Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Códigos QR en nuestras calles

martes, 15 de septiembre de 2020
Hay quien dice que Lugo es una ciudad con poca información callejera para peatones. Tal vez se refiera a los rótulos que señalan los nombres de calles, a los que indican lugares de interés o bien a aquellos que informan sobre las singularidades de un lugar o edificio. En general, estos rótulos responden a preguntas que se puedan hacer los transeúntes, de fuera o de aquí. Han de informar a quienes buscamos información. Una de las carencias más estrepitosas que encuentro en nuestra ciudad es que no existe ninguna orientación callejera para acceder al adarve de nuestra Muralla, Patrimonio de la Humanidad. Si procedemos así con monumentos de tal rango, ¿por qué nos vamos a esmerar con otros menos singulares en cuanto a patrimonio artístico o histórico?

En algunos lugares existen, es cierto, paneles grandes, tipo póster, con el plano de la ciudad, pero en ellos falta un dato importante, el señalar mediante cualquier signo, el lugar del plano en el que encuentra quien lo observa, algo del tipo “Usted está aquí”. En más de una ocasión, alguien me ha preguntado esto frente a algún plano orientativo de la ciudad.

No obstante, e insistiendo en mi asombro por la carencia de indicaciones callejeras de acceso a la muralla (una rampa, incluso, utilizable por silla de ruedas), creo que tampoco estamos tan mal informados como se pudiera suponer en una visión superficial.

Desde el año 2008, el Concello, el FEDER, (Institución de la UE para el desarrollo de las regiones) y el Proxecto Urban han implantado una amplia red de paneles que informan sobre las singularidades patrimoniales que podemos encontrar dentro del recinto amurallado. Tengo conmigo un plano guía de Lugo correspondiente al año 2015 (Plano centro Histórico de Lugo, se llama), en el que viene recogida mucha información acerca de nuestra ciudad. Para la edición del plano, además de las entidades que indico anteriormente, también subvencionó la Diputación Provincial.

Este proyecto de información ciudadana me gusta mucho porque viene a ser la parte visible de un amplio trabajo de recopilación de datos, redacción de textos, búsqueda de actores apropiados y utilización traductores idóneos. Me explico. En 46 lugares de dentro de Muralla, incluidas las puertas, se instalaron paneles apropiados al sitio, nada llamativos, a no ser que se esté familiarizado con su presencia. En cada panel aparece un breve, pero riguroso, texto explicativo del monumento al que está adosado. El texto está en Gallego, Castellano, Inglés y Braille. Así aparece en cada uno de los 46 paneles a los que me refiero. Pero, además, junto a cada uno de los textos gallego, castellano e inglés, aparece un código QR que podemos descargar con el teléfono móvil y tener acceso a la información que nos aporta. Incluso, almacenarla o enviarla.

Si descargamos esa información, se nos abre un vídeo de poco más de un minuto de duración. Su formato viene a ser uniforme para todos los paneles. En cada uno de ellos, y con fondo en blanco y negro, un personaje relacionado con el monumento, nos explica su origen o su causa. Los personajes que aparecen son muy variados: la reina Isabel II, Santo Domingo de Gumán, el Obispo Izquierdo o Nemesio Cobreros son algunos. Al final, el vídeo pasa a color, vemos el monumento en nuestros días, y una persona joven nos explica su uso actual.

Me gusta mucho este tipo de información para todo aquel que quiera acceder a ella. De fuera y de dentro, también lucenses de siempre que tal vez nunca sospecharon de esta posibilidad a pesar de tenerla al alcance del teléfono móvil. Me gusta la idea y el conjunto de monumentos recogidos en el proyecto. Ojalá se amplíe su número, pero lo que hay ya permite hacerse una buena imagen del patrimonio lucense de dentro de muralla.

Otra cosa que me pregunto es por el número de lucenses, de cualquier edad, que conocen esto y que, conociéndolo, lo han utilizado. Animo a verlos. Tampoco creo que sea cuestión de recorrerlos todos para irlos conociendo, pero sí utilizarlos cuando se presente la ocasión. Estoy seguro de que, entonces, alguien sentirá orgullo de lo que se sabe, y puede, hacer en Lugo
Valadé del Río, Emilio
Valadé del Río, Emilio


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania