Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

Linajes en Castro de Rei (IX)

lunes, 19 de noviembre de 2007
Casa de los Villamarín, en el Coto de A. Ramil
Con anterioridad al Real Decreto del 23 de julio de 1835 en la actual parroquia de santa María de Ramil existieron los cotos de A, el de Ramil y el de As Teixoeiras.
En el primero (Coto de A.), queda la señorial casa de Villamarín, que en tiempos ostentó en su fachada principal un blasón heráldico que aun hace pocos años fue sacado de su primitivo emplazamiento por miembros de la familia vincular para enaltecer otra posesión de estos.
Cuando en 1752 se recogieron de los vecinos de Ramil los datos para confeccionar el famoso Catastro de Ensenada, figura como señor de este coto D. Joaquín de Castro y Luaces, que poseía dos casas; una de planta baja y piso alto, que además tenía hórreo en el “lugar de Coto de A"; medía esta vivienda veinticuatro varas de frente y nueve de fondo; la segunda vivienda se hallaba en el lugar “da Pena”, era solamente de planta baja, y de menores proporciones, (diez varas de frente y cuatro de fondo); las propiedades de ambas casas sumaban cuarenta y cuatro parcelas, sin contar un molino de dos “rodicios”, en el sitio de Penal.
El edificio conserva en buen estado su primitiva fábrica, echándose en falta la piedra armera que daba frente al patio o corral. De igual modo que las demás casas con cierto abolengo construidas durante los siglos XVII y XVIII, es de planta cuadrangular, con muros de lajas y recebados por una capa de argamasa; la cubierta a cuatro vertientes, formada por recio armazón de vigas y tablas sobre él descansan las piezas de pizarra. Sobresale del edificio la chimenea de base rectangular, realizada con lajas de pizarra y rematada a dos aguas con las clásicas “lousas do país”, y unos pináculos pétreos. Otro elemento que le da airosidad de casa paciega es la amplia solana con sedas columnas de granito que soportan parte del tajeroz.
Los señores de Coto de A. fundaron una capellanía, que hasta bien entrado este siglo se permitían el lujo de sostener capellán privado.

Notas heráldico genealógicas
El apellido Castro es de origen castellano, parece ser que de la villa de Castrogeriz en tierras burgalesas, y uno de los cinco linajes castellanos que, juntamente con los de Lara, Haro, Guzmán y Villamayor, se deriva de sus primitivos Reyes. Una rama pasó a Galicia, fundando nueva casa en Monforte de Lemos (condes de Lemos). Probó innumerables veces su nobleza en las Ordenes Militares, Reales Chancillerías, Real Audiencia de Oviedo y Real Compañía de Guardias Marinas.
Don Francisco Nicolás de Castro y Gallego fue creado Marqués de Campollano en 20 de septiembre de 1700. Don Pedro de Castro y Figueroa, Duque de la Conquista, fue creado Marqués de Gracia Real en 30 de abril de 1730. D. Joaquín Miguel de Castro y Gadea fue creado Marques de Campo-Hermoso en 6 de junio de 1791. D. Francisco de Paula Castro y Pérez de Orozco fue creado Marqués de Gerona y Vizconde de Castro Orozco el 18 de diciembre de 1846.
El apellido Luaces, se dice que su primitivo solar radicó en la feligresía del mismo nombre, municipio de Pol, para más tarde extenderse por Labrada, Abadín, Mondoñedo, y en este ayuntamiento de Castro de Rei la casa de los señores de Perejón en Mondrid, fue conocida en la antigüedad por la de los Rois de Luaces, cuyo apellido llevaron antes del de Sancibrian y Ribadeneyra y últimamente el de Perejón.

Los Castros y Luaces de santa María de Ramil
D. Bartolomé de Castro y Luaces, tuvo por hijo a don Macías de Castro y Luaces que contrajo matrimonio Dª Inés Hedrosa, hija esta, de D. Gonzalo Cubelo y de doña Leonor Hedrosa.
D. Juan de Castro y Luaces, era hijo de los antedichos D. Bartolomé y doña Leonor; matrimonio con doña María Freire de Andrade; de cuyo esponsal fue hijo legitimo entre otros.
D. Andrés de Castro y Luaces, que contrajo matrimonio con doña Ana Miranda Sanjurjo, quedando al frente de sus posesiones su hijo..
D. Joaquín María de Castro Miranda y Luaces, quien casó con doña Francisca Maseda (hija de D. Agustín López Cornide y de Dª Ana María Maseda); teniendo por hijo a:
D. Bernardo de Castro Luaces, que matrimonió con doña María Suárez Posse, esta, hija de D. José Benito Suárez Ponce Patino y de doña Rosa Patiño y Andiano, de la casa de Castro de Abajo; siendo hijo de D. Bernardo y doña Margarita, entre otros.
D. Joaquín María de Castro, que fue esposo de Dª Josefa Lamas de la Torre, hija de D. Vicente Antonio Lamas Moscoso y de doña Josefa María de la Torre y Ponte (casa de Quintalonga, de Villaosende), siendo hijo de este matrimonio a D. Juan, que matrimonió con doña Ramona Arias, y a.
D. Bernardo de Castro Lamas, que casó con doña Joaquina Arias Sanjurjo, hija esta, de D. Bernardo Arias de Ulloa y de Dª Manuela Sanjurjo, de la casa de Castro de Arriba. Siendo hijo D. Ramón de Castro Arias, que casó con doña Amalia Arias Calviño, (hija de D. Antonio Arias Sanjurjo y de Dª María Calviño Camba de la casa de Castro de Arriba), de cuyos descendientes son los señores de la casa del Coto de A.
Tuvo esta casa piedra de armas que sus dueños retiraron de la misma, pero gracias a un foto cedida por el ex-alcalde Emilio Sinde Nieto podemos reproducir e interpretar sus formas.
Piedra armera cuartelada, timbrada y con yelmo afrontado, contorneado por airosos lambrequines.
Primer cuartel diestro del jefe, seis roeles ordenados, que corresponde a la divisa de los Castro.
Segundo cuartel, siniestro del jefe, media luna estrellas de los Luaces.
Cuartel tercero diestro del jefe, faja engolada por dragantes, donde aparece la leyenda “AVE MARÍA”. distintivo de la casa de Andrade.
Cuartel cuarto siniestro del jefe, partido: 1° tres flores de lis ordenadas y un castillo, divisa utilizada por los Obarrio y los Teijeiro.
Decorado por boluptas y mascarón en la parte inferior, detalle este que hemos podido observar en otras piedras armeras de la zona, y que nos lo llevan a datarlo de la segunda mitad del siglo XVIII.

Casa de Outeiro, en Ramil
Esta hermosa casa construida en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando realizamos el presente trabajo estaba siendo objeto de una profunda remodelación para destinarla a turismo rural, y de alguna forma poder evitar así el que formase parte de esas construcciones seudo señoriales que poco a poco terminan siendo meras ruinas de un pasado más esplendoroso.
La fábrica es de planta regular con techumbre de pizarra que descarga su peso sobre un moderno entarimado de madera. Los muros hechos a base de lajas y jambas de puertas, ventanas, y otros huecos destinados a dejar pasar la luz al interior fueron realiza dos en sillares de granito, como de la misma piedra lo es una espaciosa escalera con balaustre que conduce a la planta superior o piso alto, donde destaca una hermosa solaina, cuyo tajeroz descansa sobre columnas estriadas y petril muy saliente. En un ángulo de la vivienda se grabó en un sillar rectangular un escudete con los motivos del Santo Oficio, y una cruz. que puede ser la de Calatrava si tenemos en cuenta que la Orden de San Benito de Avis dependió de la Calatrava, hasta mediados del siglo XVI. Suponiéndonos que fue su propietario inicialmente algún caballero Aguacil o simplemente, familiar del Santo Oficio.
Pues en 1753 era propiedad de D. Manuel Freire de Otero, que declaraba a los peritos que en esta feligresía llevaron a cabo los correspondientes asientos para confeccionar el “Real de Legos” del Catastro de Ensenada, “... que era dueño de una casa de planta baja y piso alto con su correspondiente hórreo, situada en Outeiro, la cual medía de frente veinte varas y de fondo otras seis; colindando por la derecha e izquierda con propiedades de la misma. Además de poseer otra vivienda en la aldea de Calbos, que medía de frente dieciocho varas y de fondo seis. Teniendo unas propiedades de Treinta y dos parcelas.

Notas heráldico genealógicas
El apellido Otero (Outeiro), según Atienza, es de origen castellano, extendiéndose por la mayor parte de la península, pasando una rama a Galicia. Probó dicho linaje su nobleza diversas veces en las Reales Chancillería de Valladolid y Audiencia de Oviedo.
Del primero de este apellido que se tiene noticias en esta parroquia de Ramíl es de D. Bartolomé de Otero, (dueño de esta casa), que contrajo matrimonio con doña Catalina Freire de Andrade. De cuyo matrimonio fueron hijos.
I. Dona María Otero Freire, que matrimonió con D. Pedro de Páramo, en la feligresía de santa María de Vilabade, en Castroverde.
II. Juan Otero Freire, que realizó la carrera eclesiástica y fue cura párroco de Lorenzo de Torneiros, municipio de Pol.
III. Sebastián Otero Freire.
IV. Doña Catalina de Otero Freire, que contrajo matrimonio con el capitán D. Pedro de Saavedra Vingolea, dueña de la casa y coto “das Teixoeiras”, en esta misma parroquia.
El D. Sebastián de Otero Freire, matrimonio con doña Juana de la Vega; siendo el fundador del vínculo de las casa de Outeiro, en el año 1623, colocando en dicha casa la especie de piedra armera ya mencionada.
Del matrimonio de D. Sebastián Otero Freire y de doña Juana de la Vega fueron hijos:
I. Doña María Otero Vega y Freire, que contrajo matrimonio con D. Juan de Castro, en el Coto de A. y residiendo en la casa de los Castros, ya estudiada.
II. Doña Catalina Otero Vega y Freire, casada con D. Matías de Neira, el de la casa señorial de Rioxoán, parroquia de santa María de Balonga, ayuntamiento de Pol.
III. D. Sebastián Otero Vega Freire y Andrade. Sostuvo pleito para poder demostrar su nobleza, el cual ganó con costas y multa en juicio declarativo contradictorio.
Contrajo matrimonio en primeras nupcias con doña Inés de Rois y Luaces, quedando por legítimos hijos:
I. Doña Francisca de Otero y Rois, que se casó con D. Juan Saavedra, el de la parroquia de la parroquia de santa María de Ludrio, Castro de Rei.
II. D. Juan de Otero Rois y Luaces, que fue rector en el Colegio de San Francisco de Burgos, y posteriormente fue muerto en Japón cuando donde había sido destinado por la superioridad como misionero.
D. Sebastián Otero, contrajo segundo matrimonio con doña María de Saavedra Cornide y Vingolea, de la casa de Gargallán; era hija de D. Juan Rodríguez de Cornide y de Dª Isabel de Saavedra y Vingolea, señora de Valdecalvos.
Tuvieron por hijos a:
I. D. Sebastián Freire y Andrade, que se casó con doña Rosenda Rodríguez Varela, que fueron padres de Fray Pedro Freire Otero, religioso agustino en Manila y después provincial de la Orden.
II. D. Manuel Ignacio Freire Otero, que se casó con doña María de Saavedra Osorio, hija de D. Miguel del Saavedra Sanjurjo y de su esposa, doña Ramona do Rigueiro y Osorio, vecinos de Santa Cristina. Doña María era hija única y descendiente de los Rigueiro de Quintela; de la casa de Rozas, Triabá, y de la de Samarugo en Vilalba.
De este matrimonio fue hija doña María Ana de Saavedra Osorio, que casó con Juan de Uz y Pardo de la casa de la pesquiera en Xustás, municipio de Cospeito.

La casa de los Cedrones, en Ramil
Fue otra casa señorial situada en el coto de A. que en el año 1752 era propiedad de D. Juan Francisco Cedrón; que a juzgar por el correspondiente asiento realizado en dicho año para el Catastro de Ensenada se trataba de sendas viviendas, además de unas treinta y seis parcelas, "... una casa de piso bajo y planta alta con su correspondiente hórreo, situada en el sitio de A. que medía de frente veinte varas y de fondo ocho, colindando por la derecha e izquierda con propiedades de la misma; otra casa de planta baja en el mismo sitio del coto de A. que mide de frente doce varas y de fondo seis, la cual lindaba por la derecha e izquierda con propiedades de la misma.

Notas heráldico genealógicas
Al referirse el Padre Crespo a dicho linaje, da por sentado que su primitiva casa solar se ubicó en el lugar de este nombre en la feligresía de san Miguel de Piñeira, en el ayuntamiento de Sarria; existiendo en nuestra provincia otros lugares con este nombre, como la feligresía de Santiago de Cedrón, en el ayuntamiento de Láncara y partido judicial de Sarria, el lugar de Cedrón-Jusaos, en la misma parroquia; o la aldea de Cedrón, en la feligresía Valverde (Monforte de Lemos).
Entre las ramas que recoge dicha obra están los de Santiago de Miranda, los de san Salvador de Santalla, los de san Martiño de Louseiro.
Estos de Ramil, compraron la casa que habitaron a doña Francisca de Otero y Ríos, esposa de D. Juan López de Saavedra, vecinos de santa María de Ludrio; hija de D. Sebastián de Otero y de su esposa, Dª Inés de Ríos, propietarios de la casa fuerte de Outeiro.
D. Juan Francisco Cedrón y Neira, vecino del Coto de A. contrajo matrimonio con doña Beatriz Teijeiro de Ron, de la casa de Lea; hija de D. Alonso Teijeiro y de su esposa doña Elena de Ron y Yebra, y ésta era de la casa de Riomol.
D. don Francisco y de doña Beatriz fue hijo:
D. Francisco Cedrón Teixeiro, que matrimonió con doña Josefa de Yebra y Vega, en Caraño.
Descripción de los escudos “CASTRO: Castellano. De la villa de Castrojeriz (Burgos) y uno de los cinco linajes castellanos que, juntamente con los de Lara, Haro, Guzmán y Villamayor, se deriva de sus primitivos Reyes. Una rama pasó a Galicia, fundando nueva casa en Monforte de Lemos (Condes de Lemos).
ARMAS: En campo de plata, seis roeles de azur, puestos de dos en dos. Los de Aragón traen escudo cuartelado: 1º y 4º, en campo de oro, cuatro palos de gules, y 2º y 3º , en campo de plata una estrella de gules. Los de Cataluña traen escudo cuartelado: 1 y 4º, en campo de gules, un escudete de oro cargado de una faja de gules, y 2º, y 3º, en campo de gules, un castillo de oro aclarado de gules."
“OTERO: Castellano. Armas: En campo de azur, una torre de piedra; bordura de gules, con ocho aspas de oro. Los Otero-Cossío traen escudo cuartelado; 1º y 4°, en campo de gules, un caldero de oro; 2°; en campo de azur, un león rampante, de oro, y 3°, en campo de sable, tres flores de lis de plata".
CEDRÓN: En campo de oro un cedro de sinople. En otros aparecen cinco cedros de oro de campo de azur.
Según D. Antonio Taboada y Rocade “que hace por formas las estacas de los Quiroga y Valcarce.

Pazo de Fontelaxe, en Riberas de Lea
La casa señorial de Fontelaxe fue edificada en una hermosa zona de praderas y demás terrenos de cultivo en las proximidades de Castrillón da Farola, hacia el norte. La construcción es un conglomerado de constantes añadidos a la primitiva obra que dejan espacio a un amplio corral al que se accede mediante un gran portalón protegido por un tejadillo a dos vertientes. Los añadidos laterales estaban destinados, a caballerizas, horno, cobertizo para guardar leñas y aperos de labranza, además de la capilla situada en el lateral derecho con puerta de entrada desde el patio desde el pasillo de la planta superior; es en si, una modesta obra realizada durante el primer tercio del siglo XVIII, de forma rectangular y techumbre a tres aguas, simulando un artesonada por la parte interior; sencilla espadaña de un solo cuerpo, realizada a base de sillares graníticos, y campanil. Aun conserva la tribuna con los sitiales y reclinatorios originales, además de los libros y un grabado de principios representado a todos los reyes y jefes del Estado español.
El retablo fue tallado hacía el año 1700, salomónico, formado por banco, piso principal y cuerpo superior; en el primer tramo amplia ornamentación de florones y bolutas, en la parte central el sagrario enmarcado por sendas columnitas torneadas y relieve en la puertecilla de la custodia. El cuerpo principal se enmarcan y decorada por cuatro columnas torneadas, y a su vez adornadas éstas por tallos, hojas y racimos que rematan capiteles de orden compuesto; varios moldurones delimitan las tres hornacinas, para descansar sobre ellos un amplio hermoso frontón muy reberitiado, dando así paso al ático, más sencillo adornado por sendos cordones de aspas y columnetas de carnosas hojas.
En el mismo cuatro interesantes imágenes de san José con el Niño; Niño Jesús en el ático; Nuestra Señora, esta talla de vestir, y Nuestra Señora del Rosario, buena escultura, que conserva la pintura y la policromía; de la misma época.

El Pazo
La vivienda, o cuerpo principal del pazo, es de planta rectangular, con su bajo y piso alto; en la zona baja esta dividida, en cuadras, zona de telar, fragua, bodega, y la primitiva cocina de lareira, en la que se conservan la mayor parte de los elementos que la formaban, es decir, escano, artesa, guindais o burro con su gramalleira, etc…
Las dependencias del piso superior se intercomunican a través de un espacioso pasillo, y son la cocina moderna, el salón comedor, las habitaciones, servicios y algún que otro espacio destinado a varias funciones. Al igual que otras muchas casas de este tipo sufrió reformas más o menos acertadas, que principalmente afectaron a su interior, quedando la obra exterior casi intacta. Aunque no conserva mobiliario de época, sus actuales dueños merecen ser elogiados por el gusto e interés que muestran en conservar este sencillo pazo.
Escudo tallado en sendos bloques de granito de fino grano, es de forma semiovalado con abundante decoración de bolutas y yelmo que mira al frente. Entre otras formas destacan las armas de los Ribadeneyra, Teijeiro, Aguiar Y Baamonde.

Notas genealógicas
Esta casa estuvo durante mucho tiempo ligada a su matriz la de Balmonte como vamos a ver. Doña María Bernarda de Saavedra y do Rigueiro, hija de D. Bernardo de Saavedra Aguiar y de Sarmiento y de doña Catalina do Rigueiro Freire de Andrade y Pardo, matrimonio con D. José Pardo Rivadeneyra y Miranda, que era señor de Xustás (Cospeito), y dueño de esta de FONTALAXE.
Siendo señores de la casa de Xustás en baronía, D. Luis de Tesa, oriundo de Andalucía y de familia burgalesa, a principios del siglo XV, quien contrajo matrimonio con doña Constanza Ribadeneyra y Sánchez de Valcarce, hija de D. Suero Díaz de Ribadeneyra, descendiente de D. Fernán Pardo y Díaz Teijeiro, señor de la casa de Veiga de Olga, en la feligresía de Vilela, ayuntamiento de Outeiro de Rei. Hijo de D. Luis de Tesa fue el capitán D. Isidro Díaz Teijeiro, quien contrajo matrimonio con la ilustre dama doña Teresa Ribadeneyra, hija legitima de doña Constanza de Ribadeneyra, y ésta de D. Suero Gómez de Ribadeneyra, señor de la Torre de Sobrada de Aguiar (Outeiro de Rei).
Hijo de D. Isidro Díaz Teijeiro y de doña Teresa Ribadeneyra fue D. Luis Teijeiro y Ribadeneyra, quien matrimonio con doña María Sanjurjo y Rubino, nacida en el pazo de Rubinos. Sucediéndoles al frente de la casa su hijo D. Juan Pardo Ribadeneyra Sanjurjo, apodado el mayor, casado con doña Antonia das Seijas y Montenegro, descendiente de la señorial casa de Veiga de Olga; sucediéndoles su hijo D. Juan Pardo Ribadeneyra, el nuevo, que contrajo matrimonio con doña Lucía de Miranda y Estua, natural de la casa de Trelles y de Vilaxe (en Xudán, A Pontenova). Tuvo dicho matrimonio tres hijos: El primero D. Diego Pardo de Ribadeneyra, fue dueño de la casa de Azúmara, quien la dejó a su sobrino D. Francisco Javier Pardo Ribadeneyra y Saavedra. El segundo se llamaba D. José Castelo Pardo Ribadeneyra. El tercero era D. José Pardo Ribadeneyra.
D. José Pardo Ribadeneyra, que era señor de Xustás y dueño de la casa de FONTELAXE, del beneficio curado de Vilela y demás patronatos de dicha casa de Fontelaxe, contrajo matrimonio con doña María Bernardo de Saavedra y de Rigueiro, dueña de la casa torre de Balmonte y de sus beneficios y patronatos. Sucediéndoles su hijo D. Francisco Javier Pardo Ribadeneyra, quien vivió en la Torre de Balmonte, y de cuya genealogía nos hemos ocupado al hablar de esta casa-torre.
La familia Pardo y Pardo señores de Balmonte, vendieron hace unos cuantos años a José Reigosa Rois y a su esposa Granada García López la casa y propiedades de Fontalaxe, que hasta aquella fecha la venían disfrutando en calidad de arrendatarios.

La casa de los Agueiros, en Riberas de Lea
Entre muchas otras familias hidalgas que tuvieron sus posesiones por estas tierras están los García, cuyo apellido se afirma que derive del nombre propio de García, el cual en el idioma godo significa “príncipe de vista agraciada”. Este apellido no tiene un tronco común, y ello se debe a la antigua costumbre de convertir en apellido el nombre del predecesor. En Galicia y en León existen desde muy antiguo individuos de este apellido, y son numerosísimos los solares que llevan tal denominación. Uno de los primeros caballeros conocido de este linaje es Ramiro García, gobernador de León en el año 843. Y entre las casas solares gallegas que pertenecieron a dichos señores están las de San Miguel do Campo, Sobradelo, San Xoán de Lanza y villa de Verín, en la provincia de Ourense; Santa María de Meira, San Martiño de Mondoñedo, Alfoz, Ribadeo, o esta de los Agueiros que actualmente es propiedad de José Manuel Fernández Campo y de su esposa Asunción Cabana Meilán que la compraron a la familia García Rois dueños vinculares, que al venderla se llevaron la piedra armera.
El edificio conserva en buena medida su primitiva estructura que obedece a la clásica construcción de finales del siglo XVII y principios del XVIII, de planta cuadrangular, con techumbre a cuatro aguas soportada por recio armazón de madera que descarga su peso sobre las paredes exteriores y encima los medianiles; destacando de sus elementos más nobles una amplia chimenea bastante desproporcionada comparada con el resto de la obra. Los muros están realizados a base de lajas de pizarra y chacote, mientras que los esquinales, cornisa y dinteles de puertas y ventanas fueron realizados con labrados bloques de granito.
Tanto en la planta baja como el piso superior sigue teniendo amplias dependencias, propias de la categoría y rango que en su día ha tenido (en la planta baja tiene patio de entrada, quedando aun la vieja cocina de lareira con sus bancos y mesa, “el vertedeiro” de piedra, un amplio comedor destinado a guardar las patatas, un servicio y una cocina moderna; en la planta alta tiene comedor, siete habitaciones y cuarto de baño, todo ello intercomunicado por un amplio pasillo; además de unos cuantos muebles de la época; mientras que adosada a la misma se hallan otras dependencias, entre ellas los alpendres para guardar los forrajes y la vaquería o establo.

Notas genealógicas
En 1743 era propiedad de D. Juan García que estaba casado con su prima doña Feliciana García, de quienes fueron hijos:
I . D. Alejo García que matrimonió con doña Antonia Díaz Daveiga
II. Dª Josefa García García y Díaz, que matrimonió con D. José Fernández, residente en la feligresía de San Fiz de Paz.
III. D. Manuel García y García contrajo matrimonio con doña María Fernández, de quienes fue hijo D. José Alejo García, que fue marido de doña María de Lago, hija esta de D. Gregorio Fernández y de su esposa Dª Inés de Lago. Siendo hijos legítimos de D. Manuel y doña María:
I. D. Ramón García de Lago, que continuo al frente de la casa.
II. Doña Josefa, que matrimonió con D. Juan de Roa y Baamonde en santa María de Rábade en 1801.
III. D. José Andrés, que realizó estudios eclesiásticos y fue cura párroco de Moncelos.
IV. D. Francisco García, que contrajo matrimonio con una rica señorita de Labio.
V. Doña Rita, que se casó con un caballero oriundo de Carballido.
VI. D. Manuel, que también cursó estudios eclesiásticos y fue cura de Vilar y Támoga.
D. Ramón García de Lago, que era el hijo mayor, estuvo casado con doña Josefa López Pardiñas, natural esta de la casa de Alexos en san Julián de Mos, de cuyo matrimonio fueron hijos:
I. D. Fernando García Pardiñas, que matrimonió con doña Carmen Abad Saavedra, de la casa de Alexos, en la referenciada parroquia de Mos.
II. D. Manuel García Pardiñas, que contrajo matrimonio con su sobrina doña María García Abad, de la casa de Alexos, y hermano de D. Ramón García Abad.
III. D. José García Pardiñas, realizó estudios eclesiásticos y fue cura de Castelo.
IV. Dª María García Pardiñas, estuvo casada con D. José Maseda, oriundo de la feligresía de san Esteban de Loentia. V. Dª Pastora García Pardiñas, matrimonio con D. José López, de la parroquia de san Julián de Mos.
VI. Dª Manuela García Pardiñas, estuvo casada con D. Antonio Rozas, de esta parroquia.
VII. Dª Carmen García Pardiñas, se casó en cirio con D. José Santirso.
VIII. Dª Josefa García Pardiñas, matrimonio con D. José Moinelo, oriundo de la feligresía de Santiago de Viladonga.
IX. Dª Leocadia García Pardiñas, fue esposa de D. José Martínez, natural de esta parroquia.

Torre de Seivane y casa de Plácido, en Riberas de Lea
El municipio de Castro de Rei es sumamente rico en topónimos que nos indican en buena medida la importancia que tuvo cierto monumento aunque este haya desaparecido como ha ocurrido con la torre de Seivane, que estuvo situada en el lugar denominado "da Torre", sitio abierto desde el que se avista una gran superficie a la redonda, y donde los efectos de una amplia parcelación hicieron desaparecer más de un resto arqueológico.
De aquel baluarte defensivo no resta vestigio alguno, siendo empleados a finales del siglo pasado en la edificación de algunas viviendas del referido lugar.
El archivo Catedralicio de Mondoñedo, verdadero banco de datos históricos, encierra miles de legajos relacionados con la Diócesis mindoniense dejando constancia de que en julio del año 1552, el cabildo de esta catedral aforó a Bartolomé Sagrario Molina, Lic. Molina, durante la vida de éste y de otras tres personas, en canon de cuatro celemines de trigo y una marrana cebada, el pazo de Seivane, con sus casas, torre, corredor, heredades bravas y mansas, árboles, huerta y Pumarega.
Por otra parte según el Padre Flórez, en su monumental obra "España Sagrada”, tomo XVIII, página 236, el prelado de Mondoñedo D. Diego Soto Valera (1546-1549), dio un canonicato al citado Lic. Molina, natural de Málaga, y autor del interesante libro Descripción del Reino de Galicia, impreso en esta ciudad de Mondoñedo en la imprenta de D. Agustín de Paz, en 1550..
A juzgar por un pequeño estudio realizado acerca de esta torre, o pazo con torre defensiva, por D. José Trapero Pardo (*), sabemos que a mediados del siglo XVI, era residencia habitual del merino, al juzgar por una borrosa inscripción existente en la parte inferior del blasón heráldico que actualmente campea en la fachada principal de la casa de “Manolito Baamonde", también conocida por casa de Plácido, esta piedra armera, sin cuartelar, en cuyo centro hay un árbol, flanqueado por dos veneras, decorándose por una bordura adornada con funículos, y en su parte superior se lee: "AÑO DE 1571". En la inferior, solo puede leerse CASA DO ME... o MC, no siendo legible el resto a causa del desgaste de la piedra
Hemos de reseñar que el blasón más parecido al de esta casa que representa las armas de los prados, es el que, en campo de oro, trae un león, de sable, empinado al tronco de un árbol de sinople, acompañado en el lado diestro de una hoz de plata, con el mango de sable, clavada al pie del tronco.
En el archivo de la casa de los señores de Lence-Santar de Mondoñedo, existía el legajo de documentos del lugar de la Torre de Seivane, y posteriormente, casa da Torre. Fue aforado en dicho siglo con multitud de fincas rústicas, habiéndolo poseído D Agustín Lence-Santar y Guitián, al cual pertenecieron algunas de las mismas, entre ellas la cortiña y el prado denominado de la Torre, contiguos a ésta. Y según consta en el padrón de Calleyta de 1737 pertenecia a la familia López de Prado; además de vivir en dicha casa-torre Dª Magdalena Ribadeneyra, esposa de D. Luis Teijeiro, y su hermana Dª Inés Ribadeneyra. En el año 1752 vivía en dicha casa D. Miguel de Prado, estaba casa, tenía sobre cuarenta años de edad, y era padre de un hijos y dos hijas, todos ellos menores de edad. Además de residir con él un criado y una criada ambos mayores de los dieciocho años.
Habitaba una casa de planta baja y piso alto, que tenía de frente (14,50 metros, por 5 de fondo), además de un hórreo. La extensión total de las propiedades era 118 ferrados, repartidos entre, labradío, prados y montes; siendo la mayor parte de ellas foros, pagando por ellos las siguientes rentas: 39 reales y 10 maravedís a la Dignidad Episcopal de Mondoñedo. Por otras pagaba el cuarto del fruto de su producción; un ferrado de centeno lo paga a la iglesia parroquial por las dotaciones de sepulturas; al conde de Altamira, tres cuatros de ferrado de centeno por posesión antigua. Además estaban sujetas a cuatro misas rezadas, por cuya limosna percibía el cura párroco de esta feligresía ocho reales. En cuanto a los ganados que poseía eran: dos bueyes de labor, cuatro vacas, tres terneras de seis meses, dos novillas de dos años, tres yeguas, una mula de seis meses, siete ovejas, cinco corderas de seis meses, siete lechones de dos años, un lechoncito de cinco meses, y tres colmenas.
Las mismas fuentes documentales nos hacen llegar a la conclusión que el lugar donde estuvo emplazada la torre, fue propiedad de los hijosdalgo que poseían el llamado lugar do Carballal, en el coto de la Rivera de Lea. Y según el padrón de Calleyta, correspondiente al año 1709, era propietaria de lugar “su merced Pedro López de Prado, juez y justicia de dicho coto". Como era habitual disfrutaba de la condición de hijodalgo, aunque no era notorio, pues poseía escasas propiedades, viéndose obligado a aforar otras, entre ellas algunas pertenecientes al obispado de Mondoñedo.

Casa de Plácido
Dicha vivienda también es conocida por casa de Manolito Baamonde; fue edificado este edificio a finales del pasado siglo, parece que en el mismo solar donde estuvo emplazada la torre, de la que se han aprovechado para la obra todos aquellos materiales que servían e incluso el escudo fue colocado en la fachada principal de la misma. Consta dicho edificio de planta rectangular, planta baja y piso alto con el correspondiente "fayado”; la techumbre a cuatro vertientes, y los muros de chacote y pizarra recubiertos por argamasa. Al frente dos amplios portalones da acceso a la vivienda y a las cuadras; las habitaciones, servicios, y demás dependencias de la planta alta se comunican con un amplio pasillo.
Delimita la zona exterior un sencillo cierre con dos cancillas de hierro, y unos pequeños alpendres destinados a guardar aperos de labranza. Actualmente denota un estado bastante grande de abandono, que de no ser conservada y reparadas las goteras, reposición de vidrios en las ventanas, colocación de alguna otra, pronto terminará siendo meras ruinas.
López Pombo, Luis
López Pombo, Luis


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania