Opinión en Galicia

Buscador


autor opinión

Editorial

Ver todos los editoriales »

Archivo

De la corrupción al chantaje

viernes, 28 de septiembre de 2018
Mal enemigo ese tal Villarejo. La información es poder. Cuanto más conozco a los hombres más quiero a mi perro. No hay nadie por inocente que sea, a estas alturas de la película, resulte escandalizado por asuntos turbios procedentes del núcleo para disfrutar con el poder.

Y es que el siglo XXI, en lo que lleva transcurrido, podrá denominarse: "etapa indecente".
Si Villarejo está dónde aguarda el peso de la justicia, no es por casualidad. Si Garzón vuelve a tener instrumentos para la venganza, no es por casualidad. Si las cloacas del Estado se abren y nos impregnan con su hedor, no es casualidad. Si un gobierno débil por insuficientes apoyos en el Parlamento, se despierta cada mañana con la angustia -miedo a lo desconocido- de titulares apuntando conductas indecentes, no es casualidad.

Está aflorando a la superficie lo que hundieron entre aguas. Lo mismo que en la costa, se decía que, la mar siempre devuelve a tierra el cadáver del ahogado. ¿Cómo es posible que siniestros personajes hayan tenido tanto poder?. ¿Cómo es posible que los mandatarios hayan encomendado misiones delicadas a truhanes y malandrines que se estaban enriqueciendo con las miserias humanas?. ¿Cuántos individuos, a los que alguien confió poder, guardan secretos inconfesables para hacer uso si conviene?. ¿Nos vamos a dejar sorprender por algo tan viejo, cual es la capacidad para chantajear?. La historia está repleta de traiciones, chantajes y perversas encomiendas. Repasen el reinado de Felipe II. A buen seguro que la Princesa de Éboli, no habría dado con sus huesos y su parche en las mazmorras, si hubiera dispuesto de los artilugios modernos para escuchar, grabar, guardar, secretos y miserias de sus amantes. Aunque logró convertirse en leyenda y ser incómodo problema para el todo poderoso Emperador.

En cualquier caso, ante la hoja de ruta emprendida desde la cárcel por un ex comisario jefe, nadie está a salvo. ¡Qué hacer!. Pactar con el felón para que calle. Dejar que juegue a la ruleta rusa con el porvenir de las más altas instancias de los poderes públicos y privados. Resistir y hacer oídos sordos a la inmundicia, entre otras razones por la debilidad que muestra quien se achanta ante un chantajista, o por que los fusiles cargados de moralina que apuntan al gobierno, pueden volverse, si conviene al aprendiz de Maquiavelo, contra la oposición. Una vez más hay dos cuestiones de fondo. España necesita una regeneración muy profunda de personas y conductas. España no puede estar en manos de un humanoide sin escrúpulos que supo atesorar y mercantilizar, aguas fecales.

Si alguien tiene la solución que la exponga con urgencia. Mientras, y aunque no vale desviar la atención, peor lo tiene el Santo Padre con el fuego amigo desde la curia en relación a hechos y silencios en un espacio repugnante. Por cierto, comparto el cónclave de Obispos para tratar de forma pública y a fondo la cuestión de la pederastia. Merece la pena quemarse. Merece la pena perder feligreses -derivado de fe- Merece la pena ponerse rojo de una vez por todas tratando de esconder el encarnado.
Mosquera Mata, Pablo A.
Mosquera Mata, Pablo A.


Las opiniones expresadas en este documento son de exclusiva responsabilidad de los autores y no reflejan, necesariamente, los puntos de vista de la empresa editora


PUBLICIDAD
ACTUALIDAD GALICIADIGITAL
Blog de GaliciaDigital
PROMOCIÓN
PUBLICACIONES
Publicaciones
Publicaciones Amencer
Revista Egap
Obradoiro de Artesania