Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El Celta encadena tres victorias consecutivas y se permite soñar

viernes, 18 de diciembre de 2020
El Celta de Vigo comenzó la presente temporada con más dudas que certezas. Después de haber estado las dos últimas temporadas coqueteando con el descenso a Segunda División, los gallegos encaraban la campaña 2020-2021 de LaLiga con la firme intención de dar un golpe sobre la mesa y demostrar no solo que tienen la calidad suficiente como para no tener que estar peleando por la permanencia al término del campeonato doméstico, sino también que son capaces, con su fútbol, de luchar por estar arriba, de figurar entre los mejores equipos de una de las ligas de fútbol europeas más importantes.

A pesar de que la intención es lo que cuenta, o eso dicen, hay veces en las que no es suficiente. Por mucho que el Celta de Vigo, dirigido y liderado por el argentino Eduardo Coudet, se hubiese propuesto dar un paso adelante con respecto a las dos últimas temporadas, la realidad es que las primeras jornadas del campeonato supusieron un jarro de agua fría para los celtiñas. De esa realidad formó parte el hecho de que desde la primera victoria del Celta en liga hasta la segunda pasaron más de dos meses. Durante ese tiempo, los de Coudet encajaron ocho partidos seguidos sin sumar tres puntos, lo cual les colocó, otra vez, en el abismo del descenso. De paso, también  les situó en las mejores apuestas deportivas como candidatos a descender a la Liga Smartbank.

Luz al final del túnel

Cuando parecía que el equipo había entrado en el mismo túnel de la temporada pasada y cuando parecía que había entrado para quedarse, los gallegos vieron la luz. Fue el 29 noviembre en Balaídos. Ese día, y en ese escenario, el Celta resurgió de sus cenizas para ganar al Granada por tres goles a uno y llevarse, por fin, tres puntos a casa. Que ese choque sirvió al Celta para impulsar a un equipo que ese día empezó a ver la luz al final del túnel lo confirma el hecho de que, una semana después, los pupilos de Coudet volvieron a ganar y a sumar tres puntos. Era la primera vez en toda la temporada en la que los vigueses ganaban dos partidos seguidos. 

Ese segundo triunfo del año en LaLiga trajo consigo otra alegría para el Celta, pues la victoria a domicilio por dos goles a cero frente al Athletic no solo significaban tres puntos, sino también que los vigueses se iban a casa sin encajar un gol por segunda vez en la competición, la primera en la que además lo hacían ganando. Por si eso no fuese poco, diez días después, el 14 de diciembre, el Celta volvía a ganar (goleando al Cádiz por cuatro goles a cero) y lo volvía a hacer dejando su portería a cero, convirtiéndose además en el equipo del campeonato que más puntos y goles sumaba en el último mes.

En conclusión, la racha de victorias y el rendimiento actual del Celta permite a los que visten de azul celeste soñar. Primero, con no verse otra vez inmersos en la pesadilla de luchar por el descenso. Segundo, con verse peleando arriba, con los mejores y por un puesto en competiciones en Europa. Un lugar donde estuvo no hace mucho tiempo y de donde, seguro, nunca quisieron salir.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania