Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La curva que nadie quiere mirar... pero que es el dato fundamental

lunes, 27 de abril de 2020
Decía Conan Doyle a través de su más famoso personaje, Sherlock Holmes, que “es un craso error teorizar sin datos”, ya que invariablemente se adaptan los hechos a las teorías previas en lugar de seguir un proceso lógico. A su más que razonable punto de vista falta añadir que los datos que nos han de facilitar han de ser objetivos y reales, y que no han de estar “cocinados” por los intereses políticos que, sin mentir exactamente, distorsionan la realidad.

Se nos habla de la curva, el “aplanamiento de la curva”, la “mejora de la situación”… y yo no lo veo por ninguna parte. Veamos a qué me refiero, porque el otro día lo puse en Facebook y parece que o no me expliqué bien o la gente no quiere ver la realidad porque es demasiado dura.

Nos están dando los porcentajes de contagiados diarios, y como se está reduciendo el número nos empiezan a hablar de “desescalada” (uno de esos “palabros” que tanto gustan a nuestros dirigentes pero que en castellano no significa nada). Sin embargo la realidad es mucho más dura y más difícil de asumir: no estamos mejorando, solo empeoramos más despacio.

El talón de Aquiles del razonamiento gubernamental está en que toman los datos de los nuevos contagios, pero no tienen en cuenta que hay que sumar los anteriores y restar los curados y los fallecidos. Es decir, lo que tenemos que tener en cuenta es el número de casos activos, el número de personas enfermas, porque es el dato clave en toda esta historia, y lamentablemente no ha dejado de crecer ni un solo día.

Si tomamos los datos oficiales, que además todos damos por sentado que son menos de los reales, vemos que a día 23 de abril había en España 213.024 contagiados, 22.157 fallecidos y 89.250 curados. Eso da un “saldo” de 101.617 personas que están enfermas a día de hoy, es decir, que no se han curado ni han fallecido. Esa cifra se ha ido incrementando desde que empezó todo esto y jamás ha dado un paso atrás. Esa es la única curva a tener en cuenta.

Tomar medidas mientras se ha detectado la enfermedad en más de 100.000 personas es un disparate de marca mayor, porque además hay que sumar los no diagnosticados, los asintomáticos y los que, teniendo evidentes señales, se niegan a aceptarlo y no se acercan a los hospitales porque tienen miedo de ser señalados por esta moderna peste.

No me cabe en la cabeza que, casi dos meses después de empezar a hablarse de este tema, un país que presume de “la mejor Sanidad del mundo” no haya sido capaz de producir test a millones. Solo la detección de los casos nos permitiría atajar esto de forma eficaz, como es de puro sentido común.

Sí, ya sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero cualquier situación se enfrenta haciendo un diagnóstico realista primero, no la versión edulcorada que los gobiernos tratan de transmitir para mantener la calma. Yo, inocentemente, daba por sentado que el confinamiento era para preparar esos test, y que irían permitiendo abrir las puertas según fueran detectando que estás “limpio” o no, parece algo elemental. Pues no.

Ojalá me equivoque, pero creo que están aplicando a este tema un “pensamiento mágico” que no es aceptable en una gestión seria de una crisis como ésta.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania