrador y hospitalero, importa mucho esta información.
Los fueros y apeo de Fonfría todos los que hallé en el convento y los más papeles pertenecientes al Hospital puse en un mazo y hice un memorial de ellos y de quien paga y los años que fueron hechos y por que no hay, mas por no conocer la tierra, ni saber las feligresías es menester, que un religioso, baya halla y los adjunte con Alonso Daira, cada uno en su feligresía, y el memorial que se hiciere puede estar de sobre sí en el cajón de Fonfría que será mejor que ponerle en este libro; porque tal vez será menester que vaya a Fonfría, para saber si está algún fuero vacante; y si no se compone aquel memorial que hice antes que yo salgo de este convento, suplico al prelado que viniere lo haga ajustar porque importa, que de otra manera de aquí a pocos años, aunque haya papeles no se sabrá de que son, como ya yo no puede acomodar algunos, y por tanto digo que se han de ajustar con quien conoce la tierra y la hacienda, y personas que la trajeron y traen ninguno se quiere cansar, ni estimar este trabajo a quien lo toma.
En los años 1754 y 55 se tomaron y se liquidó deberse decir doce misas por el cura de aquella feligresía, su limosna 24 reales y el convento otras doce que se hallan en el mes de noviembre, y entre los papeles de la celda se halla las nuevas razones y arriendos del Hospital.
En el año 1756 hallándose en este convento el cura se compuso el prelado con el pr. En doce misas y trabajo, 40 reales y las 12 que tocan al convento se cargó dicho cura de encargarlas, y se le concedió que el hospitalero diese los 29 reales.



VINCULACIÓN DEESTE HOSPITAL CON LA CASA SOLARIEGA DE CHANCIA

El caserío de Chancia, pertenece a la feligresía de san Cosme de Núllan en él termino municipal de As Nogais. De la misma se desconoce la fecha de su fundación aunque por documentación sabemos que en un principio fue una hacienda foral del monasterio de san Benito de Samos, llamado Foral de Chancia y Cubilledo, que según escritura de foro otorgado ante el escribano de santa María de Tuimil, Bóveda, el 30 de noviembre de 1830, dichos vienes forales los llevaban en partes no proporcionales los vecinos de Cubilledo José López, José Carballo y Domingo Marcos todos tres vecinos de Cubilledo, Francisco Rodríguez y Pedro Rodríguez ambos vecinos de Forcas y Manuel de Aira vecino de Chancia; si bien la mayor parte de propiedad que dicha casa tiene en la actualidad no era foro de Samos, si lo era la casa, por aquel entonces formada por dos edificios. El primitivo edificio se construyó hacia el siglo XVI, del que todavía restan algunas partes y curiosamente queda un marco jurisdiccional que está en lo que fue cocina terrena, dicho mojón deslindaba la jurisdicción de Doncos de la de Torés y los curatos de san Juan de Fonfria y S.Cosme de Núllan y así le recoge un acta obrante en el libro 2º de Fábrica de la parroquial de Fonfria, que fue levantada en la casa rectoral de Louzarela el día 27 de febrero de 1757, en presencia del teniente juez de la jurisdicción del monasterio de san Julián y santa Basalisa de Samos, el padre predicador Fr. Alonso Catoira; por la jurisdicción de O Caurel se hallaba presente en nombre de S.M. Pedro Pombo, en calidad de alcalde, cuya nota dice:” ...dicha demarcación va a un riego de la Casa de Chancia, por mas debajo de él como cuatro varas va al término por donde iba antes el riego que ahora mudó Manuel de Ayra, hijo del hospitalero de Fonfria, después de haber aforado aquellos bienes de mano de Manuel Nuñez, del lugar de Pando (se trataba de un subforo que databa del año 1700) y echo la casa que antes estaba desierta y vacante , de junto al riego antiguo del Camino Real en otros tiempos llamado Antigua o Camino de los Romanos...”. Pero remitiéndonos al famoso Catastro de Ensenada, cuyas actas de Fonfria corresponden al 22 de septiembre de 1752, dice respecto a la demarcación mencionada: “...se divide y demarca principiando en la Fuente de la Gallina, de esta va al sitio llamado Campo Milladoiro y de allí al sitio de la Pena da Cabra, de ésta a la Rudeira de la Antigua, continuando al marco de piedra que se halla al sitio llamado Teso do Pico, de allí a la casa llamada de Chancia, a un marco de piedra que se halla en la cocina de la misma...”.
En esta casa hubo y todavía existen sendas dependencias que hallándose dentro del mismo edificio tienen acceso propio desde el exterior sin necesidad de entrar en la misma, se llaman a cuadra bella y o cuarto bello, en la cuadra los peregrinos que se decidían por la ruta alternativa desde Padornelo a Lamas dejaban las caballerías y en la habitación pernoctaban, este hecho aun llego bien entrado el presente siglo. Pero además curiosamente los habitantes de esta casa estaban familiarmente relacionados con los curas de Fonfria, hay que recordar que dicha vivienda, según escritura recogida en el protocolo del escribano de Doncos D. José Manuel Nuñez, (año 1838), pertenecía por foro el convento de Samos; lógicamente los frailes querían tener aquí también un pequeño refugio de peregrinos que a su vez supliera en cierta medida al hospital de Sta. Catalina de Fonfria.
Desde la segunda mitad del siglo XIX fue habitada la vivienda por la familia Ayra, cuyo apellido es bastante frecuente en la montaña lucense y que incluso existe un pleito de nobleza en la Real Chancillería de Valladolid correspondiente a Mariana de Ayra y Ayra, vecina de la villa de Doncos (a.1798). Cuyo apellido lleva por blasón formado por un campo de plata, tres veneras de azur puestas en palo, motivo claramente jacobeo.
El 25 de octubre de 1800, fue enterrado en la parroquial de Núllan Juan de Ayra, viudo de María López y padre de Manuel de Ayra que a la sazón se hallaba casado en la casa de Chancia; dicho Juan había sido durante muchos años hospitalero del hospital de Fonfria y a su vez atendía los peregrinos que en la mencionada casa buscaban refugio y lugar donde poder pernoctar, lo que de todo ello se deduce la amplia vinculación que unas veces directa y otras no tan directa tenían estos dos sitios de acogida de aquellos romeros que se dirigían a Santiago.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania