Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Pazos y casas señoriales de O Incio (VI)

viernes, 11 de enero de 2008
Vilasouto, casa palacio de Calvos
Se encuentra este señorial edificio en la margen de la carretera que desde Noceda pasa a Vilasouto, perteneciente a la parroquia última.
Esta construcción es una de las más antiguas de todo el contorno, que probablemente fue levantada a principios de siglo XVII. Hecha casi en su totalidad a base de lajas de pizarra y bloques de sillería (granito), en dinteles y jambas de puertas y ventanas, así como en la portada de acceso al patio que rodea toda la casa.
Es de planta bastante irregular, y en su fachada principal se aprecian una serie de añadidos que alteran en buena medida su fábrica original, un amplio portalón que tiene labrados sillares da acceso al amplio patio o “corral”, descubierto este en su mayor parte y con techumbre en la otra, cuyo tajeroz es soportado por uno de sus ángulos mediante una columna cilíndrica, muy similar a otras que hemos visto en distintas casas de este municipio; se abren al citado patio algunas puertas, que comunican con otras dependencias del edificio, lo mismo sucede con varios accesos de escaleras hechas con piezas de pizarra. Unos cuantos ventanales facilitan la iluminación a las dependencias del piso alto. Desde ese “corral” un amplio portalón en arco de medio punto comunica con un pequeño bajo donde dos puertas también en arco de medio punto (y que son las más antiguas de toda la casa), dan paso el resto del edificio; en una de estos dos arcos-puerta quedan todavía las primitivas hojas con sus herrajes y clavos originales.
Cuartos de labranza y una fachada en la que se observa una pequeña y antigua solana, completan lo que podemos ver de la misma, hoy muy mal tratada por el tiempo, y con algún que otro añadido moderno que, sin embargo, muestra esos vestigios de tiempos pasados que para la misma eran de cierto esplendor.
El blasón heráldico que campeaba en la fachada en tiempos fue trasladado por los antiguos caseros que la habitaron a una casa de moderna construcción situada al margen de la carretera de Sarria a Monforte, en las inmediaciones de Rubián, que por cierto no deja de ser todo un “pegote” fuera de su original emplazamiento y del que nunca debió de ser quitado.

Notas genealógicas
En el año 1572 D. Alonso López de Somoza, descendiente de D. Gonzalo López de So-moza el mencionado en la casa da Edra (como hijo de D. Rodrigo López de Somoza y Dª. Inés Vázquez; nieto de D. Álvaro López Somoza y Dª. Aldara Gómez; segundo nieto de D. Rodrigo López de Somoza y Dª. Aldara González y tercer nieto del nombrado D. Gonzalo López da Somoza y Goyanes, el mencionado señor de los 18 cotos), hace testamento en su casa de Calvos por el que sabemos estaba casado con Dª. María López Orozco (hija de D. Lope Díaz de Guitián y Dª. Isabel Rodríguez de Orozco y nieta materna de D. Iñigo López de Orozco Ribadeneira Armesto, señor de la casa de Betote (sepultado en un bello arcosolio del convento de la Magdalena de Sarria cuyo arco sirve hoy de entrada a la sacristia. Había testado en 1516), y Dª Inés Díaz de Balboa Somoza) y tenia por hijos a D. Lope Díaz de Guitián, D. Pedro de Monseiro, Dª. Inés López, Dª Catalina Díaz y Dª María Sánchez y D. Iñigo López. En el año 1549 habia hecho un memorial, junto a sus hermanos D. Alonso Ares de Monseiro y Álvaro López da Somoza, por el que se reconocian hidalgos.
Por el testamento antes mencionado deja la casa en que habita en el lugar de Calvos, parroquia de Vilasouto, a su hijo mayor barón, D. Lopo Díaz de Guitián. Mejora que corroborá su mujer en testamento realizado en el año 1589, por el que deja su mitad en dicha casa de Calvos a su hijo primogénito D. Lope Díez de Guitián como hiciera su marido.
D. Lope Díaz contrae matrimonio con Dª. María Álvarez de Balboa y habitan en la casa de Calvos hasta su muerte. Ellos son los que fundan el vínculo de mayorazgo de Calvos en el año 1600, ante el escribano Domingo Hermández, al que harán agregaciones Dª. María Álvarez de Balboa en 1626 y su hijo segundo D. Pedro Díaz de Guitián en el año 1649. D. Lope dice “...item digo, que hago mejora a Juan Saco de Guitián y Somoza, mi hijo mayor, del tercio, y del quinto de todos mis bienes, lo cuales lleve por especial hypoteca, y los lleve en la mi Granja, Casas, y Prados reservando el usufructo de todo ello por los dias de la vida de Maria Alvarez Balboa mi muger, que ella los goze. Y mando , que si el dicho Juan mi hijo muriese sin generación, suceda la dicha manda, y mejora en Pedro Díaz de Guitián mi hijo. Y si entrambos se muriesen sin generación, suceda el primer hijo varon que tuviere D. Alonso de Ulloa mi yerno, y Dª. Maria su mujer mi hija. Y si los dichos D. Alonso, y Dª. Maria no tuvieren generacion que sea varon, suceda Dª. Ynes de Guitian mi hija, y sus hijos, y herederos con la dicha reservación de frutos para la dicha Dª. Maria Alvarez, mi muger;y esto con condicion, que no puedan vender la dicha hacienda, y mejora, no parte de ella, ni trocarla, ni enajenarla, ni empeñarla en manera alguna...
De D. Juan Saco Guitián, primero llamado a la sucesión de este vínculo hubo una hija llamada Dª. María de Quiroga, que sucedió en el mencionado vínculo, que fallecido sin sucesión. D. Pedro de Guitián, segundo llamado a la sucesión del vínculo falleción, también sin sucesión, y del matrimonio de D. Alonso de Ulloa y Dª. Maria de Balboa, tampoco hubo sucesión, aunque este se casó nuevamente, con D. Juan Pígara, de quienes nació Dª. María de Balboa que se casa con D. Carlos Sangro, cuyos hijos entablan pleito para la sucesión en el vínculo de Calvos con D. Juan Angel Suárez de Deza, nieto de Dª. Ines de Guitián, cuyos descendientes estaban llamados a suceser en el vínculo, como ya vimos en caso de no haber descendiente varón de D. Alonso de Ulloa y su mujer Dª. María de Balboa. Además Dª. María de Quiroga, nieta de D. Lope Díaz de Guitián, e hija de D. Juan Saco y Dª Aldonza de Novoa y Feijoo (dueña de la casa de Bóveda) funda vínculo de mayorazgo sobre la casa de Bóveda cuya sucesión recaerá también en D. Juan Angel Suárez de Deza, como hijo de D. Gregorio Suárez de Deza y Quiroga, señor de la casa de Aelfe, y de Dª Isabel de Ron y Lanzós, nieto de D. Juan Vázquez Noguerol Suárez de Deza y Dª Inés Guitián Balboa y Somoza (hija de D. Lope Díaz de Guitián).
D. Juan Angel Suárez de Deza Ron y Quiroga se casa con Dª. María Armesto Valcarcel y Ron (hija de D. Gonzalo Armesto, de la casa de Veiga de Forcas y Belesar y Dª. Catalina de Valcarcel Benavides), y suceden como ya dijimos en las casas de Bóveda y Calvos. Son padres de D. Gregorio Tomás Suárez de Deza Armesto y Ron que se casa D. Dª. Constanza de Oca Armesto y Prada (hija de D. Carlos Manuel Oca Prada y Losada, marqués de Viance, y de Dª Constanza Armesto y Sangro (bisnieta de Dª María de Balboa y D. Juan Pígara y tercera nieta de D. Lope Diaz de Guitián, el de Calvos), descendiente de la casa de Veiga de Forcas y B-elesar.
Hijo de estos y sucesor fue D. Carlos Manuel Suárez de Deza y Oca que se casa con su prima Dª. Francisca Tomasa de Oca y Lamas, marquesa de Viance (hija de D. Antonio Bernardo de Oca Armesto, marqués de Viance y Dª. Francisca de Lamas). Son padres de D. Tomás Suárez de Deza y Oca, marqués de Viance y Gentil Hombre, por Carlos III que fallece en Venecia soltero en 1767. Al no tener hermanos es llamado a la sucesión en los vínculos de Calvos, Bóveda, Aelfe, Milleiros… además de la sucesión en el marquesado de Viance el tio de D. Tomás, llamado D. Juan Francisco Suárez de Deza, canonigo de la catedral de Santiago. A su fallecimiento sucede su sobrina Dª. Isabel María Pardo y Suárez de Deza (hija de Dª. Rosa Suárez de Deza y Oca y de D. Francisco Pardo Ribadeneira. Nuevamente otro titular de los vínculos fallece sin sucesión por lo que hereda su prima Dª. Ramona Saavedra y Suárez de Deza (última marquesa de Viance), hija de Dª. María Nicolasa Suárez de Deza y Oca y D. Pedro Ramòn Saavedra Novoa. Que también fallece sin sucesión.
Se entabla pleito por la sucesión en los vínculos ya citados, entre D. Nicolás Rioboo y Dª. María del Carmen de las Riberas en nombre de su hijo D. Antonio Joaquín Ulloa de las Riberas, por defender ambas partes que descienden de la hermana mayor de D. Gregorio Tomás Suárez de Deza. El pleito, después de repetidas apelaciones, fue fallado favorablemente a D. Antonio Joaquín Ulloa de las Riberas y Suárez de Deza, por quedar demostrado que descendía de la hermana mayor de D. Gregorio Tomás, Dª. Catalina Suárez de Deza (cuarta abuela de D. Antonio Joaquín). La sentencia fue definitivamente fallada el día 13 de diciembre de 1816 y entró D. Antonio Joaquín en posesión de todos los vinculos, mayorazgos y jurisdicciones que llevó Dª. Ramona Saavedra Suárez de Deza, última marquesa de Viance, fallecida en 1815.
D. Antonio Joaquín Ulloa de las Riberas Suárez de Deza era hijo de Dª. Carmen de las Ribera (dueña de la casa del Retiro en Fonsagrada y de la de Cee) y D. Ramón Ulloa Santiso Valcarcel y Suárez de Deza, dueño de la casa de a Pena de Boisán; nieto de D. Luis Ulloa Santiso y de Dª. Teresa Valcarcel Ponce de León, dueña de la casa de Cacabelos; segundo nieto de D. José Valcarcel Suárez de Deza y Dª. Juan Olarte; tercer nieto de D. Pedro Valcarcel Suárez de Deza y Dª. Julia de Armesto y cuarto nieto de Dª. Catalina Suárez de Deza Armesto y Ron (por quien le vienen los derechos), casada con D. Antonio Valcarcel y Ponce de León) . Se casa D. Antonio Ulloa con Dª. Casilda Sotelo de Novoa, segunda marquesa de Villaverde de Limia, sucesora en las casas de Guizamonde, Bobadela, etc… (hija de D. Benito Sotelo de Novoa y Enríquez Niño, I marqués de Villaverde de Limia, y Dª. Petra Herce de Aguilera) hermana de Dª. Guadalupe Sotelo de Novoa, esposa del marqués de la Corona, D. José María Paz.
D. Antonio era primo de D. Augusto Ulloa, diputado por Lugo, Fonsagrada y Mondoñedo, ministro de Marina, Fomento, presidente de la Comisión Electa para el acompañamiento del rey Amadeo I, ministro de Gracia y Justicia, del que se conserva un vitor en la Universidad de Santiago.
Tuvo por hermanos a:
a) Dª María Joaquina Ulloa de las Riberas casada con D. Antonio Gayoso Montenegro, dueño de la casa de Villamoure, padres de Dª Ramona Gayoso y Ulloa esposa de D. Ramón Neira Montenegro y abuelos de D. Dositeo Neira Gayoso, que se casa con su prima Dª. Pura Pedrosa Ulloa. Fue abogado, diplomático destinado en Italia y Rusia y diputado y senador por los liberales.
b) Dª Josefa Ulloa de las Riberas que se casó con D. Agustín Saco Quiroga, diputado y dueño de las casas-torres de Ver y Mundin, casa-grande de Vilanova en San Clodio de Ribas do Sil y otras. Dª. Josefa fallece en un accidente (según su partida de defunción) en el balneario de Baños de Molgas.
D. Agustín viudo contrae matrimonio con Dª. Casilda Sotelo de Novoa, viuda ya de D. Antonio Ulloa de las Riberas. En el año 1865 fallece en la casa de Ver, enferma de tuberculosis, Dª. Ascensión Ulloa y Sotelo de Novoa (era ya viuda de D. Ramón Pedrosa), su madre la marquesa de Villarde, fallece un año después. Por lo que queda D. Agustín, que no había tenido hijos de sus dos matrimonios, como tutor de los hermanos Pedrosa Ulloa y administrador de los bienes de Bóveda.
Sucede a su padre en los mayorazgos, no así a su madre por premorirle, Dª Ascensión Ulloa Sotelo de Novoa que se casa con D. Ramón Pedrosa Porras, en cuyos hijos se dividen los numerosos patrimonios acumulados por esta familia.
El mayor fue D. Antonio Pedrosa Ulloa, marqués de Villaverde de Limia que se casa con Dª Ascensión González Neira y Somoza.
Tuvo por hermanos a:
a) D. Jacobo Pedrosa Ulloa casado con Dª. Carmen Miranda, abuelos de los Rey-Stolle Pedrosa dueños de la casa de Coea (Castro de Rei).
b) D. Alejandro Pedrosa Ulloa casado con Dª. María Neira Gayoso (hermana de D. Dositeo Neira Gayoso), padres de Dª. Alejandro Pedrosa Neira, autor del llamado “Libro de Oro” (5) que recoge las genealogías de sus antepasados, se casa con Dª. María Auz Rueda de la casa de la Pesqueira, de quienes nace Dª. Rosario Pedrosa Au-z.
c) D. José Pedrosa Ulloa casado con Dª. Carmen Pardo Pallín. De los que no hubo descendencia.
d) Dª Pura Pedrosa Ulloa casada con D. Dositeo Neira Gayoso. Del que ya hicimos mención. Fue dueño del Hotel Balneario de Lugo y del molino cercano a él en la ciudad de Lugo.
La denominada Aceña de Olga en Lugo. Toma su nombre de esa parte del río que pertenecía a los señores de la casa de la Olga en (Pol) uno de los cuales fue precisamente D. Dositeo Neira Gayoso.
En el Catastro del Marqués de la Ensenada, figura un D. Juan de Losada como habit-ante de Calvos, que declara poseer trece parcelas cuya extensión era de 28,92 ferrados, por lo que pagaba a D. Carlos de Oca, señor del palacio de Bóveda, una renta de 24 ferrados de centeno y 2 gallinas en concepto de foro de las propiedades de Calvos.
Sabemos que Dª Teresa de Quiroga Sarmiento, de Lamas, era hija de D. Tomás de Quiroga y Losada y Dª Isabel Gracia Sarmiento y Montenegro, nieta paterna de D. Juan de Quiroga Losada y Dª Josefa Losa y Ribadeneira, todos ellos vecinos de la de Lamas en esta feligresía de Vilasouto. Por otro lado D. Mateo de Losada y Valcarce, esposo de Dª Teresa Quiroga, era hijo de D. Alonso de Losada y Dª. Josefa Bernarda Valcárcel, vecinos de la cercana parroquia de Eirexalba.
La piedra armera, como ya dijimos fue llevada por los caseros de esta casa a una vivienda de su propiedad ubicada en la carretera de Sarria a Monforte, muy cerca de Rubián; actualmente su estado de conservación es muy deteriorado por el paso de los años.
Esta timbrado con visera vuelta a diestra. Sostenido por figuras vegetales.
Cuartelado en cruz; en el primer cuartel, los dados con la flor de lis en medio de los Somoza; segundo cuartel, las cinco correas con las hebillas de los Saco. En el tercer cuartel, perro atado a un árbol, divisa de los Quiroga de la Puebla e Incio; en cuarto cuartel, parece una sirena sobre ondas, divisa de los Goyanes (6) .

Vila de Mouros, casa fuerte de Guerra
La feligresía de san Miguel de Vila de Mouros no es precisamente la más afortunada en yacimientos arqueológicos, pero si tiene cierta importancia su iglesia parroquial, la cual conserva bastantes elementos de su primitiva fábrica que fue románica.
Esta entidad aparece documentada en el año 1072, según se deduce de un pergamino actualmente custodiado en la Biblioteca Nacional (Madrid); pero también quedan algunas casonas que conservan cierto aire señorial, como esta de Guerra y que su nombre correcto sería “Casa de los Saco Quiroga”.
El edificio en si se compone de tres partes, que nos hacen pensar en una antigua adq-uisición por parte de los dueños de la vivienda principal de otra de considerables proporciones y que estaba colindante, siendo unida a la principal mediante el cierre de un amplio patio intermedio, en cuyo muro o lienzo frontal se rasga el portalón de acceso, realizado en buenos bloques de granito y coronado por un blasón heráldico, actualmente medio oculto por la hiedra.
Este sólido caserón consta de planta baja, donde a través del amplio “corral” se accede a las más dependencias (caballeriza, cuadras, almacenes, horno, fragua, etc…). En la planta alta al igual que otras casas de este tipo tiene un amplio pasillo que prácticamente comunica las partes restantes del edificio. La techumbre es a cuatro aguas a excepción de la parte destinada a patio cubierto, que lo es a dos; de la parte alta del tejado sobresale una amplia chimenea, rematada en tejadillo a cuatro aguas. Otros elementos poco comunes de un pazo o casona de este tipo son los tragaluces que rasgan los muros laterales de todo el edificio.
Cuando a mediados del siglo XVIII se llevó a cabo la Real y Unica Contribución (Catastro de Ensenada), era su propietario D. Matías Saco Quiroga, que declaraba ser dueño de dos casas en el lugar de la iglesia (junto a la iglesia parroquial), cada una de ellas medían cinco por seis y cuatro por cinco varas respectivamente; en el mismo cuestionario se recoge que explotaba cuarenta y cuatro parcelas, que en su mayoría era de carácter foral.
Esta casa fue cuna natal de D. Manuel Saco Pradeda, que fue Presidente de la Diput-ación Provincial de Lugo y Caballero de la Cruz de Isabel la Católica casado con Dª. María de la Purificación Rivera Macía de Neira López de Font y Figueroa (hija de D. Manuel Rivera Macía de Neira, dueño de la casa de Barrio en Sarria y Dª. María López de Font Almance). Padres del diputado sarriano, D. Manuel Saco Rivera que tuvo un papel relevante en los primeros meses del alzamiento por su participación en el gobierno de Franco. Fue asesinado en Sarria. Sobre este hecho hay todo tipo de especulaciones, incluida una de que su asesinato fue ordenado por personas muy cercanas a Franco debido a su conocimiento de determinadas malversaciones en el fondo de joyas y oro recaudado para la llamada causa nacional.

El escudo
Blasón cuartelado en cruz.
Primer cuartel: torre y brazo armada, (armas que pueden representar, unas a los Guitián y las otras los Somoza); segundo cuartel, perro atado a un árbol, armas de los Quiroga de la Puebla e Incio; tercer cuartel; espada en medio de seis róeles, divisas de los Feijoó; cuarto cuartel: cinco correas, que son las armas de los Saco.
Timbrado con cimera al diestro y decoración de lambrequines (7) .

Caserío de San Miguel
Antiguamente fue iglesia parroquial y casa rectoral; sin llegar a tener la categoría de casa señorial o pazo, destaca este caserón de San Miguel entre las otras viviendas por su situación, levantado en un paraje solitario y algo aislado de las demás aldeas, desde el que sé diva un amplio y bello espacio con no menos buenas vistas panorámicas, y es aquí una de las zonas más acuíferas del valle do Incio.
El conjunto arquitectónico que actualmente existe es ni más ni menos que lo que hasta el siglo pasado fue iglesia parroquial y una amplísima casa rectoral, todo ello unido e intercumunicado que deja entrever un cierto desorden constructivo impropio de una casa de labranza.
San Miguel, tras dejar de ser parroquia, fue enajenado por la iglesia pasando a manos particulares que hasta la fecha han venido explotando sus praderas y demás tierras para labores agrícolas y ganaderas.
Hoy del antiguo templo sólo queda la parte exterior; pues no se conserva ni retablo, ni imágenes que den testimonio de su culto y su finalidad es poco acorde con su historia pues hace la función de cuadra, donde los actuales propietarios encierran las cabras y ovejas.
La parroquia de San Miguel dependía de la jurisdicción de Incio-Broza, y como tal era señoría de los Caballeros militares de la Orden de San Juan, agregada a su vez a la Encomienda de Quiroga, quienes por dicha razón percibían a mediados del siglo XVIII, cuatro reales de cada familia del “estado general”, además tenían el derecho de Luctuosa que consistía en dar a dicha Encomienda la mejor alhaja de cuatro pasta (cabeza de ganado) cuando fallecía la cabeza de familia, es decir el varón. Por este concepto y por aquellas mismas fechas recaudaban una renta medía al año de sesenta reales de vellón.
Del libro de “Respuestas Generales, de la Real y Unica Contribución, más conocida por Catastro del Marqués de Ensenada, reproducimos aquí el deslinde de esta feligresía realizado el día 4 de marzo del año 1753.
“ Linda por la parte de levante con la de Sta. Eulalia de Trascastro, e el puente de Novelle que las divide, de aquí sigue a Pena da Bouvela, para seguir O porto de Rocas y a la Pena de Ferbenza, división por la parte del sur que divide esta feligresía de la de San Salvador de Ferreiros, para desde dicho punto continuar la línea divisoria a O Teso da Pedra Sal, y luego a Chao de Lamelas y a O porto Apaulos, división que a la parte de poniente separa el marco de Dontide y al de Liñares, división con que en la parte del norte divide dicha feligresía de la de San Pedro Félix de Hospital, de esta continua al prado Dogoeiro, que las divide a referido puente de Novelle, que es la primera demarcación en la parte de levante (8) .

Parroquia de San Pedro de O Incio, conjunto de casa rectoral e iglesia parroquial
La feligresía de san Pedro en toda su extensión conserva interesantes valores arqueológicos, artístico, históricos y arquitectónicos, pues en buena medida los pueblos guardan su forma constructiva propia de O Courel, con las casas “apoleiradas” y a su vez “arracimadas" como si de una piña se tratara. Uno de los yacimientos más antiguos y probablemente interesantes es el Medorro de San Pedro, que se halla a escasa distancia de la iglesia parroquial, en el mismo hace algunos años un grupo de investigadores pertenecientes al Instituto Padre Sarmiento llevaron a cabo en él algunos trabajos de prospección detectándose una necrópolis galaico romana. Pero el tema que nos trae aquí es la casa rectoral, magnífica construcción de finales del siglo XVIII, que tuvo y aún tiene un buen patrimonio en propiedades (tierras de cultivo y montes). Es de planta ligeramente cuadrangular, techumbre a cuatro aguas y piso alto; en la planta baja están el patio, horno, caballerizas, cuadras y otros departamentos para servicios varios, se accede al piso alto atreves de unas amplias escaleras que dan directamente a un amplio pasillo que comunica todas las dependencias, cocina, comedor, habitaciones, sala destinada a biblioteca y archivo, etc…
Ha tenido muebles y demás elementos más bien propios de una casa señorial que de un modesto edificio eclesiástico, muchos de los cuales ya se perdieron y otros correrán la misma suerte por hallarse deshabitada y mal cuidada, lo que se supone que a más o menos corto espacio se pierda una de las mejores casas rectorales de todo O Incio.

Otras casas de O Incio
Al finalizar este apartado de pazos, casas señoriales, en el que se incluyen otras que sin ser importantes en cuanto a su interés genealógico lo son por su arquitectura o por sus dimensiones. Sentimos enormemente el no poder dar a conocer algunas otras. Las causas de ello, como ya hemos dicho al comienzo de este capítulo, son principalmente por no haber sido posible obtener información de las mismas. De estas nos vienen a la memoria la de Teixeira, en la feligresía de O Salvador do Mao, que fue casa natal del que fue vicario general del Obispado de Lugo, D. Arturo Veiga Valiña; la de los Montero-Losada que se halla en la aldea de Saa, parroquia de Sta. María de Mao, actualmente su estado es ruinoso; la de los Guitián, en el pueblo de Vilar de Reboiro, que fue propiedad de D. José Guitián, alcalde de O Incio; o la de los Mourelo de Rousende, en San Román do Val do Mao, desaparecida en su mayor parte, donde nació el año 1844 D. Eugenio Mourelo Rodríguez, cura de Santa María del Mao, doctor en Derecho Canónico, Licenciado en Sagrada Teología canónigo prebendado y secretario del Cabildo de Santiago, de Cuba, al que el periódico cubano “Libre Pensamiento de Victor Hugo” definiera como pozo de ciencia. A su regreso a España, tras la independencia cubana, fue y canonigo maestreescuela dignidad mitrada de la catedral de Burgos y arcipreste de la catedral de Palma de Mallorca . Hoy yace sepultado en la iglesia de Santa María del Mao, tras su traslado desde la catedral de Burgos.
Otras casas señoriales como la do Pacio en Eirexalba, cubierta por las aguas del embalse de Vilasouto que perteneció a una de las ramas descendientes de la de Calvos y la de Treimonte cercana a Sirgueiros , de fundación muy antigua de la que se llaman descendientes linajes como los Quiroga de Lamela, Losada de La Cuesta (San Clodio) y por derivación la mayoría de los linajes importantes de Quiroga. Otra aún hoy llamada de Quiroga, es la de Veiga de Abaixo en Santa María do Val do Mao cuyo último propietario fue el médico forense de Lugo Sr.González Quiroga, casado con Dª. María de Páramo, que ya viuda la vendió poco despues de la Guerra Civil, siendo un niño su hijo D. Juan Manuel González Páramo que ocupó altos cargos públicos.
Esperamos algún día poder darlas a conocer tanto estas ya mencionadas como otras que seguramente existen pero que de las mismas no tenemos ninguna referencia.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania