Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Más sobre el tamaño de una población

lunes, 28 de septiembre de 2020
Mi anterior artículo ha generado algunos comentarios interesantes y los quiero contestar ahora desde aquí.

En primer lugar, tenemos un dato inamovible, que es el tamaño censal, 20 urogallos. De ellos no sabemos su reparto en machos y hembras, sólo su número después de haber realizado un censo, un conteo. ¿Es importante este dato? Pues claro que lo es. Nos indica hasta qué punto está utilizado el territorio por esta especie y cómo están de disponibles los recursos que necesitan para subsistir y reproducirse.

Desde un punto de vista biológico, podemos preguntarnos si esa población de 20 individuos es una población estable o si no lo es. De una población biológica, (Conjunto de individuos que se reproducen entre sí y tienen hijos fértiles) debemos esperar que supere los hechos adversos a los que se ha de enfrentar, hechos que suponemos como provenientes de la selección natural, es preciso que los hijos de estos 20 individuos alcancen la madurez sexual, que se reproduzcan y que esos hijos sean fértiles.

Si se cumplen todos esos condicionantes, la población se autoperpetua. El requisito de hijos fértiles está vinculado a la condición de autoperpetuación. Un grupo de caballos y burras en iguales cantidades, nunca formarán una población, pues sus hijos serán todos estériles.

¿Cómo se pueden o deben distribuir por sexos los componentes de una población? Depende. Si lo que queremos es producción de huevos o carne (pienso en ganado doméstico), lo mejor puede ser unos pocos machos y muchas hembras. Esto también es válido para plantas en las que los pies están separados en machos y hembras, como los kiwis. En ambos ejemplos, animales y vegetales, en cada generación se requiere un gran aporte de trabajo humano para mantener las proporciones y seleccionar los progenitores.

Cuando hablamos de poblaciones naturales, debemos tener en consideración otros factores biológicos, pues queremos que la población siga sus propios cauces y no dependa de los humanos en todas las generaciones. Queremos que sus proporciones, progenitores, parejas, y más variables biológicas, deriven de la misma naturaleza y estructura de la población.

Volvamos a los 20 urogallos, una cantidad que no podemos variar, y que representa el número de individuos que hay en el monte. Entonces es cuando aparece el concepto de tamaño eficaz frente al de tamaño censal.

Tamaño censal = N.

Tamaño eficaz = Ne

¿Son la misma cosa? No. El censo de urogallos nos indica el número de ellos que están presentes en ese hábitat. El tamaño eficaz nos indica a cuántos reproductores equivalen esos 20 urogallos. Ese número de 20 no lo podemos cambiar. Es lo que hay, nosotros podemos calcular la equivalencia en reproductores, pero siempre dentro de un número fijo, 20. El máximo valor se obtiene cuando el número de machos es igual al de hembras. En este caso, 10 y 10.

De todos modos, es un tamaño ridículo si tenemos en cuenta la poca variabilidad genética que pueden poseer y que, además, es muy posible que entre ellos exista un alto nivel de consanguinidad.

Un dato indirecto que se utiliza como indicativo de peligro de extinción, es el del bajo tamaño de una población.
Valadé del Río, Emilio
Valadé del Río, Emilio


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania