Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El pote quirogués

lunes, 26 de octubre de 2020
El diablo dicen que no descansa y no por conseguir ser el amo de los cielos; ese maléfico personaje no encuentra sosiego ni calma porque su caldero, de tanto tenerlo al infernal fuego expuesto, posee ya muchos orificios y está todo él ennegrecido.

Un día, recorriendo los caminos de la vida, encontró a un buhonero al que le preguntó:

- "Buen hombre, necesitaba el más grande pote, pues el que tengo está todo estropeado o, si viene conmigo, podría reparármelo".
El cacharrero, que no era tonto, comprendió que, tras aquellas amables palabras, se escondía el mismo demonio y, como buen gallego, así le contestó:

- " Señor, de buena gana le acompañaría para solucionarle ese problema pero esa situación solamente se la solventaría un buen soldador."

Con la educación que a los malvados hay que mostrarles se despidió de él y, montado en su acémila, de aquel bosque escapó.

Pero Satanás siguió aguardando para ver si pasaba por allí un soldador.

Un día vio venir a un afilador. Lo reconoció por la rueda y porque venía tocando su silbato. De pronto al camino le salió :

-“ Buen día tenga, afilador”

Él le respondió:

-" Para usted también, señor ¿ Desea afilar algún cuchillo o tijeras?.
Lucifer, con malicia sonrió, pues su herramienta , el tridente que tenía oculto bajo su alquicel, gozaba de muy buenas puntas y bien afilado estaba y, así le dijo:

-"No, señor, tengo todo con muy buen filo , pero el problema que me agobia es que, un gran pote que poseo está perforado con muchos orificios y sumamente desgastado. Tiene más años que el mundo".

Riendo para disimular lo que sin querer había dicho, cosa excusada y que no hacía falta; pues el honrado hombre ya se había percatado de ante quien estaba.

El afilador que no era necio, para burlarse de aquel le aconseja:

" Pues, hay que tirarlo y comprar otro aunque usted, por lo que me dice, necesita uno muy grande y de gran calidad. Vaya un día a la feria de Quiroga que se celebra los 10 y 27 de cada mes y allí encontrará el mejor ejemplar."

Ese ourensán le recomendaba esos mercados del mes no para que los comerciantes de esa Villa hicieran buena ganancia; lo hacía porque , como no tenía muy buena relación con los naturales de ese pueblo, al percatarse de que era el mismo demonio , se lo deseaba mandar.

Una vez que Lucifer se enteró, en la conversación mantenida con el afilador, donde estaba ese pueblo, se despidió de él también con los modales propios del taimado y ladino. Presto, cuanto que llegó un día feriado de Quiroga, en la Villa se presentó. No le hizo falta recorrer los puestos del mercado buscando un caldero ya que ninguno sería como el que estaba viendo, el que conforma ese hermoso Valle .

Satanás al contemplarlo exclamó:
-"Qué lindo! Este es el caldero que preciso!! Voy a llevármelo al averno Es magnífico y grandioso !"

Meditando como apoderarse de ese recipiente se acercó a beber agua a las orillas del Sil y descansar un poco bajo unos sauces, pero se olvidó Mefistófeles de que todos los potes mágicos tienen custodios que los amparan y protegen. Uno de ellos es este río. Cuando estaba bebiendo quedó abrasado por el calor que ese desprendía pues esa lengua de agua cuida de este recipiente. Al mismo tiempo los montes le arrojaban grandes peñascos para aplastarlo, ya que estas elevaciones no son más que grandes gigantes encantados que están formando orográfica cadena custodiando a este pote.

Le gritaban al demonio:
-" Fuera de aquí!. Este caldero no es de bronce, está hecho de aleación de barro y oro ."

Y por si no le bastara, tras él, que huía despavorido, se abalanzaban brazos muy largos terminados en garras: eran los sarmientos de las vides que le perseguían . Por A Labrada arriba desapareció y nunca más quiso por allí volver conformándose con su pote que, aunque deteriorado y viejo, para lo que lo quiere le sirve de más y, el del valle de Quiroga, bendecido por la Virgen de la Remedios, que fue la única que, con su bendición, evitó que ese maléfico ser nos dejara sin este natural caldero, siempre aquí estará para hacer el mejor caldo, esos vinos tinto o blancos que quien los prueba se reconforta quitándole el frío de la vida y librándole de demoníacas apariciones. Por eso cuando algún demonio joven le dice a Satán:

-" Es Feria del Vino en Quiroga. ¿Vamos allí? "

Se enfurece y prorrumpiendo en alaridos exclama:

-" Como me entere que alguno de nosotros va a ese perol, lo marco con estas trébedes y lo asaeteo con mi tridente ; pues me han dicho que el que bebe de él se torna anacoreta y, en esos montes para siempre queda."

Ante esas `palabras todos declinan esa idea pero, un día una joven demonia, muy guapa, no pudiendo resistir tal tentación, se escapó de los infiernos y a esa fiesta acudió. Le gustó tanto que para siempre aquí quiso quedar. Solamente toma aspecto femenino en la Feria del Vino para beber y disfrutar como una joven más y, al rematar esa fiesta desaparece pero, cuenta un pescador muy viejo que, en más de una ocasión, la ha visto tendída tomando el sol en una peña junto al río y es una sirena lindísima que en las aguas del Sil habita y hasta a la misma Quiroga hubo quien le llamó “La Sirena Durmiente del Sil”, puede que en memoria de la que dejó los infiernos para venirse a este Valle de gloria.
Pol, Pepe
Pol, Pepe


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
ACTUALIDAD FONMIÑÁ
Blog Fonmiñá
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania