Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

LA RECETA DE IRURETA

sábado, 17 de noviembre de 2001
El Depor por sexta vez piede fuera y de muy mala manera. Con El Valladolid ha dado un espectaculo lamentable. El problema no es solo que pierda sino la actitud, la forma en que se pierde, como se juega. La forma de jugar del Depor, apatica, sin ganas, sin creerse campeon e ir a por todas, sin hambre de ganarlo todo, tiene poco que ver con los partidos que vimos al mismo tiempo: el Bilbao-Real Sociedad o el Madrid-Valencia, por referirnos solo a estos.
Estamos pagando el éxito de la receta Irureta que tiene bastante amargada a la aficion: el resultadismo especulativo, el arriesgar lo minimo, el conformarse con ganar por la minima y en casa, y mantener un tono bajo correspondiente a un equipo (del tipo de los que siempre entreno) que no debe tener aspiraciones de ir a por todas.

Recordemos que Irureta establecio la doctrina de que llegaba con ganar los partidos de casa. Recordemos que cuando el Depor gano la liga, hasta el final nos hizo sufrir diciendo que el Depor no era un equipo campeon, que no aspiraba a la liga. Recordemos que gracias a las fuertes presiones hubo que convencerlo para que jugara mas al ataque. Podiamos seguir recordando muchas mas cosas.

Irureta, sigue el modelo de Clemente, Arsenio, etc., del "amarreta", "poco riesgo y poco gasto", de "jugar al empate o a ganar por la minima", de que "no les importa el espectaculo", etc. Corresponde a una epoca de futbol, completamente superada. Ahora con las inversiones, la bolsa, la sociedad del espectaculo y de la comunicacion, la globalizacion del futbol y su mediatizacion, se impone el futbol espectaculo, el modelo "NBA", pues de lo contrario el espectador que paga, y muy caro, no aguanta dos horas (hay muchos mas espectaculos donde elegir) que se hacen soporiferas, insoportables cuando los equipos juegan mal o no juegan a ganar.

Por otra parte, Irureta, con las rotaciones, y al no contar con un nucleo permanente, ha llevado la desconfianza a grandes jugadores y ha instalado el malestar en el banquillo. Con la particularidad de que, ademas, cuando varios jugadores que no juegan, protestan, va y los mete en las rotaciones, para tratar de tenerlos a todos contentos, con lo cual cabrea a todos y es peor el remedio que la enfermedad.

El futbol profesional de un equipo campeon, de altos presupuestos y que debe responder a una gran masa de socios y de espectadores, en las ligas del maximo nivel y con grandes audiencias que hay que ganarse en cada partido y mantener, es, debe ser un futbol que sale/debe salir siempre a ganar y a dar espectaculo. Y esto tienen que tenerlo muy claro, deben encarnarlo e institucionalizarlo, no solo todos los presidentes y las directivas, los consejos de administracion, sino tambien todos los jugadores y el equipo tecnico con el entrenador al frente marcando la pauta; y toda la empresa debidamente preparada, organizada, dotada y mentalizada para ello, desde el empleado mas humilde al jugador mas joven del equipo infantil. Si falla el entrenador que es una pieza fundamental a la hora de crear y encarnar, mantener y reproducir, de presentar y representar la actitud campeona, no hay nada que hacer. Por eso, la aficion, que lo nota, se cabrea y pide cuentas como, por ejemplo, al Valencia, Barcelona, Madrid, etc., a los equipos que son y quieren seguir siendo campeones como es su obligacion. El problema es que Irureta y otros aun hoy no han asumido que el Depor es un equipo campeon, que estan en una liga diferente y mucho mas exigente y que, en equipos campeones, tienen que comportarse como tales y a todos los niveles.

Lo mismo sucede con las federaciones (o la asociacion empresarial-profesional de los equipos) que, defendiendo el juego limpio y la competencia plural, libre y con principios, deben de adaptar el arbitraje, las normas de la competicion, la organización de los equipos y del complejo futbolistico, etc., para que, luchando contra todo tipo burocratismos, ineficiencias, violencias, marrullerismos y corrupciones al interior y exterior del campo, el juego de futbol sea un gran espectaculo en el que los jugadores desde el principio hasta el final salgan a ganar en buena lid, a hacerlo cada vez de forma mejor y mas brillante, y para que todo esté siempre dispuesto para que sea asi y vaya a mas.
Cancio, Miguel
Cancio, Miguel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania