Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El mes de setiembre en Buenos Aires

lunes, 09 de septiembre de 2019
En este mes doña Macrigaita hace un poco de memoria de su infancia porteña para recordar que los padres hablaban de que en Galicia tenían lugar las últimas fiestas del verano. El tiempo era muy variable ya que en “setembro ou leva as pontes ou seca as fontes” o también “en setembre non hai vella que non tembre”. El domingo vino a merendar la prima de Villa del Parque. Preparó unos “panqueques” siguiendo la receta de la madre. Le comentó a la prima que su madre repetía una y otra vez que aunque el trigo argentino era excelente el problema estaba en el agua de la capital que no permitía una masa para las filloas con la elasticidad justa como la de su juventud en la aldea. Preparó el mate con su curativa yerba montevideana “Abuelita” y puso también en la mesa un tarro de dulce de leche para la prima. Ella solamente le pone un poco de azúcar por arriba al estilo gayego.

Mientras charlaban de viejas historias, a la prima se le ocurre comentar, al ir a ponerle dulce de leche a la tercera filloa, que no va a ver más el programa de Mirtha; nunca más, se acabó. Le dice, enojada: Es horrible, la verdad no esperaba que después de la buena guita que le dio Macri, salga de la cancha para desmarcarse. Ahora es doña Panqueque Legrand. Así nos va en la Argentina, no hay principios, siempre con intereses de por medio. Al final de su vida no necesitaba ensuciarse de esta manera. Su deber es mantenerse firme al lado de Macri porque es evidente que no fracasó, al contrario, es más rico que nunca. ¡Qué desilusión! ¡Se me cayó una ídola! Estamos en la lona y se vienen los peronistas otra vez a darle asado a los grasa que no laburan. No aprendemos más pero al menos, espero que el nuevo presidente consiga que venga el Papa a darnos su bendición en una misa en la cancha de San Lorenzo.

Después que se fue la prima, estuvo dándole vueltas al retorno de los peronistas. No entiende que el alegre gobierno macrista se vaya con la cabeza gacha y el rabo entre las piernas. El equipo completo debería salir de la Rosada con una sonrisa. No perdieron ya que entraron con unos cien mil dólares en la cuenta y salen con varios millones. Es cierto que se los ganaron con esfuerzo y algo de sufrimiento al tener que devaluar su querido peso argentino. Acá hay algo que no me cierra pero como no entiendo nada de economía. Me refiero a que si antes el dólar estaba a 10 y ahora anda en los 60, es evidente que saben darle el valor que se merece. Con Cristina se menospreciaba y así, decían los que saben, no camina la economía porque si lo frenás, el país no avanza. No me queda claro el volver a pichicatear al dólar con “Cepolín”. No quiero pensar que Macri me está cagando.

Doña Macrigaita sigue sin aparecer por la esquina de Belgrano y Pasco. Le dijeron que el interventor intercedió delante del grupo concesionario Olmos-Basa para que se le brinde a los auténticos macrigaitas, gratis y sin receta, una caja mensual de 30 pastillas de “Cepolín”. Bueno, al fin se avivó el ñoqui de Moyano. Le costó entender que no había nada que negociar con las muy disminuidas Agrupaciones. Son poco más de media docena de infelices trasnochados que dicen defender el Centro Gallego pero son los responsables de su hundimiento al defender a un gobierno que es activo promotor del cierre de mutualistas. No se olvida de que el ministro macrigaita Lemus no se acercó al Centro Gallego. Bueno, está disculpado ya que es probable que buscase mantener en secreto su origen familiar para no afectar negativamente al hermoso paisaje del municipio soneirán de Vimianzo. Está convencida de que matear con “Abuelita” le mejora la salud y de paso, ahorra unos pesos.
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania