Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Los daños de la paranoia por el Coronavirus (dejen las mascarillas para quien las necesita ¡coño!)

sábado, 29 de febrero de 2020
La película solo es interesante si el meteorito se dirige a la Tierra, porque si va a pasar a un millón de kilómetros ya me dirán dónde está la gracia y para qué van a ir en una nave a volarlo en pedazos. Esto hace que la calma, la mesura y la prudencia no vendan, por lo que la mayoría de los medios de comunicación están alimentando la histeria colectiva con el tema del puñetero coronavirus. Hasta en Lugo parece que estuviera chorreando por los cubos de la Muralla y disparando infecciones a toda la ciudad, y como ayer hubo un caso sospechoso se lió la cosa más aún y eso que fue negativo... pero aunque hubiera sido positivo hay que tomarse el tema con más tranquilidad.

Somos como somos. En Lugo las mascarillas están agotadas y no se prevé que repongan el suministro así que la gente se está poniendo nerviosa. Nos dejamos llevar por las paranoias de cada momento porque el miedo es libre y compramos lo que nos pongan por delante. Les confieso que a mí se me pasó por la cabeza comprar mascarillas por si las moscas, aunque es una idiotez. En Lugo, que está a 500 kilómetros del caso confirmado más cercano hasta las ferreterías están agotando las que se usan para pintar porque nos venden que esto se encamina hacia el desastre. Hace pocos años la gripe A parecía que iba a terminar con la vida en el planeta y más recientemente que el ébola se extendería por España como si fuera un pegadizo éxito del verano. No pasó nada (ya me entienden, me refiero a escala local, porque el ébola sigue masacrando gente y ahora "no es grave" porque no son "de los nuestros", vaya mundo que tenemos...) salvo que algunos se forraron vendiendo geles para las manos y caralladas varias.

Curiosamente nadie menciona que, según los datos oficiales, la última campaña de gripe supuso 525.300 casos y 6.300 muertes… solo en España. Y no se montó la que se está liando ahora porque lo vemos “normal”. Gonorrea, VIH, clamidia y sífilis de contagian porque la gente se lo monta sin condón pero ya ven, las mascarillas que no falten.

La cuestión no es solo que nos estén poniendo en alerta por algo que, siendo grave, tampoco es que suponga el fin de la raza humana, sino que nos va a acabar pasando como el cuento de Pedro y el lobo y el día que haya algo gordo de verdad nos va a dar la risa floja y nos tomaremos a pitorreo todas las precauciones, con lo que ahí sí que tendremos un problema serio. No me entiendan mal, claro que hay que tomar ciertas precauciones como no irse de viaje a Wuhan o procurar evitar ciertas zonas, pero vamos, que tampoco es que en Lugo haya que poner cinta aislante en las ventanas de casa.

Por si fuera poco todo esto, la mayoría de las protecciones que se están comprando no valen para nada. Las quirúrgicas son útiles para evitar que quienes están infectados contagien a otros porque evitan la “salida”, pero las necesarias para no coger el bicho son las tipo FFP2 y FFP3, que están pensadas para impedir la entrada de porquerías de fuera hacia dentro, así que tampoco es que las que se están comprando habitualmente hagan algo más que tranquilizar a la gente.

Por otro lado, se está poniendo en aprietos a quienes sí precisan las mascarillas para su día a día, como por ejemplo pacientes de oncología y personas trasplantadas e inmunodeprimidas. El desabastecimiento de las farmacias afecta, y mucho, a esta gente que no las usa por gusto ni por paranoias varias sino por auténtica y real necesidad. Lo alertaban varias personas relevantes del mundo sanitario, como el lucense Héctor Castiñeira (autor de Enfermera Saturada), y afortunadamente sus legiones de seguidores se han tranquilizado un poco, aunque no sé lo que les durará la calma como sigamos abriendo los telediarios con noticias catastrofistas.

Las recomendaciones básicas (uso de mascarillas, guardar ciertas distancias…) están pensadas para quienes tienen contacto o cercanía con personas infectadas no para el resto así que por favor, tranquilícense... Ah, y lávense las manos a menudo. No vale para evitar el coronavirus porque aquí no lo hay pero se evitarán muchas otras porquerías.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania