Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El mes de febrero en Buenos Aires

miércoles, 13 de febrero de 2019
Doña Macrigaita recuerda los bailes de carnaval de hace más de 60 años en las asociaciones gallegas. Los padres llevaban a sus hijas para buscar un novio que fuese laburador. Los salones se llenaban de alegría. La evocación de su juventud le hace tararear los viejos éxitos de Alberto Castillo al que aplaudió en varios canyengues. En el patio con su cachimbo de mate en la mano, cebado con yerba “Abuelita” que le trajo el nieto de Montevideo, se la escucha cantar bajito: “En los carnavales yo la conocí...bailando candombe me dijo que sí”. Está pensando en que en asuntos carnavaleros fuimos para atrás, por lo menos en la capital, ya que en Corrientes o en Gualeguaychú siguen organizando unos buenos desfiles. No coincide con su admirado presidente Macri en no prestar apoyo a los festejos callejeros. No hay mejor manera de hacerte olvidar que el dólar anda por los 40 pesos que llenar las calles de comparsas subvencionadas que canten elogios al campeón del choreo-neoliberal en el Río de la Plata.

Doña Macrigaita está preocupada y decepcionada con el proceder de su amigo Moyanito en el Centro Gallego. El lunes a las seis de la tarde se acercó a la esquina de Belgrano y Pasco para asistir a la Asamblea Extraordinaria que marcará el futuro de la mutualista. Es socia desde chica y no quiere quedarse sin atención médica a pesar de que anda bastante bien de salud. Como no había luz, algo que Macri debería arreglar porque las tarifas subieron mucho, aprovechó para salir con tiempo para ir caminando por la avenida Belgrano, sin apuro, las 20 cuadras que hay desde su casa. El lugar de celebración previsto (Teatro Castelao) estaba cerrado. Se acerca al vigilante para preguntar y le dice que está suspendida. No se lo puede creer. Nadie le avisó de la suspensión que en caso de producirse debe ser comunicada con anterioridad, por lo menos unas 48 horas antes. Una muchacha que le suena la cara pero no se acuerda del nombre le comenta que le acaban de decir que salió publicado en el Boletín Oficial.

Doña Macrigaita observa que por la puerta de Guardia del hospital entran una media docena de personas. Se acerca a preguntarles y le dicen que dentro está Mojarrita que es el candidato trucho al que votaron. Afirman que es la persona más informada ya que está en contacto directo con el interventor por sus labores de felpudo. Enseguida lo reconoce por su vestimenta de pescador sin caña ni anzuelo. Se acerca para poder hablarle y lo hace bien pegadita a la oreja derecha. No quiere armar quilombo. A continuación se reproduce, en exclusiva, la grabación completa de lo expresado:

Parece mentira, che, te olvidaste de llamarme para decirme que se suspende la Asamblea. El número lo tenés porque me telefoneaste para pedirme el voto en las elecciones. Te acordás que me convenciste al presentarte como el elegido de mi amigo Moyanito para disciplinar a los vagos que cobran sin laburar. Me gustó cuando dijiste que siendo una Mojarrita ibas a tener más libertad de acción para sacar al Centro Gallego del pozo. Si fueses un tiburón tendrías una cantidad de enemigos que te perseguirían. Confié en ti pero le erré feo, me engrupiste bien de bien. En vez de empujar para sacar el barco flote, te borraste al primer contratiempo que fue cuando los coimeros de “Ribera Salud” desistieron de formalizar un acuerdo de gestión. Te aseguro que se te acabó la tanza. No te creo más y reniego del voto que te di. A mis 80 años me puedo permitir mandarte a la mismísima quinta de las albahacas. ¡Andá! ¡Salí! Me estás tapando el sol que animó a mis esforzados ancestros galaicos.
Suárez Suárez, Manuel
Suárez Suárez, Manuel


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania