Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Inhabilitan a Pilar de Lara... ¿Y ahora qué?

sábado, 30 de marzo de 2019
No es habitual en mí, pero no tengo una opinión definida sobre la inhabilitación de la jueza Pilar de Lara. Me cuesta muchísimo no confiar en un dictamen unánime del Consejo General del Poder Judicial, pero también me choca que esto termine así. Lo único que sí tengo claro es que es una mala noticia, tanto para la credibilidad de la justicia como para la confianza de la ciudadanía en las instituciones y para que se aclaren las causas que llevan años dando vueltas por los juzgados, algunas de ellas sobre hechos terribles.

Mis dudas, por lo que veo, no son las únicas entre nuestros convecinos. No hay más que tener en cuenta que hace unos años, en 2011, se creó una plataforma e incluso se convocó una manifestación de apoyo para las dos juezas de Lugo, la ahora inhabilitada Pilar de Lara (a la espera de su recurso) y Estela San José, a la que acudió medio millar de personas. Hoy guardan silencio.

Verán, por una parte no me gustan los “superjueces”. No me convence esa idea del “magistrado justiciero acusador” porque entiendo que ese papel no es de Su Señoría sino de los fiscales (con matices en ese caso, que esto no es una serie de televisión americana) y de los abogados de parte, incluso de las acusaciones populares. Un juez ha de aclarar hechos e investigar, pero si se percibe cierto dirigismo, cierta idea preconcebida, pierde lo más importante a la hora de sentarse a presidir un juzgado: la imparcialidad. La instrucción es una fase del procedimiento pero no puede convertirse en una caza de brujas ni en el acoso y derribo de nadie. Y algo de eso ha parecido que pasaba.

Pero por otra parte, tengo que decir también que cuando hay esa sensación de impunidad que vemos todos los días, de tomadura de pelo colectiva, de conchabeo entre grandes empresarios, dirigentes políticos y funcionarios, que deben ser los garantes de la independencia de la administración pero que presumen de recibir regalos de los empresarios, tener un juzgado que lleva la batuta de la investigación es también importante, incluso tranquilizador.

Pilar de Lara no lleva una, sino muchas investigaciones relevantes. Los casos Carioca (2009), Pokémon (2012), Pulpo (2013), Garañón (2015), Cóndor (2015), Leones, el de la fábrica de la luz o el del Club de golf de Lugo son algunos de los que acabaron sobre la mesa de su juzgado. Viendo de lo que hablamos quizá los retrasos tengan sentido porque algunos de esos temas derivaron en piezas separadas de gran magnitud. El Pokémon, por ejemplo, derivó en la investigación de Vendex, las operaciones Pikachu y Manga, la rama catalana, la investigación de la Confederación Hidrográfica… una maraña legal que nos ha llevado a donde nos ha llevado.

Toneladas de papel, miles y miles de folios amontonados en legajos son la herencia que deja Pilar de Lara a sus sucesores, que algo me dice que tirarán por la vía del archivo y dejarán muchos de estos asuntos en nada, como pasó con el caso de las multas de tráfico y de tantos otros, que ocuparon grandes titulares en prensa y muchos corrillos ciudadanos pero que no supusieron más consecuencia que el injusto fin de la carrera política de algún lucense. Si no hay condena no debiera haber consecuencia, pero ya ven.

Hay que ser garantistas, hay que defender la presunción de inocencia de todos los ciudadanos, hay que entender que la justicia que no es rápida no es justicia (no es normal tener a un señor metido en el juzgado durante una década, incluso sin distinguir si es culpable o inocente), hay que dotar de medios a los jueces y evitar la saturación de los juzgados, hay que expedientar a los jueces que acumulen retrasos injustificables… sí, hay que hacer todo eso pero también hay que perseguir los delitos hasta sus últimas consecuencias.

Hemos visto que gente que admitía en el juzgado haber hecho cosas ilegales pueden quedar en la calle y tan panchos, como el exconcejal Liñares, pero no es el único que saldrá impune de sus comportamientos ilegales o, cuando menos, inmorales. En esta ciudad hay funcionarios de alto rango que han reconocido en sede judicial haber recibido de un empresario relojes Rolex, jarrones de joyería y otros regalos que consideraban “normales” porque “caían bien” al señor, que curiosamente obtenía contratos municipales. Casualidades de la vida, ya saben. Y esos mismos funcionarios amenazan en redes sociales a quien tiene la osadía de mencionar el asunto, sacando pecho y dándoselas de dignos, cosa que clama venganza de Dios. Pues ya verán, ahora vamos a tener que tratar de usted a esa gente, y ni siquiera son los peores que han pasado por el juzgado de Pilar de Lara.

Hablamos de corrupción, que es una cosa terrible, pero también de casos que afectan a la vida de las personas de forma más dramática. El caso Carioca habla de trata de personas, de abortos forzados, de secuestros, violaciones, de proxenetismo, de prostitución forzada… de dramas tan terribles que no se puede consentir que esto acabe en nada.

No conozco en persona a la jueza Pilar de Lara, creo que incluso si la viera por la calle no la reconocería (soy muy despistado para las caras), pero si les digo la verdad no puedo dejar de sentir una terrible sensación de desamparo por su inhabilitación. Me imagino la cara de satisfacción de los chorizos y presuntos chorizos que le tenían terror y se me revuelve el estómago, tanto como se me revuelve pensando en el martirio que han pasado los inocentes que se han visto envueltos en estas macrocausas. Sí, ya sé que puede parecer contradictorio, pero realmente no lo es.

La Justicia hoy ha de demostrar si todos estos casos tienen futuro o quedan en nada. Es probable que alguno tenga que diluirse, pero… ¿todos? Me extrañaría. Si fuera así habría que empezar a creerse esas teorías de la conspiración que tanto gustan a la gente y que ven manos negras contra jueces que investigan.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania