Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Se acercan las elecciones... y yo creo que antes de lo previsto

sábado, 01 de febrero de 2020
Soplan vientos electorales una vez más, y posiblemente estemos más cerca de acudir a las urnas de lo que nos apetecería.

En Galicia teóricamente hasta después del verano no nos toca elegir gobierno pero el adelanto más que probable que el inhabilitado presidente catalán va a llevar a cabo en estos días seguramente precipite los acontecimientos. Lo de Torra se veía venir. Tener una ideología radical no es incompatible con ser listo y en su caso es evidente que se dan ambas circunstancias. Su inhabilitación se la ha buscado a pulso con una maniobra de lo más acertada desde su punto de vista. Viendo los antecedentes de sus compañeros encarcelados y del arruinado Artur Mas, ha provocado su propia retirada con la tontería de los lazos en los balcones porque sabe que eso jamás conllevaría pena de cárcel y ni siquiera una multa significativa, pero le permite escurrir el bulto de tomar decisiones que si supondrían problemas legales más serios. Y lo logra además pudiendo mantenerse en el papel de víctima qué tan rentable es entre el público. Torra seguirá en la calle cobrando del erario público unas jugosas rentas, y se dedicará escribir un libro y dar conferencias contra el malvado Estado opresor al que en el fondo tan agradecido está.

Pero a lo que íbamos, el presidente de la Xunta de Galicia, que tampoco es tonto, sabe perfectamente que le conviene muchísimo más que el debate se centre en cuestiones nacionales como pueden ser el problema catalán o la más que segura aparición de candidaturas polémicas en el País Vasco, y aparecer así como el "gobierno tranquilo", consciente de que la sociedad gallega tiende a la moderación.

No creo que Feijoo sea un mal presidente, a pesar de que no estoy de acuerdo con él en unas cuantas cosas como son los temas de la Intermodal o del Museo de la Romanización, asuntos mucho más complejos que la simpleza que se nos pretende vender. Pero ya sabemos cuál es la alternativa y precisamente ese es el debate que le interesa.

Los nacionalistas gallegos, animados por los resultados en alguna ciudad y por su diputado en el Congreso probablemente se vendrán arriba y puestos en la tesitura de un debate sobre la independencia van a meter la pata y van a apostar por la impopular idea de esa "Galiza ceibe" que les genera adeptos pero no votos, o al menos no los suficientes.

Por su parte los socialistas, que también viven un momento dulce, es posible que se dejen llevar por ese espejismo y busquen un fenómeno de traslación electoral, algo que históricamente se ha demostrado que no sucede. Nos van a vender la idea de una Galicia apocalíptica en que los niños viven de lo que encuentran en los contenedores y los mayores son abandonados a su suerte. Esas cosas ya saben. Tendrán mucho más difícil explicar a los gallegos por qué defienden que nos birlen 200 millones de euros, que podrían paliar parcialmente esa supuestamente terrorífica situación.

En cuanto a los demás partidos la descomposición de las Mareas y la difícil entrada agrupaciones como Podemos para reemplazar a ese destino electoral no se lo pone fácil a sus votantes. Es posible que sí, que de esta logren por fin algún diputado, pero todo va a depender de cómo se gestionan los tiempos y los mensajes.

Ciudadanos por su parte está en KO técnico y centrará sus esfuerzos en la Cataluña que le vio nacer y donde probablemente pasarán de ser la fuerza más votada a un partido residual. La política es así y quién tuvo sus manos serlo todo se está convirtiendo en la nada.

Nos queda el caso de Vox, que enarbola la bandera de un nacionalismo español que se aleja de ese regionalismo amable que le dio tantísimas victorias al PP en Galicia. Vox se piensa que esto es la Reconquista y que tienen que salvar a Galicia de un gobierno de traidores y radicales... un discurso que al que más beneficia es, paradójicamente, a Feijoo porque centra su mensaje y logra que aparezca como la opción moderada, algo que en Galicia siempre es recomendable.

Verán que todo esto reduce la campaña a una cuestión de grandes ideologías, de temas identitarios en los que Feijoo tiene mucho que ganar y poco que perder, ya que ha mantenido un perfil moderado y sigue manteniendo un halo de buen gestor en una situación económicamente difícil.

Así que preparense que vienen curvas y como muy tarde en mayo o junio nos tocará votar.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania