Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Cómo frenar la dislexia desde las edades más tempranas

sábado, 16 de noviembre de 2019
La dislexia, también llamada "dificultad de lectura", es un trastorno del aprendizaje que impide la lectura normal de textos y, por lo tanto, dificulta la relación entre palabras y letras. Las personas que padecen dislexia no tienen una inteligencia menor que la media, pues la dislexia tan solo afecta a la zona del cerebro encargada del procesamiento del lenguaje. Por ello, su rápido diagnóstico es favorable a la hora de superar el problema gracias a los libros para dislexia u otras herramientas recomendadas por los especialistas. En cualquier caso, hoy en día disponemos de varios métodos para diagnosticarlo y superarlo sin dificultad.

Diagnóstico y medidas
Aunque un niño pueda manifestar un ritmo menor de comprensión lectora, no quiere decir que sea disléxico. De hecho, el diagnóstico de dislexia no suele ser definitivo hasta los 8 años, más o menos, edad en la que comienza a tomarse medidas en caso necesario. Por lo tanto, debemos ser cautos a la hora de analizar el problema.

Llegados a cierto punto, existen algunos comportamientos que pueden hacernos sospechar acerca de la posible dislexia del menor. Entre ellos se encuentran la incomprensión lectora a comparación de otros niños de su edad, los errores graves de escritura, los problemas en la captación de lo que escucha o la dificultad a la hora de emitir enunciados o respondedor de manera rápida y adecuada. La dislexia, además, afecta a otras materias como las matemáticas, de modo que las notas serán bajas en casi todas las asignaturas. Esto se debe, en gran medida, a la falta de comprensión total del enunciado.

Si el menor muestra un comportamiento que puede asociarse a la dislexia, la mejor alternativa es consultar a un especialista. Los problemas como la dislexia, aunque no son graves y una vez superados no suponen ninguna dificultad, sí pueden acarrear problemas psicológicos al menor. La baja autoestima al ver a sus compañeros prosperar en la clase, así como la ansiedad que ello supone, hace que sea necesario un diagnóstico rápido.

Consultar a un especialista
Una de las primeras medidas que tomará el especialista es conocer al menor en persona y realizar con él o ella una serie de ejercicios encaminados a demostrar si tiene o no dislexia. Las pruebas que superarán el menor tendrán el modo más fácil posible, intentando que el niño no esté sentado examinado en ningún momento. Así, serán pruebas de lectura y escritura adaptadas a la edad y conocimientos del menor.

De resultas positivas, no hay por qué alarmarse. Las causas de la dislexia pueden ser variadas y, en algunas ocasiones, incomprensibles. El factor genético es, en muchas ocasiones, la razón principal. En cualquier caso, las personas con dislexia tienen una visión normal de la realidad. La mayoría de los niños que son diagnosticados no presentan problemas a la hora de superarlo de un modo paulatino y adaptado. Por ello, el profesor y especialista tienen una comunicación directa, siendo necesario que ambos estén informados acerca de los avances del pequeño y tengan en cuenta sus dificultades.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania