Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La culpa del botellón

miércoles, 06 de enero de 2021
Hace tiempo un amigo policía me contó una historia que realmente me resistí a creer, pero no porque pusiera en duda su palabra sino porque quería negar una realidad cuyas consecuencias son repugnantes. Verán, este amigo estaba de patrulla por la noche en la zona del parque de Rosalía de Castro y vieron a un grupo de chavales con sus consabidas bolsas con botellas, y no sólo de refrescos precisamente. Los pararon y vieron que eran menores, así que les tomaron los datos y les requisaron las botellas de vodka, ron y whisky... pero no parecieron excesivamente afectados, lo que mosqueó un poco a los agentes, así que no les perdieron de vista.

Uno de ellos sacó su carísimo teléfono móvil y tras una breve conversación se fueron a esperar a Los Tilos donde al poco tiempo apareció una furgoneta. Entraron en la parte trasera y salieron una nueva carga de botellas. Evidentemente los policías dieron el alto al vehículo, y la sorpresa fue mayúscula. No era un traficante de alcohol ni un vendedor ilegal... eran los papás de uno de los chavales... ¿Cómo se han quedado? Supongo que de piedra, como yo.

La excusa ya la conocemos "prefiero darles yo las bebidas, que así sé lo que toman, a que las compren por ahí, que sabe dios lo que les venden". Tócate las narices. Prefiero cometer yo un delito dando alcohol a menores a intentar hacerles entender que no pueden tomar eso y que si lo hacen habrá consecuencias sobre su salud y su libertad. Tiremos la toalla como sociedad porque "los demás también les dejan".

Esta historia me viene a la memoria cada vez que leo las noticias sobre los botellones. Culpamos a la policía por no hacer su trabajo, a los bares y a los supermercados, culpamos a todos menos a los que tenemos que culpar: la culpa es nuestra, estamos fracasando como sociedad.

Se comete además una terrible injusticia: las administraciones tienen cerrados los pubs, que han tomado todas las medidas imaginables para garantizar nuestra seguridad, mientras consienten el botellón, que es ilegal pero con el que no se meten. ¿Motivaciones electorales? Vayan ustedes a saber, la política es muy fría en esos cálculos y cada voto cuenta.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania