Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Parroquias en O Incio (VI)

miércoles, 26 de marzo de 2008
Feligresía de san Juan de Noceda
Su extensión es de cinco km/2 y la conforman las aldeas de Barbín y Noceda. La población de hecho según consta en el nomenclátor de 1996 era de 143 habitantes, de estos 69 eran varones y 74 mujeres; el total de viviendas familiares era de 74, de las cuales 49 son principales, 9 secundarias y 16 estaban deshabitadas.
Delimitada por las feligresías de Rubián de Cima y Vila de Mouros al norte, Ribas Pequenas al sur, Castelo y Vilasouto por el oeste y Cubela y Rubián de Cima por el oeste.

Geografía e hidrografía
El subsuelo presenta una formación geológica donde aparecen en su mayor parte esquistos y pizarras, siendo además frecuentes las cuarcitas y bancos continuos a techo, materiales en su mayoría corresponden al Ordovícico Medio Superior o Silúrico.
Esta parroquia geográficamente pertenece a la zona denominada Incio bajo, en que no existen montes cuyas cotas de altitud en raras ocasiones llegan a superar los setecientos metros de altitud, solamente el distante monte de O Cebreiro alcanza en su cota máxima los (774 m.); la parte hidrográfica digna de mención se limita a unos cuantos arroyos de escaso caudal como son el de Rubián, o el Nogueirido, cuyas aguas van a parar el río Noceda y este a su vez desemboca en el Mao, muy cerca del pueblo de Julián (municipio de Bóveda).
Los habitantes de esta entidad son gentes relativamente bien acomodadas, constituyendo las explotaciones ganaderas la más importante fuente de ingresos, no obstante hay familias o miembros de las mismas cuyo medio de vida es la industria, o las actividades hosteleras.
Cruza la feligresía la carretera Comarcal 546, que en sí es una vía de paso con respecto al termino municipal, quedando fuera de su influencia la mayor parte de los núcleos de población y la misma capital municipal, pero a pesar de esta circunstancia, constituye la principal vía de circulación rodada de todas las que hay o pasan por dicho ayuntamiento; pues sirve de enlace para comunicar la capitalidad municipal con el resto de las Comunidad Autónoma.
Las primeras fuentes documentales acerca de la entidad aparecen en el libro Becerro de Samos, o Tumbo de Samos; en el mismo folio 76 esta recogida una escritura de donación otorgada el día 24 de febrero del año 1070 por Alfonso Osariz, que dona al abad Auderico del referido cenobio la villa de Noceda y sus gentes en tierras de Lemos “villam meam de Noceta cum omnibus suis adiunctionibus et suis plantatis per suos terminios antiquos”.
La segunda referencia documental proviene de la misma fuente y es del año 1091, en la misma el abad Fromarico de Samos, relaciona esta feligresía en cuanto ha los vienes que adquirió para su monasterio (33).
Otras menciones pero de menor importancia aparecen en dicho libro y datan de los años ¿1020-1061? y del 1125.
Con el transcurrir de los tiempos los que un día fueron posesiones de Samos pasaron al directo dominio de la Casa de Lemos, cuyos señores condes nombraban juez y escribano, percibiendo los derechos de vasallaje, luctuosa, talla, fanega y algunas otras rentas que incluso de las mismas no hay datos concretos.
El curato era de primer ascenso y patronato lego y de haber yacimientos arqueológicos, tanto prehistóricos o del período castrexo, o castrexo-romanizado, e incluso posteriores no hay por el momento estudio alguno sobre los mismos; lo mismo se puede decir acerca de los primitivos caminos que cruzaban la feligresía, algunos incluso pudieran haber sido hechos durante la romanización para continuar con la misma finalidad durante muchas centurias, llegando incluso hasta fechas relativamente recientes.
Todavía es posible hallar bellos parajes dignos de ser conservados y dados a conocer para disfrute de las gentes, tanto a los naturales o quienes no siendo de estas tierras decidan conocerlas y admirar sus encantos. En el paraje de A Carballeira, fue hecha hace unos pocos siglos la sencilla capilla de planta rectangular, con muros de cachote y pizarra, la techumbre a dos aguas, tiene en su interior un modesto pero a su vez curioso retablo formo por un solo cuerpo y rematado en ático; en el mismo cuatro columnas que parten de sencillas basas y rematan en capiteles bien tallados, sierven a modo de separadores a las tres hornacinas, donde en cada una de ellas fue y esta colocada la correspondiente imagen, de estas, dos son barrocas, de regular factura y la tercera es una interesante talla que representa a la Virgen María con el Niño, aunque aventurándonos un poco acerca de la fecha en que puede haber sido realizada, es probable que fuese a finales del siglo XV o primera mitad del XVI.
En el entorno de esta capilla de Barbaín antaño se celebraron ferias y también había romería el día de Patrón, tanto una como la otra fueron mermando y la primera desapareció, para hacerse en el lugar de Rubián (municipio de Bóveda) lugar este que en los documentos de los siglos XVII y XVIII se denomina Villa de Rubián.

El templo parroquial
Fue edificado en una colina desde laque se divisan amplios paisajes del propio municipio y de los colindantes.
La actual fábrica fue en su día edificada donde estaba el primitivo templo románico y del que nada llegó hasta nosotros; datando la actual obra de principios del siglo XVI con bastantes añadidos posteriores. Consta de sencilla nave con muros de lajas y techumbre a dos aguas; en el lateral sur tiene dos ventanales y una puerta, mientras que en el lienzo lateral norte fue levantada una capilla, comunicada con la nave mediante una amplia puerta en arco de medio punto. El frontis está realizado en buena sillería que presumiblemente proceda de la anterior obra; la portada de acceso formada en arco de medio punto que parte de sendas mochetas lisas y la arcada se decora mediante una moldura continua y sin más ornamentación. La espadaña fue hecha en fechas posteriores, realizada con buenos bloques de granito, tiene dos huecos para las campanas y un tercer óculo para el campanil.
Desde la nave se accede al presbiterio atreves del arco triunfal, que debido a las mencionas reformas fue rebajado y parte de unas abultadas pilastras, sirviendo la del lateral izquierdo para subir al púlpito.

Retablos e imágenes
El altar mayor es barroco, siendo tallado a mediados del siglo XVII y está formado por dos cuerpos, en el inferior hay cuatro columnas salomónicas y tres encasillamientos para las esculturas; la parte superior guarda las mismas formas y líneas que la inferior, pero ya de menores proporciones.
Las tallas son: san Juan, imagen titular, bien realizada que mide 95 cm.
San Bartolomé, interesante escultura que mide 85 cm. San Eleuterio, talla que mide 55 cm. y san Benito, de regular factura, que mide 60 cm.
En la capilla lateral norte, se conserva una interesante imagen de la Virgen, con el Niño, ofreciéndole una manzana; este interesante grupo fue realizado entre los años 1500 al 1520; otra pieza digna de ser estudiada detenidamente es la pila bautismal, que presumiblemente sea la misma que había en el templo románico (34).


NOTAS
33. Manuel Lucas Alvarez. “El Tumbo de San Julián de Samos”.
34. Elías Valiña Sampedro. Inventario Artístico de Lugo y su Provincia, tomo IV, pag.353.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania