Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Las obras que no llegaron

martes, 22 de enero de 2019
En abril de 2018 el gobierno local lograba aprobar los presupuestos en solitario gracias a la herramienta que la ley le otorga de vincularlos a una cuestión de confianza. El 31 de diciembre terminó teóricamente la vigencia de esos presupuestos y si echamos un vistazo a los anuncios que se hacían en su presentación vemos que muchas de las cuestiones en que se hacía hincapié no se han llevado a cabo, y no parece tener mucho sentido porque con las cuentas en la mano se suponía que tenía que ser coser y cantar.

No me voy a meter en el “plan de barrios”, cuyo seguimiento es difícil de hacer por parte de una persona de la calle como yo, para eso está la siempre competente oposición que día tras día trabaja duramente para lograr que Lara Méndez repita como alcaldesa.

Las obras concretas que se anunciaban y de las que no tenemos noticia son las siguientes:
Nuevo modelo de movilidad en el Casco histórico por 300.000 euros.
Ascensores de Fontiñas (ese se está haciendo) y Sagrado Corazón (ni está ni se le espera).
Centro sociocultural de la Piringalla (hasta donde yo sé está igual que siempre, en esqueleto).
Ampliación del parque infantil de Campo Castillo.
Cubierta para el parque infantil de Aguas Férreas.

Mención especial y específica para el “nuevo modelo de autobús urbano”, que estaba pendiente de un pequeño detalle, un “sistema de ayuda a la explotación” (vamos, un tipo GPS, que se ve que debe ser muy complicado de poner) para su puesta en funcionamiento. Pues no se puso.

La rapidez, la eficacia y el cumplimiento de los plazos fijados por los propios concejales del gobierno no son precisamente características que adornen a nuestros próceres. La gente ya se toma a pitorreo los anuncios que se hacen continuamente, y que van aplazando fecha tras fecha la entrada de las máquinas a hacer obras o el cumplimiento de compromisos. ¿Cuántas veces hemos escuchado que se va a desdoblar Duquesa de Lugo?

En junio de 2017 se hizo una modificación de crédito “urgente” para acometer la peatonalización y la cubierta de la calle Quiroga Ballesteros. Una persona confiada sería atropellada si se arriesga a dar por sentado que se hizo tal cosa, incluso si considera que año y medio después se ha dado algún paso en esa dirección. Nada de nada.

Los tiempos de Lugo son los que son, aterradoramente lentos y desesperantemente largos. Al menos así ahorramos para pagar la multimillonaria indemnización del Garañón.
Latorre Real, Luís
Latorre Real, Luís


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania