Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

La Catedral de Santiago

lunes, 11 de marzo de 2019
Es una de las mayores joyas del patrimonio histórico-artístico mundial
La Catedral de Santiago nunca deja indiferente al visitante. Es probablemente el monumento de peregrinación más importante del planeta. Todas las rutas del Camino de Santiago acaban en esta Catedral, la obra más destacada del arte románico de nuestro país. La Catedral de Santiago es motivo de orgullo para todos los habitantes de La Coruña, visitantes y para los españoles en general.

Más de mil años de historia
El origen de la Catedral de Santiago se remonta al siglo XI. El rey Alfonso VI, el obispo Diego Peláez y el arzobispo Diego Xelmírez fueron figuras capitales en su construcción. Los mejores arquitectos de la época colaboraron en su edificación, como el Maestro Esteban y Mateo. La catedral fue consagrada el 3 de abril del año 1211, en un acto que fue presidido por el arzobispo Pedro Muñiz.

Influencia barroca, gótica y renacentista
La Catedral de Santiago nació como catedral románica pero, con el paso del tiempo, fue enriqueciéndose con elementos góticos, renacentistas y barrocos. Las capillas fueron aumentando según crecía el culto. En 1660 el altar mayor y la cúpula se transformaron y, en 1750, culminó la fachada del Obradoiro, que es una de las estampas más significativas de la Catedral.

Las reliquias de Santiago
El nombre de la Catedral se debe a que custodia en su interior las reliquias de Santiago el Mayor, apóstol cristiano de gran influencia en el mundo católico. Fue uno de los apóstoles más sobresalientes de Jesús de Nazaret y fue conocido como Santiago el Mayor para diferenciarlo de otro de los apóstoles, apodado Santiago el Menor. Tras el Pentecostés, aproximadamente en el año 33 D.C., viajó hasta Hispania para predicar el evangelio, empezando por la antigua Galicia. Murió por orden de Herodes Agripa en el martirio y la tradición cristiana asegura que las reliquias conservadas en la Catedral pertenecen a sus restos. Desde el siglo IX Santiago fue reconocido como el patrón de España.

¿Es el Pórtico de la Gloria la mejor obra del románico?
La mayor parte de los expertos coinciden en que el Pórtico de la Gloria es la obra más destacada del arte románico. El Maestro Mateo la esculpió en un período de 20 años. Está compuesta por tres arcos con más de 200 esculturas de granito.

En el arco central el visitante puede contemplar al Cristo resucitado, rodeado por los cuatro evangelistas y emblemas que les representan, como el león en el caso de Marcos o el toro en Juan. Entre los evangelistas se encuentran los Justos y debajo de todo el conjunto, un cortejo de ángeles con los instrumentos de la Pasión.

La columna central de mármol es presidida por el apóstol Santiago mientras que el basamento del Pórtico está rodeado de monstruos y figuras de la Antigüedad que son derrotadas por el triunfo de la Iglesia.

En cuanto a los arcos laterales, están dedicados al Antiguo y Nuevo Testamento, con una presencia destacada del Juicio Final.

Desgraciadamente, durante gran parte de la edad moderna el Pórtico de la Gloria no pudo contemplarse en su esplendor original: el paso del tiempo había afectado a la obra. Suciedad, sales, restos biológicos y acumulaciones acrílicas cubrieron la superficie de esta joya. Afortunadamente, una restauración que ha durado más de diez años ha logrado recuperar la policromía original, devolviendo a la obra sus ricos colores.

Nos preguntamos si esta restauración podía haber llegado antes y si la conservación del Pórtico de la Gloria fue adecuada en el pasado. No obstante, creemos que el resultado de la restauración ha merecido el esfuerzo.

El Botafumeiro
No podemos olvidarnos de olvidar presenciar en movimiento el famoso Botafumeiro. Este gran incensario viene utilizándose en la Catedral desde la Edad Media y es uno de los reclamos más significativos. El recorrido del Botafumeiro es pendular y asombra a todos los que lo contemplan. Nada menos que ocho hombres son necesarios para poner en movimiento el Botafumeiro. En menos de dos minutos es capaz de alcanzar una velocidad de 68 kilómetros por hora, con un arco de 65 metros de amplitud a lo largo de todo el transepto.

Para ver el Botafumeiro en acción es necesario asistir a alguna de las misas que tienen lugar en la Catedral de Santiago, como parte del calendario de celebraciones litúrgicas.

Visita guiada por la Catedral
Por último, si al visitar la Catedral de Santiago no queréis perderos detalle, una buena opción es contratar un tour guiado de los múltiples que se ofrecen por Internet. Uno de los más populares es el de Civitatis, que dura hora y media e incluye también la entrada al museo. Este tour es realizado por una guía de habla española y en él pueden visitarse desde los restos del apóstol Santiago el Mayor hasta la Capilla de la Corticela o la Plaza del Obradoiro, entre otras maravillas. Podéis reservar la visita guiada por la catedral de Santiago de Compostela pulsando aquí.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania