Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Sobre la lectura

viernes, 17 de mayo de 2019
No voy a ser yo, quién va a criticar el acto de leer, la lectura, y otros medios de información y documentación. Pero también quizás habría que precisar esta realidad. Mejor es leer un libro, al menos, si este es bueno, que realizar otras actividades, que pueden ser dañinas para la sociedad, para el propio individuo, para la salud física o psíquica o moral o espiritual...

Pero dicho esto, deberíamos hacernos algunas preguntas y precisiones, de alguien que se ha pasado toda su existencia leyendo libros y periódicos, y otros medios de información, ahora diríamos documentales, ahora también Internet, etc.

- Podríamos dividir la lectura o las fuentes de información, en cuatro tipos: primero, libros que amplían la profesión u oficio de la persona que lee, por lo cual, diríamos es un perfeccionamiento de su propia inserción laboral, haciéndose el lector más especialista y más profesional en su respectiva actividad laboral o profesional.

Segundo, libros que su temática y su metodología es científica, por tanto, sea el aspecto que sea, por lo general, si dicha información es veraz según la ciencia, la persona que lee, adquiere conocimientos, que en mayor o menor grado son aceptados por toda o casi toda la comunidad especialista en esos temas. Por tanto, es una información, que por el momento es veraz.

Tercero libros, que entran dentro de la dimensión que podríamos denominar humanística, literaria, filosófica, teológica y cultura en general. Por lo cual, aquí, diríamos que existe una diversidad de pareceres, ideologías, conceptos, ideas, posibilidades, opiniones, intereses.

Un cuarto, serían claramente de entretenimiento. Estos diríamos, que son diversos y de diversidad de temáticas, no acarrean en principio demasiados problemas, y algunos de ellos, podrían entrar en el tercer grupo.

- Si tenemos en cuenta la anterior taxonomía o clasificación, puede darnos luz sobre el problema del que estamos intentando dilucidar. Podríamos también, otra clasificación, como la persona, que constantemente está leyendo, cada día, en mayor o menor grado, en diversos soportes o materiales, o la persona que diríamos es algo menos esencial en su personalidad, en su tiempo que dedica cada día, por diversas razones, no le guste, no tiene tiempo, tiene que realizar labores profesionales, etc. Y lo más que se informa es por los medios audiovisuales, que cada vez, sustituyen más la lectura de libros, o a lo sumo, combinado con alguna información de la prensa en papel, y ahora, en mayor o menor grado por Internet, con la complejidad que este medio acarrea, y su enorme riqueza.

Por tanto, no es lo mismo la persona, que dedica varias horas, cada día, a la recepción de información, datos, conceptos, ideas, argumentos, razones, y que lo haya hecho durante décadas, veinte o cuarenta años o cincuenta años, que aquella otra persona, que solo dedica una minutos o unas docenas de minutos cada día de media, y según que soporte, si solo es fundamentalmente Internet, antes también prensa escrita, o además de todo ello, lectura de libros, revistas especializadas, sea en papel, sean virtuales, etc.

- Decía que no voy a ser yo, quien critique negativamente la lectura, menos la pequeña lectura, pero la gran lectura, diríamos el profesional de la lectura, especialmente, del grupo de humanidades, que antes señalamos, también le ocurre una realidad, que cada vez que lee más y más, que encuentra nuevas preguntas, nuevos argumentos, nuevas razones, nuevas discusiones. De algún modo se va quedando más solo o más sola en la interpretación del mundo, porque no es esa lectura sobre su especialidad o profesión, ni tampoco sobre la ciencia o ciencias, un saber en el que todos los especialistas, están similarmente de acuerdo, igual en las respuestas, ni es la lectura de entretenimiento, sino que es la lectura sobre las humanidades, filosofías, estéticas, antropologías, psicologías, cultura en general, etc. Incluso combinado con formados audiovisuales…

Es decir, es moverse en la geografía de la diversas de interpretaciones, culturas, religiones, estéticas, filosofías, etc. Es decir, es el terreno de las opiniones.

¿Y qué sucede? Que el sujeto de alguna manera, se queda cada vez más solo y en mayor soledad. Incluso entre afines, puede hablar y dialogar cada vez menos. Porque cada uno tiene su opinión y sus ideas y sus argumentos. Y con la población en general, pues su diferencia de criterios es enormemente diferente. Por tanto, diríamos que esa persona, de tanta lectura, salvo en los casos que he indicado, cada vez, se queda más solo y en soledad, soledad exterior y soledad interior. Soledad consigo mismo. Si además vive y sobrevive en la vida, con un oficio o profesión, que sus afines y compañeros, no están en esas preocupaciones y ocupaciones de lectura, por decirlo de algún modo, entonces la soledad se amplifica. La soledad y el silencio, porque a todo tiene que callar, o a todo, o en todo, tiene criterios diferentes y diversos, debido a tanta lectura o captación de datos…

Esa persona, por lo general, no puede pertenecer a un grupo ideológico, si de verdad ha leído con profundidad y argumentos, y por otro lado, en su interior, tiene una constante lucha, lucha en sentido estricto, entre todas las ideas y argumentos y razones que ha encontrado y visto y leído, y todas las razones e impulsos personales, y todos los hechos y datos del exterior.

Es decir, no es capaz de armonizar, en su mente-cerebro todos los datos y preguntas y razones y explicaciones. Y viven esos individuos, en muchos casos, casi la mayoría, en una profunda soledad y silencio, cuándo no vacío interior, en un mar de dudas, en una galaxia de preguntas y datos y conceptos e ideas que armonizan en mayor o en menor grado, o desarmonizan en mayor o menor grado.

Ciertamente, no es lo mismo, ante los demás, si es extrovertido o introvertido, o incluso como vive a si y en si mismo, esa presunta y potencial contradicción interna… Pero en definitiva, está en una lucha interior constante, una lucha, que quién la haya pasado, que dura años y lustros y décadas, quién la haya soportado, sabe de qué estoy hablando, y quién no se haya introducido en estos desiertos-paisajes-vergeles-océanos, apenas entenderá lo que le estoy expresando…

- Por consecuencia y para terminar, tres aspectos a tener en cuenta, que no soy yo quién voy a decir, que las personas no lean, y no lo hagan de forma sistemática y diaria, pero que también, no todo este monte está lleno de árboles frutales, sino también de desiertos interiores y exteriores.

En segundo lugar, que bien haría la comunidad humana, de sintetizar argumentos y razones y datos, especialmente, sobre esos temas que hemos denominado humanísticos, gran parte de los ciento treinta millones de libros o títulos diferentes, que expresa Google existen en el mundo, todos esos que entran en el campo de la cultura en general, humanidades, filosofía, estéticas, teologías, etc. Es decir, los libros y temáticas que diríamos de significado y de sentido. Por el bien de la misma humanidad…

Y tercero, si la persona, no solo lee, si además escribe documentos, libros, artículos, realiza información o la expresa en algún soporte, la luchas dialécticas internas, son cada vez mayores, en muchos sentidos y significados…

http://articulosperiodisticosjmm.blogspot.com.es
Caminero, Jmm
Caminero, Jmm


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania