Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

No comprendo el toque de queda

martes, 27 de octubre de 2020
Empezaré diciéndoles que, de entrada, a mí personalmente el toque de queda no me afecta en absoluto. A las once de la noche invariablemente estoy en casa y antes de las seis tampoco salgo, así que mis dudas sobre esta medida no vienen de una problemática personal ni mucho menos.

Una vez aclarado esto, me pregunto qué se pretende lograr con este toque de queda, porque en serio que no lo consigo entender. ¿A quién afecta? ¿Se supone que es para acabar con los botellones y las fiestas en pisos? ¿Eso no se supone que ya estaba prohibido? ¿Si van a la fiesta en un piso a las 22:50 y se quedan hasta las 6:05 no estamos en las mismas?

Una vez más resulta complicado entender el porqué de las normas que se aprueban, encima, con la inmediatez del "lo publico hoy y entra en vigor hoy", lo que ayuda aún más a confundir a todo el mundo.

Pienso en la gente que llega a casa del trabajo pasadas las diez de la noche y que tiene que sacar a pasear al perro. Pues tiene que salir poco menos que corriendo para no entrar en el horario límite, lo que no tiene el menor sentido porque va a ir solo con su mascota. ¿Qué peligro entraña? ¿Qué riesgo obliga a correr a los demás?

No me entiendan mal, creo que hay que tomar medidas, pero me choca esa reducción de horarios estando toda la mañana trabajando codo con codo, encerrados en ocasiones en edificios sin ventilación con cientos de personas (la administración, dando ejemplo), y, si eres papá, llevando a tus hijos al cole en aulas de 25 niños. No soy capaz de entender el criterio que se sigue.

Las normas hay que cumplirlas, no entenderlas, pero francamente lo segundo ayuda enormemente a lo primero. Si en una carretera fuera de la ciudad, sin peatones, tienes dos carriles en una dirección en plan autovía nadie comprende que tengas la velocidad limitada a 30 y por eso es bastante más complicado que lo respetes, y eso ocurre por ejemplo en el acceso al aeropuerto de Santiago, donde no he visto jamás a un coche que respete ese límite. En cambio todos podemos entender que en una zona escolar el límite sea ese y, aunque alguno se lo salte, la lógica ayuda al cumplimiento.

A veces parece que el BOE recoge la mentalidad funcionarial del que trabaja de 8 a 15, y no me lo entiendan como un ataque a los trabajadores públicos porque, entre otras cosas, yo lo soy. Me refiero a que las normas han de tener sentido y objetivos y en este caso ambas cuestiones parecen brillar por su ausencia.

Cada vez tengo más claro que las reuniones en que se deciden estas cosas deberían ser retransmitidas en directo para poder escuchar lo que dice cada cual. Ya sé que los Consejos de Ministros son secretos, pero oigan, ya que estamos reduciendo derechos quizá sería interesante saber los motivos reales. Si el objetivo es, como decía antes, acabar con botellones y fiestas en pisos, ya prohibidas anteriormente, que lo digan en voz alta. Que sepamos todos que debemos estas prohibiciones a los descerebrados que anteponen sus copas y su ocio al bienestar de la mayoría.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania