Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El futuro de Alcoa y de la Mariña Lucense

martes, 13 de octubre de 2020
Según he leído, el complejo de Alúmina – Aluminio en San Ciprián se inaugura en octubre de 1980. Un complejo que traía la contaminación por flúor y que, inicialmente, se iba a instalar en Villagarcía de Arosa, pero hubo una fuerte oposición popular a dicha ubicación. El proyecto industrial de Alúmina – Aluminio llevaba aparejada la puesta en marcha de una central nuclear a pocos kilómetros en Xove, para abastecer de energía al complejo, algo que luego no se llevó a cabo.

Alúmina – Aluminio era una filial de Inespal (Industria Española del Aluminio) perteneciente al INI (Instituto Nacional de Industria). Pero en 1998, en tiempos de Aznar, la empresa americana ALCOA (Aluminum Company of America) compró Inespal, que tenía beneficios, en condiciones muy ventajosas, con ayudas para la tarifa eléctrica. El resultado final es que, después de haber casi regalado la empresa estatal Inespal a Alcoa y de darles subvenciones estatales por un importe total de 1000 millones de euros, ahora resulta que a Alcoa no le interesa seguir en San Ciprián y se quieren ir con la música a otra parte.

A largo plazo poco se puede esperar de una multinacional porque detrás están los grandes inversores de los mercados financieros, es decir, el capitalismo, y el capitalismo es insaciable. Hay que tener en cuenta que una multinacional necesita tener muchos beneficios para repartir dividendos a sus accionistas y pagar elevados sueldos a sus directivos, algo que no ocurre en las empresas estatales. Por ello, si no consiguen los beneficios que quieren, se van, porque, al fin y al cabo aquí estaban de paso. Si bien es cierto que Alcoa creó mucho empleo en A Mariña, al final, si nadie lo remedia, el aluminio de San Ciprián podría tener los días contados.

Teniendo en cuenta que, según las últimas noticias, Alcoa no quiere vender la empresa al SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) ni al Grupo británico GFG Alliance y va a apagar las cubas y despedir a 524 trabajadores, el Gobierno debería intervenir la empresa, abonando a Alcoa exactamente lo que pagó por Inespal en tiempos de Aznar, y a partir de ahí, “carretera y manta”. Alcoa no saldría mal parada porque se llevaría los beneficios que tuvo durante algunos años y los 1.000 millones de euros que recibió del Gobierno en subvenciones para la energía. Luego el Gobierno, si lo considera oportuno, podría vender la empresa, por medio del SEPI, al Grupo GFG Alliance.

En cualquier caso, en el futuro la riqueza de la Mariña Lucense podría ser la agricultura, la ganadería, la pesca y la madera, y algunas pymes que fabrican bien e innovan. Eso es lo que habría que potenciar, porque las fértiles tierras, las abundantes lluvias, las verdes praderas, el mar y los bosques, siempre estarán ahí. Además, los productos del campo y del mar, es decir, los alimentos, son mucho más importantes que el aluminio.
Paz Palmeiro, Antonio
Paz Palmeiro, Antonio


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania