Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Otra demora para el Auditorio (esperando al 5 de abril)

viernes, 21 de febrero de 2020
Dice el Ayuntamiento que el Auditorio presenta deficiencias, concretamente humedades debidas a su larguísimo periodo de cierre y a la condensación (lo reconoce el propio Ayuntamiento, no es que le quite yo importancia al tema). Se ve que no iba nadie por allí para ventilar, cosa peculiar donde las haya. También denuncian daños en unos grifos de un baño y defectos en la tarima, cuestiones de primer orden que harían peligrar la vida de los lucenses que vayan por allí. No me entiendan mal, me parece razonable que se arreglen esos detalles antes de entregar el edificio, pero es una pena que nuestros munícipes no sean tan cuidadosos con sus propios edificios, ya que la última vez que fui al MIHL tenía cristales sujetos con unos maderos mal puestos, unas humedades tremendas en el salón principal y otras cuestiones similares a las que ahora denuncian en el Auditorio. Obviamente lo de aplicarse al cuento no es una tarea habitual en nuestros próceres.

Aunque hace 15 años que Lugo espera por el Auditorio por los problemas causados por todas las partes (el primero fue Orozco aplazando su construcción en San Fernando y luego sacándolo de allí por aquel famoso “informe” de ICOMOS que le permitió cumplir con su deseo de no hacer el auditorio en el viejo cuartel), es desde noviembre cuando llevamos dando vueltas a todo este resucitado y aplazado asunto de la entrega del edificio. Que si los técnicos tienen que formarse en el uso de las instalaciones (sigue llamándome la atención ese tema), que si hay que hacer una revisión del edificio para ver si es acorde con el proyecto (lo que se hace en todas y cada una de las obras de España e incluso hay un documento para ello que expide el arquitecto y que se llama “certificado de final de obra”), que si hay que hacer otra revisión para ver si está todo en orden… ¿No era posible hacer todo al mismo tiempo? ¿No podían haber hecho esta visita mientras los técnicos “se formaban”? Lo digo porque a estas alturas ya estarían arreglados los defectos y podría abrirse el edificio...

Es más que evidente que la intención es retrasar todo lo posible la recepción del Auditorio, no creo que a estas alturas a nadie le quepa duda. Si se puede posponer más allá del 5 de abril, que es la nueva fecha fetiche, pues fantástico, porque de lo contrario la Xunta pondrá anuncios de página completa felicitándose por la nueva dotación al servicio de los lucenses y al Ayuntamiento no le hace gracia porque son rivales políticos. Obsérvese que, siendo realistas, ya prescindimos totalmente de cualquier atisbo de objetividad en las instituciones.

Lugo asiste atónito a estas maniobras de dilación, equivalentes a las que la Xunta aplica para no hacer el Museo de la Romanización en San Fernando, agitando en una mano un supuesto proyecto que todos vemos irreal, mientras con la otra escamotean los 10 millones de euros que habían comprometido para esa necesaria instalación.

Aquí todos juegan al mismo juego, el de la política cutre que solo busca réditos inmediatos y dar en la cabeza al adversario porque al final Lugo les importa muchísimo menos que mantener sus poltronas. Así nos va.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania