Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

José Luís Mary Solera, 'Licho'

miércoles, 19 de febrero de 2020
En primer lugar, muchas gracias al canónigo, Don Elisardo Temperán Villaverde, por la misa (que estaba llena), por el alma de nuestro muy querido amigo, Jose Luís Mari Solera “Licho”, muy trabajador de mucho y buen trabajo. El problema es que, en España, el buen, deontológico, productivo y necesario trabajo, no se reconoce con justicia justa bien medida, aplicada y controlada. España, muy lamentablemente, es un Estado Fallido en lo relativo al paro, paro general, paro juvenil, economía sumergida, precariedad, baja productividad, corrupción y juego sucio.

España, febrero 2020, tiene un paro de cerca del 14% y el paro juvenil es del 30%, y llegaron a ser mucho mas altos. El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Felipe Gonzalez y Jose Luis Rodriguez Zapatero, dejaron el Gobierno de España con un paro general de mas del 22%. La media de paro de las siguientes organizaciones internacionales, de la que forma parte España, es la siguiente: Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), formada por los 36 países democráticos mas ricos del mundo, 5,2% de paro; Unión Europea (UE), 28 países, 6,2% de paro; y Eurozona, 19 países, 7,4% de paro. Como se ve, el paro de España, 13,8% en 2019 con PSOE Pedro Sánchez Cum Fraude, y que ha puesto en cuestión la muy buena reforma laboral del gobierno PP de Mariano Rajoy que creó mucho empleo, es mucho mas elevado. Por lo cual, no debemos cansarnos de denunciar, en todo tipo de instancias, este inadmisible dato del paro en España, de los mas altos del mundo; de denunciar el paro general, juvenil, economía sumergida, precariedad, corrupción, juego sucio, baja productividad, clara ineficiencia en el gasto público que se transforma en malgasto público y, en bastantes casos, en malversación, corrupción. En denunciar esta inadmisible situación española y pedir, exigir que se pongan en marcha, en España, las medidas, las reformas necesarias para combatir, con justicia justa bien medida, aplicada y controlada, la lacra, el mal del paro y los demás males, lacras citados.

Volvemos con nuestro muy querido amigo, Jose Luís Mari Solera “Licho”, médico, doctor, catedrático, músico, poeta, artista, gran conferenciante, emprendedor, muy positivo y generoso dinamizador social, el ferrolano-compostelano-gallego, gran español de la gran nación española, ciudadano del mundo (anduvo con su gaita, con su filosofía, arte y buen hacer, no solo por España, sino por Europa, América del norte y sur, y por Canadá).

José Luís Mari Solera “Licho” murió, en Santiago de Compostela (Galicia-España), a los 63 años, de una grave enfermedad, el 18 de febrero 2014. Muchas gracias al canónigo Temperán por la misa en la Iglesia de Santa Maria Salomé de Santiago de Compostela (Galicia-España) y que se celebró, el sábado, 15 de febrero 2010, a las 18 horas-6 de la tarde, en la Ciudad Monumental Compostelana, tan querida, defendida, promocionada y vivida por Licho, empezando por la Catedral: Principio y Fin de los Caminos de Santiago, Los Buenos Caminos-Os Bos Camiños.

Licho participó, muy activamente y con gran ilusión, en campañas por y para la defensa y mejora de la/nuestra gran Catedral de Santiago de Compostela, referencia fundamental del Camino de Santiago.

En segundo lugar, muchas gracias a todos los asistentes a la misa (entre ellos, su guapo nieto Matías con menos de dos años y que ya apunta maneras licheiras o licheanas) y a los que, también, desde Galicia, España y otras naciones, se pusieron en contacto con nosotros para sumarse a la misa por Licho y tener una oración, un recuerdo para nuestro muy querido amigo.

Por último, nuestro muy querido amigo, José Luís Mari Solera “Licho”, desde el cielo nos ha enviado esta “Trobeirana Jaruleira Alaleira”, y que tanto le gustaba componer, tocar (con su gaita, ocarina, tambor, pandeiro, etc.) y cantar, trobeiranas, jaruleiras, alalás, muiñeiras, pandeiradas, foliadas, jotas, pasodobles, coplas, cantos de serenata (fue pregonero oficial de la gran “Fiesta de las Pepitas” de Ferrol, donde nació y donde hizo un pregón memorable, recitado, cantado, muy bien representado), “cantos de seitura”, y otros cantos, cantados con la positividad, brillantez, alegría y genialidad que le caracterizaba.

Dice así la “Trobeirana Jaruleira Alaleira” que Licho nos ha enviado desde el cielo:

“Teño un mar jaruleiro/ na eternidá entre loureiros/ Teño un oceano trobeiro/ na inmensidá entre roseiros/ Teño amores, teño amigos/ teño flores/ estou vivindo no ceo/ Agora que estou trobeirando/ que estou jaruleirando/ que estou alaleando/ co meu neto Matias, esta canción/ debemos seguir loitando, amando, cantando por o ben, por a boa paixón/ con honor, rigor, ledicia e moita emoción/ Hai o ventiño de inverno/ hai o ventiño mareiro/ que espallou o Jaruleiro/ por a terra é por o ceo/ que espallou o Jaruleiro por a terra é por o ceo/ O carballo ten as ramas/ ramiñas do Jaruleiro/ onde xogan os paxáros/ xogos de amor namoreiro/ onde xogan o paxáros/ xogos de amor namoreiro…”

José Luis Mari Solera “Licho”, siempre, seguirá vivo y presente entre nosotros, nunca nos cansaremos de recordarlo, pues, las personas así, muy trabajadoras, creativas para el bien, que hacen el bien, que luchan por el bien, siempre, merecen ser recordadas, homenajeadas, celebradas.

Ninguna grandeza de este mundo vale tanto como la amistad de los buenos amigos.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania