Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Rubén Arroxo propone más espacios para perros

sábado, 09 de febrero de 2019
Ayer el portavoz del BNG, Rubén Arroxo (ya saben, mi ex jefe de candidatura por un día el pasado 28 de diciembre) presentó una iniciativa interesante para los que tenemos perro, y es la de crear una serie de “espacios abiertos de convivencia” para ellos. Bueno, para ellos y para los que disfrutamos de su compañía.

Como bien dice Arroxo, “Lugo ya cuenta con varios caniles en la ciudad, pero son espacios insuficientes, de un tamaño muy reducido y cerrados”. Tiene razón. En una ciudad con unos 14.000 perros censados, es ridículo pensar que tres pequeños jardincillos, en un estado lamentable, son suficientes para el esparcimiento de mascotas y propietarios. Si además tenemos en cuenta que la ordenanza de tenencia de animales (puede verla aquí) impide que los perros estén sueltos en todo el municipio salvo esos tres pequeños espacios, nos encontramos con una situación absurda que hay que corregir.

En algunas ciudades están buscando fórmulas que permitan el uso de los espacios según la hora. Por ejemplo, imaginen que se aprueba que a partir de las 19:00 en el Parque del Miño los perros puedan estar sueltos. Antes de que se me alarmen, hay que recordar que esa libertad es “vigilada” porque los propietarios siguen siendo responsables de lo que hagan sus mascotas, y por lo tanto si sabes que tu perro es agresivo o que no puede convivir con nadie más, no lo sueltes en ninguna parte y, por supuesto, si lo haces que sea con bozal.

Esta propuesta del BNG se podría completar con algunas cuestiones accesorias que creo que serían interesantes. Por ejemplo hacer alguna zona de “columpios para perros”, es decir, instalaciones para, sin llegar necesariamente a una de esas pruebas “agility”, poder jugar con tu perro y ayudarte a educarlo.

También sería para estudiar, creo yo, una propuesta que se podría coordinar con la Protectora (para financiarse por ejemplo), el Colegio de Veterinarios, la Facultad del ramo e incluso clínicas o el Rof Codina para dar cursos de educación canina y poner en las zonas adecuadas (caniles y espacios en que haya habitualmente perros) carteles con consejos para educar a tu mascota.

Rubén propone cinco zonas (parque tras Veterinaria, Paradai, Parque del Miño, Casás y parque de Paxariños), que yo completaría quizá con el parque del Rato, el de Marcos Cela y otras zonas verdes. De todas formas, la propuesta de espacios para perros del BNG implica necesariamente la modificación de esa ordenanza, ya que de lo contrario no se podría llevar a cabo por lo restrictivo de su redacción, así que ya puestos a revisarla yo le daría una vuelta más ambiciosa y plantearía algunas modificaciones.

Una de ellas sería la de “despenalizar” el paseo con los perros libres en zonas no urbanas. Tal y como está redactada la ordenanza no puedes dar una vuelta con tu perro suelto por el paseo de los molinos del río Mera o por el entorno de la ciudad, y eso es absurdo.

Por otra parte, yo también me plantearía reformar lo que afecta a transportes públicos, cosa que en su día ya dijo Ciudadanos tras meter la pata con su propuesta de prohibir a los perros subir a la Muralla. Según la actual ordenanza solo los taxis (y de entre ellos los que estén adaptados para tal fin) pueden transportar mascotas. En Madrid, por ejemplo, se puede ir en Metro con tu perro, aunque con ciertas limitaciones (vagones determinados, con correa…) que se podrían extrapolar a Lugo. ¿Qué problema hay si nos dejaran subir a la parte de atrás de los buses con nuestro perro (siempre que no vaya saturado, claro)? Se podría probar a hacer eso en líneas concretas (las que van a lugares habituales de paseo) y si funciona la cosa extenderlo… y si no, se elimina, dependerá de lo que la responsabilidad o irresponsabilidad que demostremos los propietarios de perros.

Al final no se trata de regular lo que hacen los animales, que son lo que sus compañeros queramos que sean (cada vez que escribo “dueños” se me hace raro, porque no nos considero propietarios de nuestros perros sino afortunados compañeros), sino lo que hacemos nosotros con ellos. La convivencia es una mera cuestión de educación.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania