Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Impulsados por el Espíritu al encuentro del Señor

domingo, 09 de febrero de 2020
"Cuando llegó el tiempo de la purificación, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor”.

Ese niño se llama Jesús, nombre que le había dado el cielo antes de su concepción.

Le llamaron Jesús, porque él venía para “salvarnos de nuestros pecados”.

Hoy sus padres lo llevan a Jerusalén. Un día será él quien suba a Jerusalén, y llevará consigo la humanidad entera para presentarse con ella delante del Dios de Israel.

Escucha, Iglesia de Cristo, escucha hoy los nombres cuyo significado se te mostrará en los días de la presentación de Jesús en su muerte-resurrección.
El primero –lo gastarás enamorada de él- es Jesús.

También le llaman “Mesías del Señor”, es decir, ungido, y tu fe recuerda que lo ha ungido el Espíritu del Señor, y que el mismo Espíritu lo ha enviado a evangelizar a los pobres; tu fe recuerda que ese niño ha sido ungido para ti, que andaban necesitada de liberación.

Luego le llaman “Salvador”, que es algo así como llamarle “cuerpo de la salvación”, sacramento en el que la salvación se nos ha hecho cercana, tan cercana que la podemos tocar, tan cercana como el niño que Simeón tiene en sus brazos, tan humana como la fragilidad de un niño, tan de acariciar como la pequeñez de un niño.

Aquel “cuerpo de la salvación” se llamará también “luz para alumbrar a las naciones”, porque su vida y su palabra nos mostrarán el camino que lleva al Padre, su amor y su Espíritu nos guiarán por ese camino. Quien se deje iluminar por esta luz, no caminará jamás en tinieblas.

Y esa luz se llama también “gloria del pueblo de Dios, de Israel”.

El profeta lo había llamado: “mensajero de la alianza”.

El salmista lo proclama hoy: “Rey de la gloria”.

Por eso, nosotros, llenos de alegría, encendida en la luz que es Cristo la llama de nuestra fe, impulsado por el Espíritu, salimos hoy al encuentro del Salvador:

Salimos y lo escuchamos en su palabra; salimos y lo recibimos en la comunión eucarística, salimos y lo abrazamos en los pobres.

Pero aún hay otro misterio que nos envuelve en el día de hoy: también tú, Iglesia cuerpo de Cristo, eres presentado con Cristo al Padre: eres presentada para ser consagrada al Padre, para ser enviada por el Espíritu a los pobres como buena noticia para ellos.

Feliz encuentro con Cristo. Feliz comunión con Cristo. Feliz misión entre los pobres.

(Fr. Santiago Agrelo es Arzobispo emérito de Tánger)
Agrelo, Santiago
Agrelo, Santiago


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania