Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cuestiones sobre los libros de artista, I

viernes, 21 de agosto de 2020
Quizás, después de toda la vida dedicar una gran cantidad de tiempo y esfuerzo, al arte y al arte plástico, y, entre otros, al género del libro de artista, quizás, deba, ahora, exponer en textos con palabras, algunas reflexiones, que quizás, no sean demasiado profundas e innovadoras, pero posiblemente, aporten alguna pequeña lucecita.

- Se han definido los libros de artista de mil modos, quizás, siempre cayendo en la simplicidad, creo que un libro de artista “es un libro en sí, que alcanza un grado de belleza importante”, o ¡que el texto escrito, si lo tiene, y la forma-estructura, abre nuevas formas de entender el mundo”.

Cierto es, que existen diversidad de tipos y taxonomías de libros de artista, igual que podrían existir decenas de formas del concepto escultura, y, no solo diríamos, por los estilos, sino en sí. Pero pienso que los códices medievales ilustrados o iluminados, que son libros de una gran belleza, son “los primeros libros de artista”.

Diríamos, que existen dos grandes categorías, que condicionan esencialmente el concepto de libro de artista, los libros de artista o ejemplares únicos o libros únicos, y, los libros de artista, multiplicados, estos últimos, sean en una serie limitada de ejemplares, o sean sin limitación.

Cierto es, que de la primera forma o estructura, los libros de artista únicos o de un solo ejemplar, después, se podrían construir copias facsimilares, igual que se hace con los códices medievales, que fuesen casi idénticas, y se podrían, también hacer una serie numerada…

Si tenemos en cuenta, lo antes escrito, por tanto, tenemos que retrotraer, aunque con otro nombre, y por necesidad, el libro de artista a los textos o códices medievales, que tenían un nivel de ilustración importante y esencial. Cierto que no se podría escribir o copiar o editar un libro, si no se copiaba a mano, y algunos se le añadían ilustraciones.

Pero algunos de ellos, “los libros más bellos del mundo”, como Umberto Eco, indicaba de los Beatos medievales, ya alcanzaban un nivel, de contenido y concepto y forma y belleza, tan alto, que son a mi modo de ver, comparables a grandes catedrales. Ya, se decía, que la Biblia de San Luis, sea cierto o no, Alfonso X, el sabio, no permitía que la viese nadie, sin su permiso, ejemplar original que está en la catedral de Toledo.

Por tanto, si admitimos el anterior aserto, tenemos que aceptar que el concepto de libro de artista, es de 1960, como los especialistas indican, pero la realidad es y empieza a la edad media, por tanto, tienen un desarrollo de algún modo, todo libro o toda obra, que a lo largo de los siglos, tiene texto, por eso es libro, pero alcanza un alto nivel estético, se puede considerar, desde una doble perspectiva, es un libro, pero además es una obra de arte, en el género de arte plástico, en el subgénero de libro de artista.

Pero también, libros que se han ido realizando a lo largo de los siglos, que se han conservado, y que tienen un alto nivel de contenido estético o de belleza, también podrían ser considerados como libros de artista, o mejor dicho, esa doble categoría, libro y libro de artista. Por ejemplo, los libros ilustrados de William Blake. Y, desde luego otros autores, del mundo. Por consecuencia, tenemos que aceptar que existe el género plástico dibujo, la pintura en sus diversas formas y materias, la escultura, pero a lo largo de los siglos se ha desarrollado, otro género, que “nunca hemos dado mucha importancia como género”, que es el libro de artista, tanto en Oriente como en Occidente.

Por consecuencia, se tendría que crear comités de expertos, o críticos o teóricos de este género plástico, que empiecen a horadar en la historia, y comenzar, a ver, textos escritos, en forma de libro, que tienen en sí, un alto nivel de ilustración o dibujo o pintura, de belleza, que la forma y lo dibujado-pintado, tiene una categoría suficiente en sí, de belleza y de estética, y ser considerados, en esa doble categoría, un libro con ilustraciones, sea ejemplar único o múltiple, y por otro lado, ser un ejemplar, que está dentro de la categoría también de “libro de artista”, sea de hace veinte años o de cien o de mil…

Si admitimos lo anterior, abrimos el concepto de libro de artista, a la categoría, de “libros ilustrados”, o dicho de otro modo, libros con ilustraciones, que tienen una categorización suficiente de nivel estético y de belleza, aunque sea hayan realizado miles de copias, podrían entrar en esta categoría, no son o serían solo libros ilustrados, sino que abrirían un nuevo horizonte, el del libro de artista. Considero, de antemano, que es una concepción, demasiado amplia, para los puristas, que solo llegan al libro de artista, a 1960, y a lo sumo, libros con textos y grabados, hasta el siglo diecinueve, por lo general numerados. Pero quizás, algunos libros ilustrados, solo hechos para y con el concepto de ilustración, para ediciones normales, podrían entrar en una subcategoría del libro de artista.

De todas formas, dejamos este guante de reflexión, para posteriores reflexiones, porque aquí, claro están entrarían algunos libros que entrarían en el cómic, otros, en la categoría, del libro ilustrado, con ediciones múltiples.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania