Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Sobre la muy necesaria deontología en los medios de comunicación

martes, 25 de agosto de 2020
Proverbios 11: 2: “Cuando viene la soberbia, viene también la indignidad; más con los humildes está la sabiduría”
Juan Pablo II: “Dios se deja conquistar por el humilde y rechaza la arrogancia del orgulloso”

Creo que la “Tertulia de chicos” (sábado 22 agosto 2020) del programa “Cope fin de semana de Cristina”, además de ser radicalmente críticos de todo y todos (lo que se suele hacer en esta tertulia, pero tambien en otras, en otros programas de esta cadena, en otros medios, cadenas, etc. públicos, privados, etc.), deberían plantear alguna alternativa, debidamente fundada para cambiar la situación que se critica y no ser tan divinamente superiores, supremacistas…

En los medios de comunicación (que sigo, públicos y privados, locales, regionales, nacionales, internacionales, etc.), el sistema educativo, cultural y demás instancias de encarnación y socialización, creo que, para tratar de mejorar las cosas, hay que ser, además de deontológicos, honrados, humildes (saber, siempre, aprender, honradamente y con el mayor rigor, de los errores, fallos, fracaso propios, ajenos, etc.); además de defender el juego, competencia y cooperación limpios; hay que ser positivos, ejercer una critica fundada positiva, constructiva, bien medida, definida, explicada, controlada y que sirva para mejorar las cosas, pues, de lo contrario, al criticarlo todo, a todos, etc., se promueven a los peores salvadores, los peores caudillismos, populismos, extremismos, fundamentalismos, las peores demagogias, a los peores demagogos, etc.; los peores narcisismos individuales y de grupo, egocentrismos, grupocentrismos, etc.

Además, en “Tertulia de chicos” (22-08-20), que se criticó a todo, todos…, se debieron de dar datos justos, bien medidos, pues, en contra de lo que se dijo, en el mundo occidental más desarrollado y avanzado, hay bastantes naciones que tienen bastantes más funcionarios que España y que, además, trabajan, funcionan mucho mejor, son más productivos, rentables. Y esto, la justa y necesaria rentabilidad, tanto en lo público como en lo privado y también en los medios de comunicación, donde se debe medir como es debido; la justa y necesaria rentabilidad es fundamental, esencial para conseguir la mejor competitividad, productividad, el mejor desarrollo deontológico democrático, constitucional, legal, responsable, respetuoso, riguroso, competente, cooperativo, critico positivo fundado, eficiente, creativo, rentable-enriquecedor económica, social, sanitaria, asistencial, humana, integradora, cultural, medio-ambiental, ética. espiritualmente.…

Y, todo ello, con mucha menos politiquería, partidismo, sindicalerismo, funcionarismo, corporativismo, sectarismo, etc.; con mucho menos subvencionismo, ayudismo, etc.; con mucho menos clientelismo, nepotismo-familiarismo, amiguismo, pelotillerismo, servilismo, chanchullismo, comilonismo, tragacionismo, comisionismo, todo vale por sacar tajada material, inmaterial, sexual…; con mucha menos soberbia, prepotencia, arrogancia, chulería…; todo ello, con la selección, promoción y control, con justicia justa muy bien medida, definida, aplicada y controlada, de lo mejor, de la mejor calidad en forma y fondo, de los mejores-deontológicos, etc., en lo político, publico, privado, eclesial, creyente y no creyente, en los medios de comunicación y en el resto de las instancias de encarnación y socialización, en los diferentes medios, instancias, sectores y campos sociales.

Al no hacerlo así, ello da lugar, viene dando lugar a que España, la gran nación española, entre otras cosas, tenga, en el mundo occidental, etc., un paro general, paro juvenil, etc., mucho mayor, mucha mas precariedad, economía sumergida, mayores tasas de fracaso en la educación, mucho menor nivel educativo, universitario, etc., mucho mayor malgasto público, privado, mucha mayor corrupción, juego sucio…, menos competitividad, menos productividad…

Conviene no olvidar que, en España, a los políticos los eligen los españoles y provienen de la sociedad española y en esta hay ciudadanos, grupos, medios, funcionarios, no funcionarios, etc. buenos, muy buenos, deontológicos, honrados, humildes, competentes, rigurosos, creativos, etc., a los que hay que trata de elegir, seleccionar, promocionar y controlar, con justicia justa bien medida y por el mejor desarrollo deontológico, por el bien, la verdad responsable, etc.

Por todo ello, y como vengo señalando, creo que hay que ser, individual, familiar, grupal, social, colectivamente, por arriba, en medio, abajo, etc., mucho más deontológicos, honrados, de, por y para el juego, competencia y cooperación limpios, muy humildes, rigurosos, competentes, eficientes, positivos, etc. Y crear, aplicar, defender, promover las condiciones, todo lo necesario que lo haga posible a los diferentes niveles, en los diferentes medios, instancias, sectores y campos sociales. Y todo ello, muy bien medido, definido, explicado, aplicado y controlado, con justicia justa…

Lo que, en la Cope, establece el Ideario Cope y que está, debe estar para cumplirse, además, de proclamarse. Al igual que, en lo político, publico, privado, eclesial, creyente, no creyente, etc., establecen otros códigos deontológicos y que, también, están, deben estar para ser cumplidos.

Romanos 12: 21: “No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence al mal con el bien”

Sócrates: “La verdadera sabiduría esta en reconocer la propia ignorancia”
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania