Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Columnismo y falacias

viernes, 09 de octubre de 2020
En la tesis doctoral Evolución del Columnismo de Francisco Umbral (1961-1997). Aspectos retóricos argumentativos de Bernardo J, Gómez Calderón de la Universidad de Málaga, dicha tesis, en el capítulo 4 indica que Umbral cae en una serie de falacias.

Doy por hecho que todos los articulistas y columnistas, caeremos en algunas de las casi cien falacias existentes, y desde luego el público en general, en su vida diaria. Por tanto, he estimado que quizás habría que explicar, algunas de éstas, para que ni en el articulismo, ni en la vida diaria, caigamos, primero, por el bien nuestro, no creer ideas y conceptos erróneos, segundo, por los demás. El ser humano se merece la verdad, el lector, pero también el articulista, también, cualquier persona.

1. Falacias o sofismas o falsos argumentos o paralogismos.

1º Las falacias son razonamientos incorrectos que tienen la apariencia de un argumento, pero que están incorrectamente construido.

2º Se suele utilizar el concepto o término de sofisma a los argumentos conscientemente falsos con voluntad de engañar. Y se reserva el término de falacias y paralogismo para los razonamientos sin voluntad de engaño.

3º Argumentos que no siendo verdaderos lo parecen.

4º Tipología.
a) Formales.
b) Informales o materiales.

2. Falacias formales.

1º Falacia de la afirmación del consecuente o de la ignorancia del consecuente. .
Error en la aplicación del Modus Ponens.

2º Falacia de la negación del antecedente.
Error en la aplicación del Modus Tollens.

3. Falacias no formales.

1º Argumentum ad baculum.
Se utiliza las amenazas como razones.

2º Argumentum ad hominem.
Consiste en apelar a las circunstancias o errores del contrincante para descalificar sus argumentos.

3º Argumentum ad verecundiam o argumento de autoridad o argumentum ad authoritas.
Consiste en defender una tesis invocando a alguna persona de gran reputación, autoridad o poder que haya sostenido esa tesis. Este argumento tiene un cierto grado de validez a falta de uno mejor.

4º Argumentum ad ignorantiam.
Consiste en pretender que algo es falso porque no se ha podido demostrar que es verdadero o viceversa. Ej. No se ha podido demostrar que exista vida fuera de la tierra, por tanto, no hay vida fuera de este planeta.

5º Argumentum ad misericordiam.
Apela a la piedad para aceptar una determinada conclusión.

6º Falacia del accidente o pista falsa.
Consiste en concentrar la atención sobre aspectos secundarios o incorrectos y extraer, por tanto, de ellos una conclusión equivocada.
Consiste de extraer de modo ilegítimo una regla general de un caso particular.

7º Falacia del principio (petitio principii) o argumentación circular.
Cuando para demostrar algo se echa mano, precisamente, de aquello que se quiere demostrar. Se define A a partir de B y B a partir de A.

8º Anfibología.
Cuando se trata de alguna ambigüedad sintáctica, que afecta a toda la estructura de la proposición, no sólo a una palabra. Ejemplo: "Lo vi sentado en un banco". No queda claro si quien estaba sentado en el banco es quién mira o quien es visto.
Utilizar en la argumentación y en la conclusión una misma palabra, pero con significados diferentes, para así salvar la validez de la argumentación.

9º Falacia por composición.
Consiste en predicar ilegítimamente de la totalidad lo que predicamos de cada una de sus partes.

10º Falacia por división.
Es lo contrario a la falacia por composición.

11º Falacia ex populo.
Defender una tesis apelando a que todo el mundo está de acuerdo con esa opinión.

12º Falacia ad populum.
Consiste en halagar al oyente, o apelar a sus sentimientos con el fin de que admita una propuesta pero sin aportar pruebas reales de la bondad de dicha propuesta.
En estos argumentos se recurre a provocar el entusiasmo u otros sentimientos de las personas con el fin de que otorguen su asentimiento a lo que sostiene el hablante sin aportar prueba alguna.

13º Confundir una relación accidental con una relación causal.

14º Tomar la parte por el todo.
Aplicar a una totalidad, en deducir un rasgo acerca de una totalidad a partir de observar un caso o muy pocos casos.

15º La ignorancia del argumento.
Consiste en una confusión de las cuestiones a demostrar. Se argumenta contra una tesis en base a algo que no tiene que ver. Ejemplo se demuestra el creacionismo , diciendo que la vida no puede surgir de la no vida, porque se indica que en la Luna no hay vida.

16º Falacia naturalista.
Consiste en deducir un juicio de valor a partir de un juicio de hecho

17º Falacia idealista.
Contraria a la anterior, parte de un juicio de valor para deducir de ahí un juicio de hecho.

18º Preguntas complejas.
Preguntas enrevesadas y ambiguas. Preguntas en las que, disimuladamente, se supone algo que se quiere dar por verdadero sin discusión. Por ejemplo preguntar si se ha arrepentido del crimen que alguien ha realizado… se da por supuesto que ya lo ha realizado.

19º Argumento post hoc, ergo propter hoc (de la falsa causa).
Confundir una relación accidental con una relación causal.
Consiste en establecer una relación causal entre dos fenómenos sólo porque uno va después del otro.

20º La generalización apresurada o inducción precipitada o temeraria.
Una de las falacias más comunes que todos cometemos es la generalización apresurada, que consiste en pasar de una proposición particular como "algunos madrileños son x", a una proposición universal como "Todos los madrileños son x".

21º Argumento de pendiente resbaladiza.
Muchos de los argumentos que pertenecen al tipo de pendiente resbaladiza tienen la estructura siguiente:
Si haces A1 se desencadenará A2, De A2 se desencadenará A3… de An., se seguirá An.
An no es deseable.
Luego no hagas A1.
Se trata de argumentos basados en el llamado "efecto dominó". Este argumento puede ser positivo o negativo según como se utilice, y en qué pruebas se utilice.

22º Información insuficiente o supresión de prueba.
Se incurre en esta falacia, cuando al argumentar se elimina la información que no nos beneficia o se la ofrece sesgada, es decir, dándole la interpretación que más nos interesa.

Se trata de las falacias que se montan sobre la ocultación de una parte de información que es relevante para el asunto.

23º Falacia semántica.
Se trata de utilizar una palabra dándole distintos significados a lo largo de nuestra argumentación. De este modo la confusión y ambigüedad están aseguradas.

24º Falso dilema.
Recurso consistente en plantear una cuestión desde dos únicas alternativas posibles, casi siempre radicalmente antagónicas, y que en la mayoría de los casos expresan de modos tácitos las creencias de quien las propone.

25º Falacia del hombre de paja.
Consiste en ridiculizar o menospreciar con ironía la postura de un individuo para posteriormente refutarla fácilmente, se trataría en el fondo de una variedad de falacia ad hominem.

26º Falacia persuasiva.
Se produce cuando en la definición de un cocnepto, que ha de ser objetiva y neutral, se introducen valoraciones subjetivas o emotivas.

27º Falacia de descalificación de la fuente.
Cuando se menosprecia o infravalora, injustificadamente, la fuente de los datos de que se sirve nuestro adversario y que hablan en contra de nuestra posición.

28º Non sequitur.
Esta expresión que significa literalmente "no se sigue", sirve para designar cualquier mal argumento en el que la conclusión no se sigue de las premisas. En cierto modo, toda falacia es un "non sequitur".

29º Provincianismo o etnocentrismo.
Cuando se toman las costumbres o tradiciones de una determinada zona o región o población o país o cultura como modelo válido a seguir por todo el mundo.

Paradojas.

1º Paradoja procede del griego "paradoxos" y etimológicamente significa "término que contradice al opinión común"; se refiere a aseveraciones en neta contradicción con el sentido común o con los principios elementales de la lógica.

2º Según José María Sagüillo, una paradoja se define como "una argumentación cuyas premisas se creen todas verdaderas, su conclusión se cree falsa y su cadena razonamiento se cree correcta". Por tanto en algún punto se está cometiendo un error.

3º Son argumentos irresolubles, contradictorios.

4º Razonamiento sorprendente que pone en cuestión los límites de nuestro pensar.

5º Tipologías.

a) Paradojas lógicas o paradojas sintácticas.
Están referidas a argumentos formales. Ejemplo la paradoja de Russell y Burali-Forti.
Se producen cuando no diferenciamos entre los niveles de lenguaje que indican. Estas paradojas se resuelven con el auxilio de la teoría de los tipos; es decir, propone esta teoría la gradación de niveles de enunciados.

b) Paradojas semánticas.
Se derivan del significado de los términos involucrados, especialmente de las nociones de verdad y falsedad. La más famosa es la paradoja del mentiroso o de Epiménides.
Este enunciado de esta paradoja lleva a una contradicción es porque envuelve una confusión entre lengua y metalengua.

c) Paradojas de confirmación o inducción.
Son aquella que hacen referencia a los problemas de la inducción como fundamento de las proposiciones sintéticas (aquellas que describen al estructura de la realidad).

5º Ejemplos de paradojas.

a) La paradoja de Epiménides el cretense.
b) Paradoja de Cervantes en el Quijote.
c) La paradoja del barbero de Russell.
d) Paradoja del montón.

6º Las paradojas son una situación del límite de los sistemas axiomáticos.

5. Aporías.
Aporía, palabra procedente del griego que significa literalmente "camino sin salida", se puede entender cualquier dificultad lógica en apariencia insuperable, y en ese sentido las paradojas son también aporías. Pero hay ciertos problemas filosóficos, como los que plantea Zenón de Elea con sus demostraciones de la imposibilidad del movimiento, que son llamados aporías en sentido estricto. Por ejemplo, las Aporías de Aquiles y al tortuga y la de la flecha.

6. Antinomias.
Es una palabra de origen griego "antinomia", pertenecía al lenguaje jurídico y significaba "contra la ley"; actualmente es más bien un término del lenguaje filosófico y se refiere a la contradicción lógica existente entre dos afirmaciones cualesquiera, ambas igualmente válidas. Ejemplo Antinomias de Kant.

7. Paralogismos.
En sentido amplio significa "razonamiento falso", y sería, por tanto, sinónimo de falacia o sofisma. A diferencia del sofista (que es un argumento incorrecto que se sabe incorrecto y se utiliza para engañar, persuadir o vencer al contrincante en una disputa), quién incurre en un paralogismo no es consciente de ello. Kant hace amplio y especial uso de este concepto en su Crítica de la razón pura.

8. Sofisma.
Falso argumento con apariencia de verdad (se le conoce también por silogismo aparente), con el que los sofistas, filósofos griegos contemporáneos de Platón y Aristóteles refutaban a sus contrincantes en las disputas. Viene a ser sinónimo de falacia y paralogismo, y como sinónimo de estos dos términos se emplea habitualmente.

El articulismo y la argumentación, en la literatura y en la vida, está constituido por la búsqueda de la realidad, es decir, de la verdad, de la bondad-bien y de la belleza. Un artículo, tiene que arrastrar el carro de la belleza, pero no puede por ansiar la belleza, tapar y esconder la realidad, es decir, la verdad como bien, el bien como verdad, verdad-bien.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania