Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Calígula

miércoles, 22 de mayo de 2019
Marcelino Menéndez Pelayo escribió que si España dejara de ser católica dejaría de ser. La polémica entre los ortodoxos, quienes admiten las tradiciones y los heterodoxos que reniegan de ellas nos ha acompañado desde el renacimiento y se ha incrementado a partir del siglo XIX, la eclosión del romanticismo.

La búsqueda de las raíces me empujan de nuevo a Roma, la ciudad en que he vivido muchos años, en vísperas de nuestra segunda cita electoral y a una Italia donde los populismos y un Papa atípico comparten el dominio espiritual y material.

Él motivo de este viaje una cita con el destino se frustró por ese diablo de la discordia y de las dudas que a veces se introduce en nuestras vidas y nos trastorna.

Roma caput mundi decían orgullosos los romanos en la época de los doce Cesáres y conquistaron y dieron su idioma, sus calzadas, su derecho y su civilización a muchos pueblos entre ellos a Hispania. Sus huellas son evidentes en muchos puntos de la actual España como Merida, Segovia y Tarragona.

Hoy la política italiana podría describirse como delirante y la nuestra amenaza con seguir sus pasos. La revolución digital abre los cauces de participación ciudadana hasta límites insospechados y la irruencia de los medios de comunicación nos presentan un sabroso menú, que descubre y escudriña entre los entresijos de la actualidad y escruta de forma inmisericorde las decisiones politicas.

Voy de nuevo a Roma como peregrino de la latinidad para pasearme por su centro histórico que estará a rebosar de turistas, que contemplan maravillados las azaleas que tapizan la escalinata de la Piazza di Spagna y embobados la Fontana di Trevi.

La alcaldesa de Roma una joven "grillina" rivaliza en ocurrencias e ineficiciencia con nuestra Carmena. Son populistas que elegidas como protesta ante la corrupcion y nepotismo de los regidores anteriores. Nada ha cambiado solo los nombres, pero las prácticas siguen siendo irregulares y doctrinarias. De buena gestión nada de nada.

Sin embargo Roma tiene algo de mágico que supera a sus gobernantes y que nos sumerge en la contemplación y nos inspira a quienes aspiramos a ser artistas. Son sus ingeniosos y pícaros habitantes, su creatividad para abrirse paso a pesar de las arbitrariedades de los políticos.

Estos cuatro años han sido una sucesión de disparates, que sin embargo no han podido con el Sr. Santiago, ni con nuestra historia y gran vitalidad. Calígula no fue eterno, ni su caballo tampoco.

Joaquin Antuna - joaquinant@hotmail.com
Antuña, Joaquín
Antuña, Joaquín


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
Deputación de Ourense
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania