Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Samaín en el casco histórico (con 'sentidiño', claro)

viernes, 30 de octubre de 2020
Como digo siempre, este blog es mío, no de ninguna organización, pero sería un poco absurdo no comentar las cuestiones que atañen a una asociación que yo mismo presido, ¿no les parece?

Desde Lugo Monumental hemos organizado unas actividades de Samaín para mañana y pasado que esperamos que sean un equilibrio entre el disfrute de los niños y la más evidente de las prudencias en la situación que vivimos. Se han eliminado todas las actividades que pudieran suponer una concentración de gente, y sólo se han mantenido tres que no entrañan riesgo alguno.

La primera son unas visitas nocturnas con la guía oficial de Turismo Ana Quintas. Son para grupos de 5 personas nada más, y serán el viernes y el sábado a las 20:00 horas haciendo un paseo por el casco histórico e incluyendo, por supuesto, la Muralla y el exterior de la Catedral y haciendo también un repaso por la tradición del Samaín. El coste es de 10 euros por persona (es la única actividad con coste), el aforo es extremadamente limitado y el teléfono para más información y reservas es el 617254976.

La segunda actividad es el "escenario del terror". El año pasado fue con un diseño de Jesús Crende y con un ataúd real, en que sorprendentemente los niños hacían cola para meterse. Este año no parecía razonable hacer algo así y se optó por instalar el croma en el escaparate de un local (Cortinajes Carlos, en la calle San Froilán, que nos cedió generosamente su espacio) para que quien quiera se haga una foto frente al cristal sin contacto alguno. Crende hizo un nuevo diseño y realmente se ha superado. El autor de Lugo Apocalíptico ha creado una pasada de gráfico con la catedral derruida y llena de detalles. No se lo pierdan.

Por último, 57 locales repartirán caramelos a los niños con el "Truco o trato", una actividad que, seamos francos, los americanos han puesto de moda a través del cine por mucho que le busquemos ahora un origen supuestamente gallego. En el fondo es lo de menos, lo interesante es que los críos se diviertan y puedan salir a la calle, al aire libre, y recorrer los locales para recibir sus chuches disfrazados de lo que les apetezca. El listado de locales lo pueden ver en www.lugomonumental.es donde también hay un mapa en que figuran todos.

Una vez explicado lo que se va a hacer, les confieso que no ha sido una decisión fácil, ni mucho menos. Entiendo que mantener actividades de Samaín con la que está cayendo va a levantar muchas críticas, y estoy convencido de que yo mismo sería uno de los que verían con desconfianza esto si quien lo organizase fuera otro porque, aunque a todos nos gusta pensar que somos objetivos, por definición nadie lo es. Cada cual depende de su situación, de sus circunstancias, para valorar cualquier cosa. Es la condición humana.

Entonces, ¿para qué nos metemos en este fregado? Pues si les digo la verdad, se ha pensado en los niños. En este momento en que andamos tan escasos de empatía, quizás haya que intentar hacer un esfuerzo y ponerse en su lugar. Piensen en los críos más pequeños, que llevan todo el año viviendo una situación caótica, viendo a sus padres preocupados, pasando un verano extraño, sin fiestas patronales, con la perspectiva de una Navidad incierta… Si podemos hacer una actividad que no tenga riesgo alguno (y aquí no lo hay) ¿por qué no hacerla?

Juzguen ustedes mismos, a la vista de las actividades que se proponen, si alguna entraña el menor riesgo para alguien. La respuesta es obvia: no. Bueno, matizo, tienen el mismo riesgo que pueda haber al ir al supermercado, al salir a tomar un café o al ir al trabajo o al cole o incluso menos.

Además, no sé si se han fijado pero los niños respetan más las distancias de seguridad, las normas y las limitaciones que los adultos. Por las mañanas ves a los críos guardando rigurosamente sus distancias mientras los adultos se apiñan dándoles un mensaje confuso.

En fin, que si tienen niños pequeños en casa anímense. Búsquenles un disfraz y sáquenlos a la calle. Al aire libre no hay problema alguno y si cuando lleguen a por caramelos a un local ven que hay gente esperen turno tranquilamente en el exterior y disfruten de la tranquilidad que da respirar en una zona peatonal sin apenas tráfico rodado.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania