Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Confesiones II de Juan de Portoplano

viernes, 01 de mayo de 2020
El de Portoplano sentía que ya estaba al final del camino. No sabía si le quedan mil noches o diez mil en este mundo, pero ya sabía que estaba en el último tramo o trazo, el último tercio o el último cuarto. Quizás, a si mismo se merecía sintetizar un poco el propio existir, el existir en general. Quizás, de tanto espejos e imágenes que había tenido, no se reconocía en ellas y desde ellas, y, ese había sido su gran drama.

- Ante un hecho, a veces, te viene una alegría profunda, otras veces, otro hecho, te sume en una tristeza profunda.

- Hay personas que demasiadas cosas que tocan, las convierten en tristeza o pesadumbre.

- El corazón que está roto por dentro, es muy difícil que no supure tristeza y dolor.

- Todo el mundo sobrelleva una herida o trauma o dolor profundo. Pero no todo el mundo responde del mismo modo.

- Que tu dolor profundo o herida grave o trauma, procura que no sea la fuente de crear en otros, más heridas profundas o más traumas.

- Que alguien, individuo o colectivo, te hayan hecho un gran mal, no significa que la humanidad sea responsable de ello.

- Existe un segundo o un minuto antes de un acontecimiento equis. Sucede ese hecho o acontecimiento o noticia, y es malo, y después, viene una enorme tristeza y angustia y pena. Si es bueno, deviene una gran alegría. Solo han pasado unos segundos o unos minutos.

- No solo llores por las injusticias que sufrieron tus abuelos o bisabuelos, sino que piensa que los otros, también tenían bisabuelas y abuelas, que también sufrirían injusticias graves.

- Te ha caído una losa, una losa de pesadumbre y te está aplastando, y no sabes como respirar…

- ¡Señor, Señor Dios Bueno, ya es hora de que nos veamos y estemos juntos…!

- Si Dios no existe, porqué usted como individuo o perteneciente a una ideología o colectivo, tiene tanta inquina y rencor y maledicencia contra Dios, la religión y lo sagrado. Si Dios no existe, porqué tanto deseo y pasión para que Dios quede relegado a las casas y a los individuos, y no tenga ninguna presencia en la sociedad y sociedades humanas. Si Dios no existe, porqué tanta intención y deseo de quitar a Dios de todo ser humano, aunque lo tape o adorne de libertad, tolerancia, y otros principios. Si Dios no existe déjelo tranquilo, al final, es una idea que no existe, y permita, que otros seres humanos que creen que existe, sigan pensando que existe.

- ¿Por qué existen individuos y colectivos y entidades e ideologías que quieren que la moral y la ética, con todos los matices que se ha considerado buena y eficiente durante siglos y milenios, que viene de Aristóteles y Platón, aquí en Occidente, pasando por todos los siglos y que se ha ido perfeccionando y puliendo y matizando, además inserta en el Nazareno, por qué quieren que esa moral se diluya, vaya desapareciendo de los corazones de los seres humanos…?

¿Por qué individuos y entidades de diverso tipo quieren que los humanos vayan cayendo en inmoralidad, amoralidades, antimoralidades según una ética, que ha sido admitida durante siglos en Occidente, una ética que tiene una gran parte de razón y otra gran parte de influencia del cristianismo…?

¿Por qué tanto interés que el cristianismo, especialmente, el catolicismo decaiga en el corazón de los seres humanos, de individuos y colectivos, de la sociedad y de la cultura, de la literatura y del arte y de cualquier manifestación, sea la enseñanza, la escuela, la multitud de entidades sociopolíticas…?

- ¿El marxismo es un idealismo, aunque no sea un idealismo idealista sino un idealismo materialista? ¿Por lo cual, como todo idealismo, parte de unos principios, que apenas se modifican y siempre intentan aplicarlos, sin darle suficiente importancia a la realidad, no solo a la realidad de los axiomas o principios de los que parten, sino a la realidad social y a la realidad humana, a lo que el hombre es y no solo lo que dice ser y no solo que quiere ser, sino a su verdadero comportamiento? ¿Por eso, al ser un idealismo aunque sea materialista, toma el poder una y otra vez, a lo largo de este siglo último, y al final, se establece en el poder, y cuándo toma el poder, al final siempre acaba perdiéndolo?

¿En cambio los capitalismos y liberalismos, no son idealismos, aunque tengan un suficiente número de ideas básicas, pero siempre se están adaptando a la realidad en mayor o menor medida, lo que el hombre es, y no solo lo que dice ser, ni lo que quiere ser, por eso, desde que han tomado el poder, siempre se van adaptando a nuevas realidades, y siempre van tomando y retomando el poder y adaptándose a las realidades nuevas…?

¿Con esto no estamos hablando, que un sistema sea mejor que otro, ni en la teorización, ni en los fines, ni en la realización, sino diríamos expresar una serie de preguntas sobre las cuestiones reales y de la realidad…? ¿Igual que los marxismos y neomarxismos son muy creativos, a la hora de ir tomando el máximo poder y el poder, a lo largo de este siglos último, siempre o casi siempre, siguiendo unas pautas mínimas, siempre lo han ido adoptando y tomando el poder en cada sociedad y territorio y cultura y tiempo, de formas diferentes y muy creativas, después, cuándo ya lo han tomado, casi siempre, se anquilosan en los mismos métodos, que al final, después de unas décadas acaban perdiéndolo porque no se adaptan al sistema real de la realidad humana, su idealismo materialista no les permite ver la realidad…?

El de Portoplano, pensaba si tanto esfuerzo intelectual y conceptual como había realizado a lo largo de décadas, serviría para algo y para alguien… Sentía el síndrome del fracaso, del fracaso intelectual… Aquella noche, intentó descansar con esa pequeña o gran tristeza.
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania