Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cae un arco en Las Catedrales

jueves, 03 de diciembre de 2020
Todos funcionamos con realidades palpables, pero también con alguna idea colectiva más o menos representativa, con símbolos. Esto hace que seamos contradictorios y, por ejemplo, si un futbolista que ha demostrado ser de los mejores de la historia se muere el día en que se celebra el día internacional contra el maltrato de la mujer, vemos innumerables muestras de condolencia hacia ese señor, de quien existen grabaciones en que golpeaba a una expareja suya. Algunas de esas mismas señales de duelo vienen de quien habla de tolerancia cero al maltrato, pero claro, si el señalado es no sólo un astro del fútbol sino un colega personal de Fidel Castro y demás, entonces podemos soslayar que fuera un maltratador.

Llevamos un año terrible. Esta pandemia se está llevando por delante a muchas personas que han fallecido por culpa del Coronavirus, a otras las ha dejado con secuelas, y también nos ha robado muchas cosas que nos son queridas. No sólo amenaza con condenarnos a sacrificar la Navidad precisamente por el bienestar de nuestra familia, sino que por el momento no tiene fecha de caducidad a pesar de las prometedoras palabras de las empresas farmacéuticas que, como es obvio, están compitiendo en una carrera a ver quién es la primera que es capaz de acabar con esta pesadilla... Y por si esto fuera poco, se nos derrumba un arco de Las Catedrales.

Sí, ya lo sé, es el menor de los males. Cuando hablamos de un millón y medio de muertos en el mundo (que, si los cuentan en todas partes como se hace en España, serán en realidad dos y pico) y de las innumerables vidas trastocadas por la Pandemia, parece anecdótico centrarse en la caída natural de un arco de piedra, un tema menor que no tiene relevancia alguna. Pero qué quieren que les diga, es otro símbolo de lo perecedero que es todo, incluso lo que nos parece sólido como la roca.

El mar y el viento han sido quienes crearon Las Catedrales (nombre artístico de la playa de Augas Santas) y parece ser que también son los que han provocado el derrumbe. Y nos tenemos que dar con un canto en los dientes porque la caída fue en la noche de un domingo al lunes de un día de noviembre. Si eso mismo llega a pasar a media tarde de Agosto se lleva por delante a unos cuantos visitantes.

La Playa de Las Catedrales es el monumento natural más visitado de Galicia y el segundo contando los hechos por la mano del hombre. Supera a las Islas Cíes y sólo se ve aventajada por un lugar de peregrinación, en este caso literal, que es otra Catedral, la de Santiago.

Llama la atención que hace tan solo un par de años se hizo una revisión geológica de las formaciones rocosas y los expertos aseguraron que estaba garantizada su estabilidad por 100 o 200 años. Se ve que con contaban con uno de los años más gafes que recordamos la mayoría.

Siento pena por Las Catedrales. Sí, reitero que ya sé que son solamente piedras y que encima hoy día se han convertido en un parque temático, pero no puedo evitar sentir nostalgia de cuando hace casi treinta años iba con mi hermana y mis padres a aquella playa y estábamos solos en pleno verano. “¿En serio vais allí? Es una playa incomodísima que cuando sube la marea desaparece”, nos decían. Pues ya ven, algo tendrá para atraer a miles de visitantes al año. Bueno, ahora ya tiene algo menos.

Hasta en esto nos está jodiendo el 2020.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania