Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

El futuro de España, Europa y las monedas emergentes

jueves, 11 de octubre de 2018
¿Qué es lo que pasaría si algunos países europeos decidieran crear su propia moneda?

El euro es la moneda única para 19 de los 28 países de la Unión Europea y representa un símbolo de cohesión e integración. Fue creado para facilitar la coordinación de las políticas económicas y fiscales de los países miembros y eliminar barreras. Sin embargo, periódicamente surgen voces cualificadas que cuestionan la utilidad de esta moneda y sostienen que a algunos países europeos les iría mejor si tuvieran una moneda propia.

Ahora, una investigación de IG español ha explorado nueve diferentes escenarios con monedas emergentes. estudiando qué ciudades, regiones o países podrían emitir nuevas monedas y sus consecuencias. Entre estos escenarios se incluyen países europeos y de otras partes del mundo.

Conclusiones del estudio

Al analizar las conclusiones de este estudio, los responsables de IG, FinTech con sede en Londres que es uno de los referentes mundiales en forex y trading, han asegurado que la creación de una nueva moneda es un asunto muy complejo.

Según Stephen McGrath, jefe de contenido de clientes de IG, crear una nueva moneda, separándose del euro en lo que se refiere a los países europeos, puede parecer una opción muy atractiva para fortalecer la economía o tratar de ayudar a una economía en apuros pero sus resultados son inciertos.

La creación de una moneda emergente no sólo afectaría a los indicadores económicos sino también tendría consecuencias políticas sobre el país, influyendo también de forma decisiva en las relaciones internacionales.

Londres y la libra

La llegada del Brexit, con el abandono de la Unión Europea por parte del Reino Unido, tendrá unas consecuencias que todavía son impredecibles. El estudio de IG ha simulado la posibilidad de crear una moneda propia por parte de Londres, desarrollando una libra londinense separada de la libra esterlina y del euro.

Londres querría tener su propia moneda descontento con la distribución de impuestos actual en el Reino Unido, ya que la capital, al ser la región más rica, contribuye mucho más al PIB de Gran Bretaña que el resto de regiones.

Si creara su moneda emergente, Londres ganaría en riqueza e ingresos casi de forma inmediata y es muy posible que su moneda se apreciara frente a la libra y a otras monedas mundiales como el euro o dólar. Aunque la competitividad de las exportaciones podría reducirse, esto no debería ser un problema para las industrias internacionales que operan con sede en Londres.

No obstante, según expertos como el doctor Robert Hancké, economista belga especializado en Europa, avanzar hacia una moneda independiente londinense tendría más costos que beneficios. La economía política del Reino Unido podría convertirse en un caos y probablemente el Banco de Inglaterra ya no supervisaría la mayor parte de la economía del Reino Unido.

Para finalizar, el estudio de IG sostiene que este escenario no parece posible pues ni siquiera está en discusión en la actualidad.

Alemania y el marco alemán

Otro de los importantes escenarios analizados en el estudio realizado por IG es el alemán. ¿Podría volver Alemania al marco? ¿Sería deseable para lograr una mayor independencia económica de Europa? ¿Se trata de un escenario probable, con visos de convertirse en realidad?

Alemania es la economía más fuerte de la eurozona (representa aproximadamente el 27% de su PIB) y los expertos consideran que es el único país que podría dejar el euro de forma creíble. El paro es prácticamente inexistente y su superávit comercial y de cuenta corriente es el más grande del mundo. Exporta productos de todo tipo a prácticamente a todo el mundo. Además,su superávit presupuestario general es del 1.5%:

Así, muchos ciudadanos alemanes creen que el euro les obliga a apoyar a países económicamente más débiles y serían proclives a la creación de un nuevo marco alemán.

Una moneda emergente alemana podría atraer importantes sumas de capital, apreciando de forma significativa la nueva divisa. No obstante, las industrias tradicionales de exportación alemanas podrían verse afectadas de forma muy negativa. Una recesión económica no sería un panorama descabellado en estas circunstancias.

Y, respecto a Europa, la nueva moneda alemana supondría un choque frontal con muchos países europeos. Los expertos aseguran que el euro, con toda probabilidad, colapsaría y toda la Unión Europea se vería afectada. Muchos países del norte de Europa optarían por salir de la Unión Económica y Monetaria y unirse al bloque alemán, para evitar su caída.

Por lo tanto, el impacto económico de la aparición de un nuevo marco alemán sería devastador para toda Europa. Estas consecuencias negativas también alcanzarían a la propia Alemania. El estudio de IG advierte que, pese a un protagonismo cada vez mayor de partidos políticos anti-Unión Europea en el país germano, difícilmente los gobernantes alemanes querrían adoptar una medida que les convertiría en los “sepultureros de Europa”.
O mundo de Internet
O mundo de Internet


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania