Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Inditex encara un 2019 complicado y repleto de desafíos

jueves, 31 de enero de 2019
Inditex, sin duda la empresa gallega con mayor reconocimiento internacional y con una gran valoración dentro y fuera de nuestras fronteras, encara un 2019 lleno de retos y desafíos en el que tendrá que jugar muy bien las cartas para no defraudar a sus accionistas.

Por una parte, se enfrenta a un escenario macroeconómico mundial adverso, afectado especialmente por la cotización del Dow Jones, en situación de gran volatilidad, tras la guerra comercial desatada por Trump contra China. Esta batalla comercial entre las dos superpotencias, que hace palidecer a las demás guerras comerciales recientes, tiene profundas implicaciones para la empresa de Amancio Ortega. Inditex tiene grandes intereses tanto en China como en Estados Unidos, tanto a nivel de producción como de distribución. Cualquier medida encaminada a limitar el libre comercio mundial tendrá un impacto significativo sobre la cotización de una de las empresas más valoradas del Ibex 35.

Una guerra comercial continuada se traduciría en una desaceleración del consumo y, en un negocio tan susceptible al ciclo económico como el de Inditex, las consecuencias para la empresa podrían ser muy negativas, tanto a nivel de despidos como de reducción de dividendos.

Un modelo de negocio que cada vez descansa más sobre el modelo online

Además de las diversas tensiones comerciales que acechan a los mercados este 2019, Inditex tiene otro enemigo muy importante del que defenderse: las nuevas tiendas de moda online. Los consumidores de moda demandan cada vez más originalidad y comienzan a alejarse de las colecciones uniformes típicas de las grandes cadenas de distribución textil.

Al consumidor millennial le gusta la exclusividad y el mercado ha sabido dar respuesta a sus nuevas exigencias. Cada vez surgen más empresas pequeñas, especializadas en nichos de moda concretos, que, al calor de plataformas de comercio electrónico como Shopify, pueden hacerle mucho daño a grandes empresas como Inditex.

Y es que la suma de muchos miles de estos pequeños negocios, fáciles de escalar y con costes infinitamente más reducidos que el de abrir una tienda de ropa física, pueden robarle cuota de mercado a gigantes como el de Arteixo. Además, los nuevos métodos de marketing basados en la economía influencer funcionan mejor con estas marcas más exclusivas que con los grandes actores consagrados de la industria textil.

Por todo esto, Inditex está emprendiendo una campaña muy agresiva para tratar de frenar la sangría de clientes. En ningún caso parece estar dispuesta la empresa de Amancio Ortega a renunciar a la hegemonía digital tras gozar de un dominio incontestable en el mundo de las tiendas físicas.

Un gigante sin pies de barro

A pesar de estos retos a los que se enfrenta el gigante textil gallego, sus sólidos números hacen presagiar la salida airosa de este complicado año que se presenta. Con unos niveles de deuda negativos de casi 5.300 millones de euros, dispone de la solidez suficiente para afrontar cualquier ataque bajista del mercado. Además, si al final los temores que se ciernen sobre el sector textil no resultan al final ser tan graves, Inditex tendrá grandes posibilidades de liderar el mercado bursátil nacional en un futuro no muy lejano.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania